Cinco consejos para escribir fantasía

La fantasía es un género que cada día cuenta con más adeptos. Por eso hoy te damos cinco consejos para escribir fantasía que te ayudarán.

Cosas básicas (pero imprescindibles, sobre todo si estás dando tus primeros pasos en la escritura) si quieres llevar tu novela de fantasía al siguiente nivel.

1. Haz un buen trabajo previo

Hacer un buen trabajo previo es algo elemental, no solo para escribir fantasía sino para escribir cualquier género. Pero tal vez es especialmente válido para el género fantástico.

Escribir fantasía significa que vas a manejar elementos extraordinarios como magia, seres mitológicos y mundos imaginarios. Por tanto, debes tener muy claro cuáles de esos elementos vas a añadir a tu trama, en qué momento y con qué intención. Además de idear todas sus peculiaridades.

Si no haces ese trabajo previo, te arriesgas a pasar horas luchando con tu historia cuando llegue el momento de la reescritura para solucionar errores, lagunas e inconsistencias argumentales.

Lo que puede pasar:

No pienses que un plan previo no te hace falta y que ya irás solucionando los problemas según surjan. Ese es justamente el error que han cometido muchos de los alumnos que llegan al Curso de Novela, desesperados por haber pasado meses (e incluso años) atascados sin lograr llevar a buen puerto su argumento.

Esa idea que ahora tienes tan clara en tu cabeza, puede darte problemas (seguro que lo hará) cuando te pongas a escribir y tengas que desarrollarla en detalle.

Por ejemplo, si tu protagonista es un mago muy poderoso que puede resolver cualquier problema con sus hechizos, en el momento de la revisión te encontrarás con que apenas hay conflicto y, por tanto, tu trama no tiene tensión.

Cómo evitarlo:

Coge un cuaderno y anota cada elemento de fantasía que vas a incluir en tu novela (magia, sociedades secretas, razas mitológicas, etc.). Apunta todo aquello que crees que tus lectores no van a entender sin una explicación. Cuando estés seguro de que has anotado todo, emplea el tiempo necesario para pulir los detalles de cada uno de los elementos hasta asegurarte de que encajarán sin problema en tu argumento.

En el caso del ejemplo, deberías pensar qué fuerza podría enfrentarse a un mago poderoso y oponerse a sus hechizos para mantener la tensión del conflicto a lo largo de tu historia.

2. Menos es más

La construcción de un mundo de ficción es siempre un proceso divertido al escribir fantasía. Pero con frecuencia sucede que te empleas tan a fondo en la construcción del mundo que te olvidas de lo principal: escribir una buena historia.

Los lectores de fantasía no solo buscan elaborados mundos de ficción (aunque ese sea un aliciente). Lo que quieren son historias que les atrapen, que les hagan implicarse con todo lo que sucede en las páginas hasta llegar a querer a los personajes que las pueblan.

El mundo fantástico es solo un telón de fondo, no la parte principal de tu novela. Esto no quiere decir que no le des importancia, porque la tiene, pero no lo sobredimensiones.

Lo que puede pasar:

Uno de los mayores peligros al escribir fantasía es invertir demasiado tiempo en el worldbuilding. Eso no solo hace que postergues el momento de empezar a escribir la historia (que a fin de cuentas es lo importante), sino que hará que luego quieras usar cada pequeño detalle que has imaginado, corriendo el riesgo de ahogar la acción.

Aquí te hablamos de los tres problemas de un exceso de worlbuilding.

Cómo evitarlo:

Identifica cuáles son los elementos del mundo de fantasía que resultan esenciales para tu historia y cíñete a ellos. Hazte la siguiente pregunta: ¿Qué necesitan saber los lectores para que tu historia tenga sentido en el contexto de tu mundo de ficción?

A medida que trabajas en la construcción de tu mundo plantéate si ese detalle que estás ideando (por ejemplo, la etiqueta de la corte real) es necesario para que el lector comprenda lo que está pasando. Si la respuesta es no, por emocionante que sea idear las normas que rigen la vida palaciega del castillo de Armon, no pierdas tiempo en ello.

3. El viaje del héroe

El viaje del héroe es la estructura más popular para la trama de las novelas de fantasía. Y lo es con razón. En su libro, El héroe de las mil caras, Joseph Campbell describe la esencia de esta estructura:

Un héroe se aventura más allá de nuestro mundo adentrándose en una región de maravilla sobrenatural. Allí tropieza con fuerzas fabulosas y vence en una batalla decisiva. Finalmente, el héroe regresa de esta misteriosa aventura con ciertos poderes o conocimientos.

¿Te suena familiar? Por supuesto, es la estructura que sostiene la trama de algunas de las historias que más te han gustado, desde El Hobbit y Harry Potter a La Guerra de las Galaxias.

El viaje del héroe sigue un esquema en doce etapas que resulta muy fácil de aplicar a la mayoría de historias de fantasía.

Lo que puede pasar:

Por supuesto, hay grandes historias en los anales de la literatura fantástica que no siguen la estructura del viaje del héroe. No aplicarlo no significa que tu historia vaya a fracasar. Sin embargo te garantizamos que esta estructura beneficiará tu novela.

Siguiendo ese esquema tendrás un mapa que te guíe durante el desarrollo de tu historia. Y no cualquier mapa, sino el que han seguido los autores de algunas de las novelas de género fantástico favoritas de los lectores.

Cómo evitarlo:

Si no quieres perderte mientras aplicas la estructura en doce etapas del viaje del héroe, aprende todo lo que puedas sobre ella y piensa en cómo tu historia podría seguir su trayectoria. Aquí te lo explicamos todo en detalle.

4. No lo compliques

La fantasía está en auge y cada día se publican decenas de novelas del género. Escribir una novela que destaque no resulta sencillo. Sabiéndolo, muchos autores de fantasía cometen el error de complicar sus historias en un intento de hacerlas originales. Docenas de tramas secundarias, mil personajes, puntos de giro en cada página…

Lo que debes intentar al escribir fantasía es crear una conexión sencilla pero profunda con tu lector. Y esa conexión la crea una buena historia (argumento, trama, personajes, conflicto), no hace falta más.

Lo que puede pasar:

Cuanto más trates de complicar tu historia, más probabilidades tienes de estropearla (sobre todo si eres un escritor primerizo).

Cómo evitarlo:

No compliques las cosas sin necesidad. Antes de añadir un nuevo personaje o una subtrama pregúntate si ese elemento aporta de verdad a tu historia o solo quieres añadir capas de complejidad para epatar al lector.

Si ese nuevo personaje o esa trama secundaria no dan realce y amplifican tu trama principal, no escribas ni una línea más.

5. Cuida los personajes

Hemos dicho que al escribir fantasía debes buscar conectar con el lector, que este se identifique con tu historia y quiera seguirla hasta el final para ver cómo se resuelve. Esto se consigue a través de los personajes.

Como hemos dicho, con frecuencia al escribir fantasía se tiende a poner demasiado énfasis en el dónde (el mundo fantástico creado ex profeso) o el cómo (magia, poderes sobrenaturales, características de razas mitológicas) que en el quién.

Pero el quién, el personaje, es el corazón de la historia. Así que préstale toda la atención que se merece.

Lo que puede pasar:

Si el lector no puede identificarse con tu personaje o al menos entender sus motivaciones e interesarse por cómo se enfrenta y resuelve las dificultades a las que le vas a hacer enfrentarse, tu novela no habrá cumplido su objetivo. No importa lo logrado que estén los mil detalles sobre el mundo en que transcurre la acción, sus razas y el protocolo de la corte de su principal reino.

Cómo evitarlo:

Desarrolla bien tus personajes, especialmente los protagonistas. Asegúrate de darles un conflicto claro y de poner obstáculos en su camino. También de que cumplan el arco dramático del personaje para que, al final de sus peripecias, el lector pueda percibir un cambio en ellos.

Como ves escribir fantasía presenta sus dificultades. A la compleja tarea de desarrollar un entorno fantástico donde transcurra su acción, une la complicación normal de escribir una buena historia: personajes bien desarrollados, trama eficaz, conflicto claro, etc.

Si quieres aprender un poco más sobre escritura, te estamos esperando en nuestra comunidad de escritores. Deja tu correo electrónico para recibir cada semana ideas y técnicas nuevas.

54 COMENTARIOS


__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
« ARTÍCULO ANTERIOR
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
SIGUIENTE ARTÍCULO »

Otros artículos:

  • Me gustaría recibir más información sobre escritura, soy nuevo y no sé prácticamente nada, pero tengo mucha emoción por escribir mi primer historia fantástica.

  • Me gustaría pedir consejo, ya que quiero escribir una trama sobre fantacia en una época actual pero el arranque de la historia me genera ciertos problemas, si alguien tiene experiencia en el campo, las sugerencias son bienvenidas

  • para «el viaje del héroe» yo tengo otro nombre «el héroe improbable»y otra interpretación:
    1. un personaje sin poder, sin atributos, con miedos e inseguridades
    2. una situación que obliga al cambio. un viaje, una amenaza o una oportunidad de aventura que hacen que el
    protagonista cuestione su situación actual
    3. un mentor, un amigo o una información que den el impulso inicial
    4. la transición de salir de su zona de confort a sobrevivir y planear sobre la marcha
    5. tener desafíos que le hagan ver sus limites y empezar a madurar
    6. después de victorias y derrotas tener un protagonista mas capaz que ve la vida de otra forma
    7. al final tener al héroe que salvo el día y nadie había apostado por él, que cambio la forma como lo veían e inspiro a
    otros (esto ultimo me inspiro en naruto)

  • Yo tengo una pregunta, por lo general se usa el viaje del héroe, o más el que el personaje conozca todo luego del suceso de conocer el mundo por error etc… Pero dígame si inicio con un personaje en sentido desterrado que es o era muy poderoso que perdió sus recuerdos por un castigo y ahora se le busca sin el saber en la tierra porque tiene conocimiento o tuvo de algo o una pieza muy importante estaría bien? Osea será como cualquier humano y a través de la trama y con una guardiana podrá ir sabiendo quien fue y porque está allí. Me gustaría saber que le parece y si me podría dar su concejo por favor

  • Hola, tengo un problema con la escritura; lo que pasa es que cuando estoy escribiendo, a veces siento que le falta más detalle a la historia, y como no sé que escribir, abandono la escritura de esa historia,
    Ayúdenme a solucionarlo,
    gracias

  • Hola, yo estoy empezando a escribir cuentos de fantasía, siempre me imagino la historia que voy a escribir resumida y escribo un plan para escribirla.
    Lo malo, es que lo que escribo tiene una trama parecida a otros libros y películas, y me preocupa que lo puedan tomar como algo no original.
    Espero que me puedan ayudar.
    Gracias.

  • hola, quisiera saber ¿hasta qué punto puedo describir a un personaje o el lugar que deseo plasmar?; y en caso de que sea muy necesario detallar … ¿la historia se volvería menos interesante?

  • Respecto al punto dos.
    ¿Cómo me doy cuenta si estoy invirtiendo mucho tiempo en el worldbuilding?
    Si quiero escribir más de una historia ubicada en ese mundo (en diferentes épocas y lugares), ¿Qué tanto debo definir ese mundo antes de comenzar a escribir la(s) historias(s)? ¿Debo ir definiendo conforme escriba las historias o es preferible tener un esbozo general primero?
    De antemano gracias.

    • Hola, Sono:

      La historia viene primero, después el mundo donde esta ocurrirá.

      Si creas el mundo primero corres el riesgo de que, a la hora de escribir, haya elementos de este que no necesites incluir en la trama, pero como habrás invertido tiempo en diseñarlos (y como es inevitable enamorarse un poco de los mundos que creamos) puede que no puedas resisitir la tentación de incluirlos. El riesgo es ahogar la trama y que el mundo tenga más relevancia que la historia y sus personajes.

      Saludos.

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
    >
     
    Gracias por compartir este contenido.
    Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:
    Comparte esto con quien quieras