Diez cosas que debes tener claras antes de comenzar a escribir una novela

Uno de los principales problemas de los escritores principiantes a la hora de escribir una novela es trabajar la estructura de una trama de forma lógica y con la adecuada complejidad.

Es un problema que vemos de continuo entre los alumnos que se unen a nuestro Curso de Novela y que no dejan de plantearle a su profesora. ¿Cómo saber si tu idea tiene la entidad necesaria como para ocupar una novela entera?; ¿qué tipo de estructura le irá mejor?; ¿qué hay del punto de vista o del narrador?

Pues bien, tienes dos maneras de trabajar la estructura al escribir una novela:

  • Ponerte a escribir y cruzar los dedos, esperando hacerlo bien.
  • Leer este post y descubrir cómo tienes que hacerlo 😉

Antes de comenzar a escribir una novela

Antes de escribir la primera frase hay al menos diez cosas que debes tener claras. Si no has pensado en ellas, puedes lanzarte a escribir pero, antes o después, te encontrarás con que hay aspectos en los que te quedas bloqueado y que pueden hacer naufragar tu novela.

1. La historia

El germen de algunas novelas es un personaje. De pronto lo tienes claro: quieres escribir sobre una mujer que emigra a Argentina a principios del siglo XX. Pero lo más común es que las novelas comiencen con una historia. No se trata de la mujer, sino de su historia: emigrar, la Argentina de principios del siglo XX, etc.

Tienes que tener clara cuál es la historia que vas a contar. La trama viene después. Al principio, basta con la historia.

2. El personaje

Lo siguiente a lo que debes prestar antes de empezar a escribir una novela es al personaje. ¿Quién es el protagonista de tu historia? ¿Quién va a llevar el peso de la acción?

Tal vez lo tengas claro desde el principio, pero ten cuidado de no decantarte por lo obvio. La historia de la mujer emigrante, ¿la va a narrar ella misma?, ¿y si lo hiciera su nieta?

Lo mismo sucede con los atributos del personaje. Una mujer emigrante debe ser valiente, decidida, una mujer que toma su destino entre sus manos. Pero ¿dónde está el conflicto en una historia así? Crea claroscuros para evitar construir un personaje plano: una mujer con momentos de vacilación, de duda, que debe sobreponerse a sus temores… Ese es un personaje interesante.

3. Contexto

El contexto es vital en una novela. Es el telón sobre el que sucede la acción y, aunque pueda parecer secundario, perfila a los personajes y realza a la historia. Por eso es fundamental tenerlo claro antes de empezar a escribir una novela.

Para nuestra novela de la mujer emigrante necesitaríamos documentarnos. Saber cómo era la España de principios del siglo XX. También sería necesario saber cómo era la Argentina de la época, cómo recibía a los extranjeros, cuál era su clima social, político, laboral, etc.

Pero si fueras a escribir una novela de fantasía, deberías crear las reglas que rigen el mundo o la sociedad donde tendrá lugar la acción. Y luego hacer que todo suceda de acuerdo a esas reglas que tú mismo habrás creado.

4. Acontecimiento desencadenante

Todas las novelas tienen un acontecimiento desencadenante que dispara la acción. Algo que altera lo que era la situación normal para introducir los cambios y conflictos que tendrán en vilo al lector.

El acontecimiento desencadenante es decisivo, pero en un primer momento no es necesario que te obsesiones con él. Basta con que lo esboces de manera superficial, después ya lo desarrollarás.

Por ejemplo: la protagonista de nuestra novela emigra a Argentina cuando se queda viuda y sin sustento para encontrarse con su hermano, que había emigrado años atrás.

5. Momentos clave

Antes de empezar a escribir una novela tienes que tener claro cuáles serán sus momentos clave, atendiendo a la historia que estás tramando y a tu personaje.

De nuevo, no hace falta que los desarrolles. Tan solo apúntalos para tener presente hacia qué hitos debes conducir la historia.

Debería ser algo así:

– Queda viuda.- Decide emigrar.- Momento de la partida.- Descubre que su hermano se ha mudado y no sabe su nueva dirección.- Encuentra a su hermano.

Intenta pensar al menos tres momentos clave para tu novela. Recuerda que los momentos clave no tienen que ser situaciones de vida o muerte. Pueden ser simplemente momentos de comprensión o de resolución. Eso sí, tienen que tener sentido dentro del conjunto de la novela y estar de acuerdo con el carácter preliminar que has esbozado para tu personaje.

6. Desenlace

De la misma manera, debes tener claro cuál es el desenlace de tu novela, hacia qué final dirigirás la acción.

Anota la idea general. Si tienes claros algunos detalles, apúntalos también. Si se te ocurren distintas posibilidades para cerrar la historia, toma nota de todas para ver después cuál es la que mejor encaja con la historia cuando avances en la escritura.

– La mujer acaba como prostituta.- Encuentra a su hermano como cliente del prostíbulo en que empieza a trabajar.- Su hermano la saca del burdel.- O bien su hermano, abochornado, la abandona a su suerte.

7. Tono

El tono de una novela es un aspecto más intangible, menos concreto, que su protagonista o su argumento. Sin embargo, es igual de importante.

Debes tener claro el tono de tu novela y no perderlo de vista mientras escribes.

Antes de empezar a escribir tienes qué decidir cuál es el tono en que narrarás tu historia. A veces el tono resulta obvio: si estás escribiendo una novela de humor el tono tiene que ser gracioso o irónico. Otras veces debes pensar un poco para dar con el tono adecuado.

8. Escenarios y atmósferas

Los escenarios y la atmósfera de tu novela no son elementos decisivos. Pero pueden serlo.

Hay muchas buenas novelas donde los escenarios no tienen más importancia que la de ser los espacios donde sucede la acción. Sin embargo, escenarios y atmósferas, cuando se trabajan bien, pueden transformarse en un elemento que recorre la novela de principio a fin. Un elemento que se imbrica tanto en la narración que el lector lo reconoce como característico de esa novela.

Los escenarios y las atmósferas pueden condicionar a los personajes y, con ello, el transcurso de la acción.

Antes de empezar a escribir, piensa en qué lugar desarrollarás tu novela: ciudad o entorno rural. Si hay un lugar característico, como un bosque, un río, un desierto, el mar. En qué época del año suceden los acontecimientos: no es lo mismo un cálido verano que un implacable invierno. Si hay algún elemento no habitual: una sequía, lluvias pertinaces.

Los escenarios y las atmósferas, bien trabajados, suelen dar muy buen resultado, elevando cualquier historia a un nivel superior. Si no se te ocurre ninguno en un primer momento, no pasa nada. Como decimos, no es obligatorio que les concedas un espacio relevante en tu novela. Además verás que muchas veces este elemento aparece a medida que escribes.

9. Tiempo y narrador

Antes de empezar a escribir una novela debes pensar en qué tiempo vas a narrar tu historia y a través de qué narrador (o narradores).

Tanto el tiempo como los puntos de vista contribuyen de manera importante a configurar una novela. Si cambias tan solo uno de ellos, verás como tu novela cambia por completo.

Así que te conviene pensar en ellos antes de empezar a escribir. Intentar cambiarlos más adelante, cuando ya lleves la novela avanzada, supone mucho trabajo.

Si todavía no tienes demasiada soltura escribiendo, apuesta por lo seguro: un único punto de vista y narración en pasado.

10. Personajes secundarios

Tu protagonista deberá interactuar con otros personajes. Y algunas de esas interacciones serán clave.

No hace falta que desarrolles a los personajes secundarios con el nivel de detalle de tu protagonista, pero si tienes que tener claro, antes de empezar a escribir, quiénes serán y cómo intervendrán en la historia.

Escribir una novela: construir un esquema

Una buena novela tiene una estructura clara (cuyas partes más destacadas puedes ver aquí). Conduce hacia un final. Tiene subtramas.

Cuando un escritor afronta el reto de escribir una novela, tiene que tener claro un esquema literario básico. Cualquier libro lo tiene.

Empieza por preparar un esquema. Si te pones a escribir una novela y todavía no lo has hecho, detente de inmediato y esboza un esquema.

No es necesario que el esquema que prepares tenga gran complejidad. Revísalo una y otra vez para asegurarte de que en él no aparece más que la armazón fundamental de tu historia, sin ningún tipo de detalle innecesario para la correcta comprensión de la trama y su desarrollo.

Revisa los capítulos de tu libro uno por uno. Pon especial cuidado en los personajes, en el ritmo, en el conflicto. Recuerda que los buenos escritores son cuidadosos. Si tienes dudas, nuestro Curso de novela te puede ayudar.

Presta también atención a las escenas.

Una escena es una unidad narrativa simple en la que ocurre algo específico.

Ese «algo» que sucede hace que la historia avance, tanto en el tiempo como en su resolución.

Es decir, el acontecimiento que describe la escena lleva la acción hacia delante en un sentido temporal, puesto que mientras sucede el tiempo avanza.

No hay que confundirla o mezclarla con el capítulo, que es una unidad a nivel organizativo: una novela puede tener muchas escenas y pocos capítulos, o viceversa.

¿Cómo debes estructurar las distintas escenas?

Como novelista, puedes experimentar (lo que siempre es arriesgado), pero el planteamiento literario clásico introducción > acción > clímax > anticlímax siempre funciona. El escritor (que no tiene por qué ser el narrador) tiene que controlar todo el desarrollo de la escritura de principio a fin.

Las escenas son una de las características narrativas más importantes de un libro. Como escritor, debes ser cuidadoso con los elementos literarios fundamentales. Revísalas a conciencia cuando te pongas a escribir tu novela.

Ya hemos repasado algunas de las cosas que debes tener claras antes de comenzar a escribir una novela. Si antes de empezar a escribir dedicas algo de tiempo a pensar en ellas y tomas nota de lo que se te ocurra, habrás aumentado significativamente las posibilidades de concluir tu novela con éxito.

Si quieres profundizar más en estos aspectos para comenzar a escribir una novela únete hoy mismo a nuestra comunidad de escritores. Todas las semanas recibirás en tu correo trucos y consejos para escribir más y mejor.

52 COMENTARIOS


__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
« ARTÍCULO ANTERIOR
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
SIGUIENTE ARTÍCULO »

Otros artículos:

  • Queridísimo equipo,

    Antes de nada, me gustaría agradeceros todos vuestros consejos. Han sido muy fructíferos. He escrito una novela y quiero presentarla a un concurso literario.
    Tengo dudas acerca de si presento la novela completa, con prólogo, índice, etc y si estos cuentan para el conteo de palabras totales o solamente se cuentan desde el capítulo 1 hasta el final.

    Millones de gracias,

  • hola, un gusto soy victoria
    hace un tiempo empece a escribir una novela de suspenso, trata de 3 personajes principales que cuentan sus historias y misterios de pintura roja. el contexto de la historia es el circulo de muerte que sus padres causaron a la infancia del otro, intento que mis personajes expresen sus pensamientos, pero hay partes en donde están reunidos y piensan cosas del otro, mi punto es ¿como puedo hacer para que se identifique cual de mis personajes esta pensando?
    agradecería mucho un comentario-respuesta a mi pregunta, gracias.
    deseo feliz día en general a cualquiera que lea este comentario.

  • Hola, tengo 14 años, ya he escrito cuentos infantiles pero quiero escribir mi primera novela sobre una joven aventurera y en busca de su felicidad. Como creen que deba calificar este género? Debo identificarme como narradora?

    • Hola, Marianela:

      En una historia así deberías dar el contexto sobre el accidente (dónde, cómo y por qué ocurrió), así como el contexto de los personajes: quiénes son. Tambien podrías dar el contexto de lo que sucede después del accidente.

      Saludos.

  • Buenas noches, tengo el deseo de comenzar a escribir mi primera novela. Quisiera que me envíen más mensajes de cómo empezar. Gracias de antemano.

  • Gracias por tus consejos Sinjania.
    Me encanta leer y puede ser que sea muy osada pero quiero intentarlo.
    Un abrazo.

  • Excelente,muchísimo por aprender, me encantaría saber cómo puedo vencer la ansiedad y las ganas locas de terminar mi novela en tiempo récord? Aun siendo consciente del riesgo de fracaso por la falta de premura…Muchas gracias

  • Tengo una duda y quizás se para escribir tengo que poner el nombre del personaje y luego escribir el diálogo que diaria el personaje ¿?

    • No, Maxci, en narrativa el diálogo se marca simplemente con una raya (—) al comienzo del párrafo, que introduce las palabras del personaje que habla. Por ejemplo:

      —LLegas tarde.
      —Se me ha averiado el coche.
      —Siempre encuentras una excusa.

      Toma cualquier novela y comprueba cómo se han marcado los diálogos para tener un ejemplo.

      Saludos.

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
    >
     
    Gracias por compartir este contenido.
    Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:
    Comparte esto con quien quieras