Cinco cuestiones sobre el flashback

El orden temporal de la narración puede verse afectado por ciertos recursos que se usan muy a menudo para romper la linealidad e introducir cambios que enriquezcan la lectura. Estas rupturas temporales reciben el nombre de anacronías y entre ellas figura el recurso conocido como flashback. El flashback, o analepsis,  consiste en relatar un hecho que ocurrió en un punto anterior de la historia que se narra, interrumpiendo la línea temporal de la narración.

El uso del flashback tiende a ralentizar el ritmo de la narración y permite introducir información pertinente para el desarrollo de la acción. Pero antes de decidirse a usar el flashback, el escritor debe plantearse algunas cuestiones.

¿Es necesario el flashback?

Si la escena que describe el salto atrás no ofrece nueva información o revelaciones relevantes, entonces probablemente es mejor prescindir de ella. Por ejemplo, si estamos contando la historia de un personaje de cincuenta años adicto a las drogas, ¿puede ser interesante mostrar al lector el momento en que se fuma su primer porro?

¿Alarga innecesariamente la narración?

No hace falta escribir un retroceso elaborado sólo para revelar alguna pequeña pieza de información necesaria para que la historia prosiga. Una sola línea inteligente de diálogo puede lograr lo mismo. Por supuesto, depende de la historia que estemos tratando de contar, pero incluir una línea del tipo: «Mi padre era un de héroe de guerra» es más eficiente que embarcarse en un flashback en el que el padre del protagonista destruye tres bunkers nazis en las playas de Normandía.

¿Rompe el pacto de suspensión de la incredulidad?

Puesto que vivimos en un tiempo lineal, un flashback inoportuno puede resultar chocante y sacar al lector del estado de suspensión de la incredulidad, ese pacto sagrado entre escritor y lector.

¿Rompe la ilación de la historia?

Un flashback mal planteado, mal delimitado, en el que no quede claro en qué momento empieza y en qué momento termina puede hacer que el lector pierda el hilo y sienta que la historia es difícil de seguir. En ese sentido, es vital saber reconducir la historia hacia el presente después de un flashback.

¿Es ameno?

Como hemos visto, un flashback debe presentar información relevante para el desarrollo de la trama, pero además debe hacerlo de manera atractiva. La escena debe ser trabajada para que tenga gancho, cuidando cada uno de los elementos (diálogo, descripciones, personajes…) que se incluyan en ella.

¿Quieres aprender más recursos de escritura que mejoren tus narraciones? Deja abajo tu correo y únete a nuestra comunidad de escritores hoy mismo. Bienvenido.

Deja un comentario:

4 comments
Añade un comentario
Gracias por compartir este contenido.
Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:

Comparte esto con quien quieras