«No tengo tiempo» el autoengaño de quienes dicen querer escribir

Es común oír decir: «Me encanta escribir, pero por desgracia no tengo tiempo».

Es cierto que las prisas y las obligaciones de la vida diaria no nos dejan espacio para desarrollar nuestras aficiones y creatividad, pero debemos aprender a hacer un hueco en nuestro día a día para dedicar a aquello que más nos gusta.

Esto es especialmente cierto en el caso de la escritura, porque  a escribir se aprende escribiendo. Y si no reservamos horas para escribir, no lograremos avanzar por el camino de la creación literaria.

Por eso, te ofrecemos algunas ideas para que robes minutos que dedicar a tus textos.

  • Acostúmbrate a llevar contigo papel y bolígrafo. Lo mejor es que uses un pequeño cuaderno donde puedas anotar todas aquellas ideas que se te ocurran, recojas las situaciones o diálogos inspiradores que se te crucen en el camino, listes las características de un personaje o vayas desarrollando partes de la trama. De este modo siempre estarás listo para escribir y podrás aprovechar cualquier momento.
  • Aprovecha cualquier momento. ¿Usas el transporte público, llegas pronto a las citas, tienes tiempos muertos en el trabajo, comes solo, estás metido en un atasco? Emplea esos pequeños ratos libres para escribir. Probablemente no tendrás suficiente tiempo para concentrarte lo bastante para sumergirte en la historia que tengas entre manos, pero puedes aprovechar para repasar y corregir, apuntar ideas, esbozos de diálogos, hilos de la trama…
  • Apúntate a un curso de escritura. En él te van a hacer escribir y esforzarte por entregar a tiempo las propuestas de trabajo. Además, el compartir tus textos con profesores y compañeros será un acicate que te impulse a dedicar tiempo a la escritura. Nada mejor para crear el hábito. Aquí te contamos diez cosas esenciales que conseguiras con un taller de escritura.
  • Participa en concursos de escritura. Querer tener un relato acabado a tiempo para presentarlo en un concurso es un buen aliciente para encontrar tiempo que dedicarle a la escritura.
  • Reserva un tiempo para la escritura. Pon por escrito todo aquello que ocupa tus días: trabajo, transporte, compras, comidas, compromisos familiares, estudios, sueño… se realista. Con esa información, encuentra un  tiempo (al menos una hora) en el que semanalmente puedas dedicarte únicamente a escribir. Sin llamadas de teléfono, interrupciones  o distracciones.
  • No malgastes el tiempo. Es cierto que todos llevamos una vida llena de compromisos, pero también lo es que a veces perdemos el tiempo en cosas irrelevantes que no nos aportan ningún beneficio. Seguro que prefieres escribir a estar haciendo zapping.
  • Cuidado con los ladrones de tiempo. Tu día a día puede esar minado por ellos sin que tú te des cuenta. Por desgracia, es terriblemente usual gestionar mal el tiempo y, entre otras cosas, ser víctima, involuntaria e inconsciente, de los ladrones de tiempo. Aquí te listamos cinco que acosan con frecuencia a los escritores.
  • Incorpora hábitos de escritura a tu día a día. Una vez que desarrollas un hábito, este se vuelve tan fuerte que cuesta mucho abandonarlo (por eso resulta tan difícil dejar de fumar). Después de aproximadamente 28 días de realizar una tarea a diario, tu cerebro se aferrará a esa costumbre con fuerza y la ejecutarás de manera casi automática. Se habrá convertido en un hábito.
  • Acostúmbrate a fijarte objetivos. Es muy bueno tener una lista de sueños (aunque les demos el nombre más prosaico de objetivos), así siempre caminarás con un rumbo. pero recuerda que no basta con tener objetivos, también hay que planear el camino que te llevará a conseguirlos.
  • Fíjate cuotas de escritura. Márcate un número de palabras por día e intentar alcanzarlo. Pero ten presente quea productividad va más allá de las cifras. Las incluye, pero las trasciende. Las cifras no son más que un indicador, una lectura. Hay que saber interpretarlas para poder actuar en consecuencia, buscando soluciones para nuestras carencias o nuevas maneras de hacer que arrojen mejores resultados.
  • Recuerda, ahora mismo podrías estar escribiendo en vez de leyendo este artículo.

¿Quieres aprender a gestionar mejor tu tiempo para así alcanzar tus objetivos de escritura? Échale un vistazo al curso Cómo Ser Un Escritor Más Productivo.

Y no olvides unirte a nuestra comunidad de escritores. Solo tienes que dejar aquí debajo tu correo electrónico para que te enviamos todas las semanas nuevos contenidos que te ayudarán a escribir más y, sobre todo, mejor.


__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
« ARTÍCULO ANTERIOR
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
SIGUIENTE ARTÍCULO »

Otros artículos:

  • Lleváis toda la razón del mundo. Querer es poder y solo tenemos que marcarnos un objetivo claro, desearlo de corazón y ponernos a hacerlo. Mi problema es que a veces infravaloro esos pequeños momentos que efectivamente se pueden usar para anotar, trazar, dar forma…, y siempre estoy esperando a tener mucho tiempo para meterme de lleno. ¡Gracias por vuestras útiles recomendaciones!

  • ¡Me ha encantado! Por mucho tiempo me pasó justo lo que describe este artículo: las ‘ganas’, en apariencia, de escribir, pero siempre había excusas. Todo cambió cuando me dí cuenta de que las excusas solo demuestran la falta de interés verdadero. Tomé una decisión en firme, y ahora sí le dedico tiempo de calidad a las letras. Muy de acuerdo también con las recomendaciones, todas ellas bastante útiles.

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
    >
     
    Gracias por compartir este contenido.
    Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:
    Comparte esto con quien quieras