Cómo escribir escenas de acción

Cuando escribes una novela de acción las escenas más trepidantes son claves y, por ello, difíciles de abordar. ¿Cómo escribir escenas de acción?

Una batalla, una persecución, una pelea cuerpo a cuerpo introducen un punto álgido y un punto de giro al mismo tiempo. No debe haber demasiadas escenas de acción, porque podrías saturar al lector; pero tampoco pocas, porque podrías aburrirle. Debes encontrar un equilibrio exacto entre los valles y los picos de la acción.

Por lo mismo, también debes cuidar cómo distribuirlas a lo largo de la novela. Lo que ocurre antes y después debe ayudar a realzar ese momento crítico.

Además, las escenas de acción deben tener consecuencias. No pueden ser una excusa para subir la adrenalina del lector, deben aportar algo al desarrollo de la trama. Por ejemplo, tras una intensa persecución el protagonista logra escapar. ¿Cuáles son las consecuencias de esa huida? Que su antagonista ha descubierto dónde se esconde y debe buscar refugio (una consecuencia externa). Que el protagonista ha visto que el antagonista está dispuesto a matarle, porque ha disparado sobre él, por lo que debe tomar nuevas medidas para defenderse.

Para terminar, al escribir escenas de acción también debes prestar atención al ritmo. Tienes que darle ritmo a la escena a la vez que hacerla coherente y comprensible. El lector tiene que comprender lo que está pasando con claridad. A veces, en un intento de imprimir rapidez solo se consigue crear una sucesión de imágenes inconexas que no logran crear un conjunto congruente.

Como ves, escribir escenas de acción no es tarea fácil. Aquí te damos algunas ideas para que te inspires.

1. Sáltate la acción

Una manera efectiva de plantear una escena de acción es, aunque parezca extraño, omitirla.

Con este enfoque, aunque no narres la escena culminante, puedes darle al lector una visión profunda y compleja del antes y el después de la misma. Y es en los momentos de antes y después donde puede estar la miga de la escena.

Antes: el suspense, la esperanza, el temor y la excitación previos a la contienda  pueden hacer que el lector se involucre con lo que omites más que si le describieras punto por punto cada movimiento de la batalla.

Después: la euforia del triunfo, la desazón del fracaso, el alivio, el dolor, el shock, la celebración… son de nuevo sentimientos con los que el lector puede identificarse si sabes expresarlos de manera acertada.

Omitir una escena de acción no implica eliminarla por completo de la historia. Por el contrario, no haberla descrito en detalle te permite volver más adelante a ella para centrarte en alguno de los hechos que aconteció y así dar significado a algo que sucede en el presente.

Un flashback que regresa a la escena de acción puede ayudar a explicar las implicaciones de lo que entonces sucedió, dándole más profundidad a la historia.

Por último, omitir una escena de acción (o al menos no describirla en detalle) te permite también regresar a ella en diferentes momentos a lo largo de la narración para contar cómo la vivieron los diferentes personajes que en ella intervinieron. Esto te permite jugar con la perspectiva, lo que siempre es un recurso interesante.

Eso sí, esta opción es aconsejable para novelas o relatos de corte psicológico, donde lo importante es la reacción del personaje, su evolución interior, más que los acontecimientos externos que la provocan.

2. Pégate a la acción

Por el contrario, si estás escribiendo una novela de acción (por ejemplo, una novela de aventuras) es aconsejable que te mantengas pegado a la acción. En este tipo de narrativa no conviene concederle demasiado peso al conflicto interior del personaje, porque lo importante es lo que acontece fuera.

En ese caso, cuando el protagonista está inmerso en la escena de acción, esta debe describirse de forma pormenorizada: el viento que silba en sus oídos mientras corre, el corazón latiendo deprisa, sus manos manejando una espada o sus puños protegiendo su rostro, los ojos bien abiertos…

Al escribir escenas de acción, céntrate entonces en describir la escena, cada acción. Ojo, como dijimos más arriba, debes cuidar de mantener la coherencia, de crear imágenes claras. Si amontonas demasiados hechos y no los describes bien puedes causar confusión al lector.

No pares la acción jamás para introducir un pensamiento, reflexión o recuerdo del protagonista. Eso rompe el ritmo y hace que el lector pierda el hilo de la lucha cuerpo a cuerpo que estaba presenciando en su mente.

Un consejo: para darle un ritmo rápido a la escena usa frases cortas y elige verbos mejor que adjetivos.

3. Muestra lo que está en juego

Este es un consejo vital al escribir escenas de acción. Para cada escena de acción en tu novela debe quedar claro su motivo. ¿Por qué lucha el protagonista? ¿Por qué le persiguen por las calles de la ciudad en hora punta? ¿Por qué persigue él al sospechoso a través de las azoteas?

El motivo debe quedar claro y ser lógico. La escena de acción debe tener su origen en algo que sucedió antes y, como ya dijimos, tener repercusiones en lo que vendrá después.

Sin embargo, muchos autores noveles olvidan especificarlo, olvidando que la acción por la acción carece de sentido. Engarzan una serie de escenas de acción que resultan inconexas, como cuentas de un collar con el hilo roto.

Ten presente que si el lector no conoce lo que está en juego no se podrá implicar en la acción. El motivo tiene que quedar a la vista, solo así lograrás que el lector haga suya la lucha.

¿Tu novela incluye escenas de acción? ¿Cómo las has tratado? ¿Queda claro el motivo por el que suceden? Deja debajo tu correo, únete hoy a nuestra comunidad de escritores y aprende más sobre cómo escribir ascenas de acción.

8 COMENTARIOS

CATEGORÍAS: Escritura Creativa

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
« ARTÍCULO ANTERIOR
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
SIGUIENTE ARTÍCULO »

Otros artículos:

  • Me encantó este artículo, me ayudó mucho en mi pequeña investigación. Algo que no había tomado en cuenta era el dejar la acción para después, y realmente tiene sentido y es provechoso. Es un recurso que he usado sin estar consciente de ello y creo que ahora podré mejorar ese aspecto gracias a esto.
    Muchísimas gracias por sus aportes y esfuerzos. (:
    ¡Saludos!

  • Hola, mis mas sinceras felicitaciones por ayudar a mas personas que desean iniciar en la comunidad de escritores.
    Tengo una pregunta para ustedes, espero puedan apoyarme, me interesa escribir una novela de ficcion basada en historia.Mi pregunta es, al escribir una novela ¿que tan permitido es desviarte de lo que fue real y agregar aconcimientos que no lo fueron, incluyendo el hecho de que te basas en diferentes tipos de ciencias para ello y seguir agregando ficcion?

    • Hola, Mina:

      En Literatura no hay reglas fijas. Puedes hacer lo que prefieras. Si basas tu historia en hechos reales, pero los transfiguras para ficcionalzarlos, añadiendo muchas cosas «que no pasaron», basta con que se lo avises al lector, por ejemplo en la sinopsis del libro.

      Saludos.

    • Hola, Max:

      En algunos aspectos la escritura de un guion de cine puede asemejarse a la escritura de ficción literaria, pero no todos los elementos coinciden. Este artículo está pensado para escribir escenas de acción en novelas o relatos, pero a lo mejor alguna de sus ideas te sirve también si estás trabajando en un guion.

      Saludos.

      Saludos.

  • Hola!

    Soy Armando J. Suárez, escritor de El destino del ángel, y estoy sumergido en mi segunda novela de la saga. Aunque está teniendo buenas críticas, una de las cosas que más achacaban los lectores de mi primer libro fue que contaba con demasiadas escenas de acción, que, aunque estaban claramente motivadas y justificadas y bien narradas, muchas veces no interesaba tanto detalle, como por ejemplo el tipo de armas que usaban. En esta segunda novela voy a utilizar tus consejos y espero omitir algunas escenas de acción recargadas.

    Un fuerte abrazo.

  • ¡Gracias! De mucha ayuda. Me hizo pensar en algunas escenas que debo revisar en mi novela. Creo que es con lo que más batallo. ¿Qué puedo hacer para hablar de una gran batalla pero no la quiero describir demasiado?

    • Hola, Susana:

      Si no quieres centrarte en describir la batalla, simplemente pásala por alto. Puedes hacer que luego los personajes reflexionen sobre lo que sucedió o mediten sobre las consecuencias que ha tenido, así construirás una imagen fragmentaria de la batalla, pero que contará lo fundamental de ella. Puedes incluso añadir pequeños flashbacks que representen anécdotas o momentos de la lucha.

      Saludos.

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
    >
     
    Gracias por compartir este contenido.
    Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:
    Comparte esto con quien quieras