Cómo trabajar tu mentalidad para escribir una novela

Cuando empiezas a escribir una novela sueles tener muchas ideas claras: el argumento, los personajes y tal vez (te lo aconsejamos) hayas hecho un esquema previo. También tienes muchas ganas, te sobra la motivación. Por eso no empleas ni un segundo de tu tiempo en pensar si  tienes una buena mentalidad para escribir una novela.

Sin embargo, desarrollar una buena mentalidad para escribir una novela es fundamental. Porque escribir una novela es un trabajo duro al que vas a dedicar muchos meses, muchas horas, mucho esfuerzo.

En innumerables ocasiones detrás de una novela inacabada lo que hay no es falta de talento ni de una buena idea, sino falta de la mentalidad adecuada, falta de previsión.

No se prevé el tiempo, el desgaste, los posibles bloqueos, las dudas, el esfuerzo, el cansancio. No se prevé que el entusiasmo del principio acaba por ceder paso a una sensación de fracaso o de agotamiento que te llevará a aparcar tu novela o a dejarla inacabada por los siglos de los siglos.

Saber gestionar tu estado de ánimo durante el largo proceso de escritura de una novela es tan importante (incluso puede que más) como pensar bien tu protagonista o la línea argumental de tu historia.

Por desgracia es algo a lo que muchos escritores no prestan ninguna atención. Se lanzan a escribir como se lanzarían a un río, esperando que la corriente les arrastre hasta buen puerto. A menudo lo que sucede es que la corriente les ahoga o les deja varados en una orilla pedregosa. A buen puerto rara vez se llega por azar, así que no dejes tus asuntos en sus manos.

Para que no te pase, hoy te contamos algunos errores frecuentes y te damos algunos consejos para que mejores tu mentalidad para escribir una novela.

Primer error: no darle importancia a desarrollar una buena mentalidad para escribir una novela

¿Habías oído hablar alguna vez de que para escribir una novela hubiera que tener una mentalidad determinada?

Seguro que no, porque es algo a lo que rara vez se da importancia.

Nadie te ha hablado de la importancia de desarrollar una buena mentalidad para escribir una novela. Nadie te ha hablado del subibaja emocional que implica escribir una obra larga, pero es algo para lo que debes estar preparado.

Pasarás por etapas de subidón, en la que verás tu novela ya terminada y a ti firmando ejemplares en la Feria del Libro. Pasarás por etapas de bajón donde dudarás de todo, de tu historia, de tu talento y de ti mismo y solo sentirás deseos de abandonarlo todo.

Pasar por esos cambios de estado de ánimo es normal en un proceso tan exigente como escribir una novela. Un proceso que, además, dura en el tiempo.

Nuestro consejo: Mantente enfocado. Te recomendamos que desarrolles un esquema previo que te permita seguir escribiendo incluso en los malos momentos. Sigue adelante, si no llegas al final nunca sabrás si merecía la pena o no.

Segundo error: minusvalorar o desconocer la envergadura del trabajo

A la hora de desarrollar una adecuada mentalidad para escribir una novela es importante conocer la envergadura del trabajo al que te enfrentas.

Muchos escritores minusvaloran el trabajo  de escribir. «¿Escribir una novela? Muy fácil, es simplemente sentarse delante del ordenador y dejar actuar a los personajes. Tú solo tienes que ir copiando lo que ellos hacen.»

Otros prefieren no pensarlo: «Yo empiezo ya mismo y luego ya iré viendo.»

La realidad es que el verdadero motivo por el que muchos escritores prefieren no detenerse a planificar cómo abordarán el enorme trabajo que supone escribir una novela es porque temen que, si se paran a considerarlo, no lo harán. Se sentirán pequeños ante lo imponente de la tarea y abandonarán antes siquiera de haber empezado.

Nuestro consejo: Tienes que pensar en la escritura de una novela como en un proceso con varias fases y varias tareas que debes tener previstas desde el principio: planificación, documentación, escritura, revisión, etc. Y luego idear un sistema que te ayude a realizar ese proceso de la manera más sencilla y efectiva.

Si ya has escrito una novela antes, recuerda cómo abordaste el trabajo. Anota en un papel con qué problemas te encontraste y qué dificultades tuviste que superar. También qué cosas te resultaron sencillas o pudiste resolver con facilidad.

Si nunca has escrito una novela, puedes tratar de servirte de experiencias que hayan requerido de ti una planificación atenta. Tal vez has organizado un viaje largo al extranjero o has afrontado una mudanza.

De las dos formas vas a obtener experiencias válidas en cuanto a organización. Pero sobre todo de ambas maneras vas a recordarte a ti mismo que lo puedes hacer. Te has enfrentado antes a tareas grandes y complejas y has podido resolverlas, así que no hay nada que temer.

Ahora ya sabes que puedes hacerlo. Es solo cuestión de dar el primer paso.

Tercer error: parálisis por análisis

Has decidido seguir nuestro consejo y te has puesto a preparar un esquema previo para tu novela.

O tal vez estás en la fase de documentación, recabando información sobre la cría de caballos de pura sangre para la ambientación de tu historia.

O simplemente quieres aprender a escribir un poco mejor y quieres saber cómo desarrollar un argumento, estructurar una trama o las preguntas que debes hacerte para elegir el mejor narrador.

Cuidado, porque muchos escritores se quedan encallados en esta etapa.

Investigar es un trabajo laborioso, pero relativamente fácil. Por eso corres el riesgo de quedarte en la parte poco profunda de la piscina, allí donde te encuentras cómodo. Y al final acabas por dedicarte horas y horas a buscar cómo elaborar una ficha de personaje o escribir diálogos significativos en vez de estar escribiendo esos diálogos.

Te estás engañando a ti mismo. Finges que estás trabajando cuando en realidad estás posponiendo el momento de empezar a escribir.

Nuestro consejo: Ponte fechas límite. Una fecha límite para la cual debes haber terminado el trabajo de documentación. Una fecha límite en la cual debes tener acabado el esquema previo. Una fecha límite en la cual debes haber finalizado el primer capítulo, etc. De este modo tendrás la certeza de que estás trabajando y no fingiendo que trabajas.

Si crees que necesitas mejorar tu escritura, considera hacer un curso de escritura. Un curso de escritura reúne un montón de técnicas, recursos e información que te llevará tiempo recopilar brujuleando por internet. Casi siempre hacer un curso es la mejor opción para ahorrar tiempo cuando se quiere mejorar en algo.

Cuarto error: errar al diagnosticar tus problemas

Al escribir te vas enfrentas a problemas de distinta índole: falta de técnica, bloqueos, procrastinación, mala organización del tiempo…

Algunos de estos problemas son reales, muestran una carencia y deberás emplearte para solucionarla. Tal es el caso de la falta de técnica o la mala organización del tiempo.

Pero muchas veces los problemas a los que te enfrentas no tienen una base real y lo que hacen es camuflar un miedo. Así suele suceder con el bloqueo del escritor o la procrastinación.

Somos humanos y los retos nos asustan. Escribir una novela, incluso aunque sea el sueño de tu vida, es un reto. Y como tal te va a causar algún miedo.

Puedes tener miedo a dejar tu obra sin terminar. A no ser lo bastante bueno. A que la novela no guste. A no saber desarrollar la historia… La lista es infinita. Seguramente hay tantos miedos como escritores.

El miedo es la causa principal que se encuentra detrás de muchos fracasos. Y lo peor es que ni siquiera lo vemos. Como no nos gusta confesarnos que tenemos miedo, lo camuflamos bajo otros nombres. Ya hemos visto algunos: «Tengo que aprender más», «No sé lo bastante sobre el siglo XIX francés», «¿Para qué empezar a escribir, si nunca acabo nada?»

Nuestro consejo: analiza bien las causas de lo que te está impidiendo escribir. Muchas veces lo que sentimos es miedo, pero no queremos reconocerlo ante nosotros mismos. Sentir miedo es normal.

Quinto error: no aceptar el miedo

Aceptar el miedo es básico para tener una adecuada mentalidad para escribir una novela.

Claro que tienes miedo, porque estás haciendo algo grande. Estas escribiendo una novela que tal vez lleguen a leer miles de personas, una obra que te perdurará: tu legado.

Sí, sentir miedo es normal. De hecho, sentir miedo es bueno. Si no permites que te paralice, el miedo te indica que vas por buen camino.

Pero muchas veces nos negamos el permiso para sentirlo.

No queremos reconocer que tememos fracasar porque eso sería reconocer nuestra debilidad. No queremos reconocer que tal vez no somos tan buenos o que la historia no tiene fuerza.

Nuestro consejo: acepta tus miedos y reconcíliate con ellos. Tus miedos muchas veces te están advirtiendo de cosas. Párate a escuchar a tus miedos y actúa en consecuencia. Un miedo no debe detenerte, por el contrario, debe servirte para aprender y mejorar.

Ahora ya conoces la importancia de tener la adecuada mentalidad para escribir una novela. Préstale atención mientras escribes para ir trabajándola y mejorándola libro tras libro. Si tienes la mentalidad correcta escribir te resultará mucho más fácil.

Y si, además de la mentalidad, quieres saber qué otras cosas necesitas tener claras (esquema, narrador, personajes, etc.) para hacer una novela, puedes leerlo en esta entrada.

Si quieres trabajar tu mentalidad de escritor y además aprender nuevas técnicas y recursos que te ayuden a escribir mejor, deja abajo tu correo y únete ya a nuestra comunidad de escritores. Te esperamos.


__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
« ARTÍCULO ANTERIOR
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
SIGUIENTE ARTÍCULO »

Otros artículos:

  • Gracias por subir esto ,es increíble , espero ponerlo en practixa y hacer todo lo posible para q mi novela tenga a más lectores ,muchas gracias … Hasta luego

  • Hola, buen día. Les agradezco esta publicación porque me hizo ver lo evidente: tengo miedo. Desde a mediados del año pasado me propuse a escribir una novela, he utilizado mis ratos libres para documentarme, elaborar personajes, escenarios, etc., pero hasta hoy, en Julio de 2020, no he escrito nada. Bueno, si acaso 2 páginas.

    Mi miedo radica en la lógica. Temo que los agujeros de trama terminen por matar mi obra, así que comencé a cometer los mismo errores de procrastinar y sobre analizar al estar quitando, añadiendo y modificando el argumento a cada rato. los primeros diálogos me tienen estancado, todo el tiempo me pregunto ¿así actuaria una persona en realidad? ¡Esa pregunta me mata!

    Siento que estoy llegando a un punto en el que la frustración me está venciendo, me había marcado la meta de enseñarles a mis conocidos el primer capítulo en mi cumpleaños, la fecha está a la vuelta de la esquina y no tengo nada hecho. Supongo que la solución sería que le pregunte a alguien si cree que lo que escribo esta correcto y tenga sentido, pero también soy muy celoso de mi trabajo, hasta el día de hoy no le he revelado casi nada de lo que trata a mis conocidos, ni mi familia, así que no sé si esa es una mala estrategia. Me gustaría recibir consejo sobre eso. Muchas gracias por la atención.

  • Pues Primeramente Demos Gracias A Dios Por que nos puesto en este camino Que tanto amamos es mi sueño Ser alguien en la vida Aprende muchas Cosas De cada uno de Nosotros Y me parece Muy este comentario y si Dios lo permite Triunfar por una vida Que tanto amas actuar; Hacer reír; y tener mucha paciencia y ser amigable sabes por que por que ser Humilde te hace persona grande Y Quisiera Q me habrán las puertas para Triunfar por esa vida que tenemos por delante Que nunca se rinde y siempre Que hagas algo Siempre con fe y mente positiva; Muchas Gracias.
    Que Dios me los Bendiga

  • Gracias por la guía real mente me parece genial, yo por mi parte tengo muchos entusiasmo y muchos temas para escribir novelas,cuentos, ensayos, etc., pero necesito aprender más de escritura y conocer más acerca de esto. Ustedes han sido muy importantes con sus consejos para mí.

    • En lo personal soy nueva tanto en la pagina, como en este mundo lleno de escritores en busca de dejar su huella en el mundo con sus ideas plasmadas en un papel, y considero que una de las partes mas difícil de afrontar sera el hecho de reconocer el miedo, la frustración y desección de que no te este saliendo bien aquello que quieres dar a expresar. sin embargo confiare en mi misma y que como en la vida real hay días buenos como los que no lo serán por mas que uno lo desee.

  • Al parecer ingresé un año tarde, teniendo en cuenta las fechas de los comentarios jajaja. Bueno, me lanzo en este viaje. De tanto rondar y curiosear acabaré escribiendo algo al fin y al cabo. Saludos desde Uruguay

    • Bienvenido, Mr. Multiverso.
      Lo bueno de estos artículos es que no tienen fecha de caducidad y todo lo que explican se puede aplicar siempre.
      Un saludo.

  • Hola gente linda, estoy muy contenta y agradecida con todos estos consejos tan valiosos y escenciales para mi. Justamente estoy comenzando a escribir mi primera novela y estoy enfrascada y con algunas dudas a cerca de la investigacion y recopilacion de datos historicos de la época, año 1911 en adelante.
    Gracias a sus consejos pude dejar de lado algun exceso de informacion y simplificar un poco la cosa. Muchísimas gracias y sigan adelante, que ésto está bárbaro. Saludos desde Argentina!!

  • No es fácil. Cuando adquirí las obras completas de Jorge Luis Borges, conseguí, atónito, 19 palabras cuya esencia desconocía. Lo guardé po 3 años… Mi primera novela la escribí en 7o año de bachillerato. Luego a los 21 años de edad comencé una obra completa, la cual he paralizado hasta los días actuales, cuando me han jubilado. A los dos años de haberla dejado, escribí otra completa… «El cuchillo».. Tengo cuatro cuentos. Esta es la vida de algún que otro escritor… Muchos son prolíficos, pero específicamente es un camino de mucho trabajo. No todos tienen el conocimiento y suerte de plasmar en un papel a «Harry Potter».

  • Para mí la mentalidad más pratica que puedo tener es la de concienciarme de que si lo que no estoy escribiendo no me gusta ya llenaré la hoja de correcciones y notas sobre lo que no me está gustando, que ya lo reescribiré más adelante. Ya vendrá otro día de esos que me pongo a escribir y me sale casi todo del tirón. Estos últimos son los menos pero con los que más disfruto. Concienciarme de que si la estructura de esa frase no me gusta o no acaba de describir bien lo que quiero decir, ya la corregiré cuando lo pase a ordenador. Concienciarme de que si la estructura que tengo en mente me está costriñendo puedo volver a edificar otra estructura a partir de los cimientos de lo que ya llevo escrito en lugar de seguir escribiendo de forma forzada.

    • Exactamente, Nicolás:

      Primero se escribe, después se reescribe. Tratar de que un relato o una novela salga perfecto a la primera es la mejor manera de frustrarnos y acabar por abandonar.

      Un saludo.

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
    >
     
    Gracias por compartir este contenido.
    Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:
    Comparte esto con quien quieras