5 verdades sobre el SEO que le interesa conocer a un escritor

5 verdades sobre el SEO que le interesa conocer a un escritor

Si, como escritor, estás trabajando en tu marketing (cosa que ya sabes que deberías hacer), seguramente te interesará el SEO.

El SEO (Search Engine Optimization u Optimización para Motores de Búsqueda) consiste en hacer que tu web de escritor (un post, la página de tu libro, tu «Sobre mí»…) aparezca en los primeros lugares en los resultados orgánicos de los buscadores.

Por ejemplo, que si una persona busca en Google (pero podría ser cualquier otro buscador) «novelas de misterio», tu web aparezca entre los primeros resultados. Porque, sí, las marcas, empresas y bloggers nos esforzamos mucho por ser nosotros los que aparecemos en primer lugar en los resultados de una búsqueda. Rara vez se está ahí por azar.

Existen miles de factores en los que un motor de búsqueda se basa para posicionar una página, ya que para hacerlo se usan complicados algoritmos. Influyen la antigüedad de la web, su autoridad y relevancia, los contenidos, las señales sociales (tanto comentarios en la propia web como las veces que se comparte en redes), los enlaces entrantes y salientes, la limpieza del código HTML, el tiempo de permanencia en la página… y un largo etcétera.

Como ves, son muchas cosas y algunas bastante complicadas para los legos en la materia. Y, ojo, porque un SEO mal hecho puede resultar contraproducente. No en vano el SEO es una disciplina en sí misma que requiere estudios y conocimientos.

¿Deberías entonces como escritor preocuparte por el SEO? Sin duda. Pero hasta cierto punto.

EL SEO y los escritores

Un buen SEO debe formar parte de tu mix de marketing, porque el SEO contribuye a la visibilidad y la visibilidad contribuye a las ventas. Sin embargo, no debería ser la estrategia en la que centres todos tus esfuerzos.

Si dispones de poco tiempo para dedicar al marketing y si además quieres ver resultados en un plazo razonable de tiempo el SEO no es la mejor opción. Por el contrario, nuestro consejo sería que te dedicarás a tener una web impecable, un blog activo, buenas páginas de venta y a engrosar una lista de correo que te permita hacer email marketing.

Lo mejor de esto es que esas acciones, que pueden darte resultados positivos en un plazo de tiempo relativamente corto, estarán contribuyendo también a mejorar tu SEO porque te estarán dando enlaces, señales sociales, contenidos, autoridad y visibilidad. Además de ventas.

¿Tú por qué quieres hacer SEO?

Hemos dicho ya en muchas ocasiones que antes de decidirte a implementar cualquier estrategia de marketing deberías reflexionar sobre si esa estrategia es adecuada para ti.

¿Tienes los conocimientos para llevarla a cabo, el tiempo, los recursos? ¿Qué resultados esperas alcanzar con ella y en qué plazo de tiempo?

Dando respuesta a estas preguntas deberías poder discernir si una determinada estrategia es la más adecuada para ti en este momento.

Lo que pasa es que, en muchas ocasiones, las respuestas que se dan a esas cuestiones no son sinceras. Lo peor es que te mientes a ti mismo sin saberlo debido a todos esos pensamientos limitantes, miedos y síndromes que forman parte de nuestras decisiones sin que nosotros mismos seamos conscientes.

Si te preguntáramos si quieres ser leído y llegar al mayor número posible de lectores, lo más probable es que respondieras con un entusiasta ¡sí! Pero también es probable que, sin que tú lo advirtieses, hubiera una parte de ti que se encogiera ante la idea. ¿Ser leído por miles de personas? ¿Y si mis libros no les gustan? ¿Y si recibo malas críticas? ¿Y si descubren que en realidad no soy escritor sino tan solo un impostor?

Y ese tipo de pensamientos limitantes es el que puede hacer que escojas el SEO como estrategia principal de marketing.

En realidad no quieres hacer SEO porque sea una buena estrategia de marketing, sino porque resulta menos expuesto. A fin de cuentas para hacer SEO tienes que trabajar en solitario. No te exige pedir correos y exponerte al rechazo, no precisa buscar esa relación tan cercana que se tiene con un suscriptor.

Pero precisamente por eso el SEO no vende.

Contribuye a le venta, porque ayuda a colocarte delante de un número mayor de potenciales lectores. Pero no hace que esos lectores tengan contigo la relación necesaria como para que quieran comprar tus libros.

Pros y contras del posicionamiento SEO para un escritor

Como queda dicho, el SEO es una buena estrategia y deberías implementarla. Pero no puede ser ni tu única estrategia de marketing ni a la que dediques más tiempo.

Para que comprendas por qué decimos eso, vamos a repasar cómo deberías articular tu SEO y qué beneficios obtendrás al hacerlo, pero también cuáles son los posibles contras.

1. Palabras clave

El SEO se basa en atacar una serie de palabras claves por las que te interesa posicionar. Como el ejemplo de «novelas de misterio» que veíamos más arriba.

Eso significa que, en primer lugar, debes hacer una buena selección de palabras clave (lo que en el mundo SEO se conoce como keyword research), eligiendo aquellas que busca con frecuencia tu lector ideal. Lo que no resulta tan fácil.

Necesitas herramientas especializadas para ver el nivel de búsquedas de esas palabras. Y si no son palabras con un gran volumen de búsquedas es probable que ni siquiera las herramientas especializadas sean capaces de darte resultados. Así que irás un poco a tientas.

Empezarás a atacar la palabra clave «novelas de misterio» sin saber si en realidad es una cadena de búsqueda que usen tus lectores, o cuántas personas la buscan al mes.

2. Contenidos

Para hacer SEO hay que preparar contenidos.

Deberían ser contenidos donde uses las palabras clave que has decidido atacar.

Escribir contenidos enfocados al SEO tiene su ciencia. Tienen que ser contenidos de calidad y tienen que incluir el suficiente número de veces la palabra clave que te interesa, lo que a veces resulta incompatible con escribir un buen texto. No es imposible, pero lleva su tiempo y requiere práctica.

En cualquier caso, es algo que puedes hacer de forma paralela a tu estrategia habitual de contenidos, por tanto no deberías descuidarlo. Así, si publicas con asiduidad estarás creando en torno a ti una comunidad al tiempo que haces SEO. ¿A quién no le gusta matar dos pájarosnde un tiro?

No obstante, deberías tener presente que el SEO tarda en dar resultados. Vas a tardar en lograr que el post que escribes hoy posicione en los primeros puestos de los resultados de búsqueda de Google.

Desde luego los SEO profesionales son capaces de posicionar un contenido en horas. Pero si eres bisoño en temas de SEO vas a tener que escribir muchos posts y esperar bastante tiempo antes de que la magia del SEO haga su efecto.

3. Competencia

Por otra parte, tú no eres el único escritor (o editorial o blog literario) que ha decido atacar determinada palabra clave.

Lo más probable es que las primeras posiciones de los resultados de búsqueda ya estén ocupadas y resulta muy difícil desbancar de sus puestos a los ocupantes.

No olvides que muchas empresas y marcas pagan a seos profesionales para mantener sus webs arriba, en las primeras posiciones.

Por ejemplo, para la cadena de búsqueda «novelas de misterio» los tres primeros puestos los ocupan un subdominio del diario El País, un artículo de la web EnFemenino y otro artículo del blog colaborativo de reseñas Edición Original. Los dos primeros serán sin duda difíciles de desbancar.

(Pero si escribes thriller, aparecer reseñado en el tercero sería una buena táctica de marketing. Si además consigues un enlace a tu web, tu propio posicionamiento mejorará.)

¿Y por qué hablamos tan solo de los tres primeros resultados de búsqueda? Porque cuanto más abajo aparezca tu resultado, menos clics (y visitas) recibirá.

Hay estudios que demuestran que los tres primeros resultados se reparten más del sesenta por ciento del tráfico. El resto se divide entre los resultados que van del cuarto al décimo. Y, seamos sinceros, los internautas rara vez pasamos de la primera página en busca de más resultados. Si tu resultado está en la segunda o tercera página de resultados (o más allá), a nivel de búsquedas es como si ni siquiera existieras.

Lograr colar tus contenidos en la primera página de resultados y luego subirlos a las primeras posiciones es algo que lleva trabajo y tiempo. Sin contar con que posicionar búsquedas genéricas es realmente complicado.

4. Tasa de rebote

Todos pinchamos en los primeros resultados de una búsqueda, pero eso no significa que lo que nos espera al otro lado sea lo que estábamos buscando. Eso hace que abandonemos la web y vayamos a otro resultado o hagamos una nueva búsqueda.

Cuando eso sucede, tu tasa de rebote (el porcentaje de abandono de visitantes cuando entran en tu página web) aumenta. Y una tasa de rebote alta perjudica al SEO general de tu página.

Es decir, tú puedes tener un post muy bien posicionado. Eso hace que lleguen a él muchas visitas. Pero gran parte de ese tráfico se queda apenas unos segundos y hace que tu tasa de rebote suba. Y esa subida en un determinado post hace que el SEO global del conjunto de tu web disminuya, lo que a la larga puede ser contraproducente.

Para evitar que la tase de rebote se disparé deberás hacer una excelente labor de keyword research, de manera que elijas aquellas palabras clave que con más probabilidad vaya a usar tu lector ideal. Porque si eres capaz de atraer a tu lector ideal mediante una búsqueda, lo más probable es que este permanezca un buen rato en tu web.

Lo que nos lleva al siguiente punto.

5. Lectores

¿Cuál es el objetivo de hacer SEO? Fácil, tener lectores.

Pero esos «lectores» pueden ser lectores de tu blog y nunca convertirse en lectores de tus libros.

Imaginemos que has elegido muy bien tus palaras clave, has escrito unos contenidos buenísimos para ellas y has logrado colocarlos en la primera posición para una búsqueda en Google. Imaginemos incluso que quien llega a tu página es cien por cien tu lector ideal.

De inmediato ese lector va a desear saber más de ti. Y tú deberías contarle quién eres y mostrarle tus libros.

Pero como te has centrado únicamente en el SEO no tienes tu web lista para cortejar a ese visitante. No tienes un «Sobre mí» ni páginas de venta de tus libros. Tampoco tienes cajetines de suscripción para que ese lector embelesado te deje su correo y poder enviarle en adelante nuevos contenidos como el que tanto le ha gustado.

¿Resultado? Ese lector ideal que tanto te ha costado conseguir (porque has tenido que elegir palabras clave, escribir contenidos y luchar para posicionarlos) se habrá ido y probablemente nunca regresará.

Es importante que sepas que es necesario que veamos un producto una media de siete veces antes de decidirnos a comprarlo. Es complicado que las visitas aleatorias que te trae el SEO establezcan una relación contigo que haga que vean una media de siete veces tu libro si tú no la propicias.

Por eso el marketing no es LA estrategia. Es solo una estrategia. Y tal vez ni siquiera la más importante ni la que mejores resultados te va a dar.

¿Significa eso que no debes hacer SEO? En absoluto.

Lo que significa es que debes asegurarte de implementar una serie diversa de estrategias y complementarlas con tu estrategia SEO.

  • Ten una buena web de escritor, atractiva y usable, y aprovecha para optimizarla para el SEO.
  • Haz marketing de contenidos para crear engagement con tus lectores, y aprovecha tus artículos para hacer un buen trabajo con las palabras clave.
  • Haz email marketing y usa tus correos para mandar tráfico a tu blog y ayudar así al posicionamiento.

El SEO es importante, no lo descuides. Pero no centres en él en exclusiva todos tus esfuerzos de marketing.

Las estrategias de posicionamiento tardan tiempo en dar frutos y cuando los dan esos frutos son meramente visitas. No necesariamente lectores. No necesariamente personas interesadas en comprar tus libros.

Y tu plan de marketing debería estar centrado en conseguir lectores para tus libros. En conseguir ventas.

Como ves, el marketing es un tema apasionante, lleno de matices, luces y sombras. Si te interesa saber más o si quieres hacerlo bien para vender tus libros, únete ya a nuestra comunidad de escritores. Aquí debajo encuentras dónde hacerlo.

También puedes unirte a la lista de espera del curso Marketing Online para Escritores. Una nueva edición comenzará en breve y si estás en la lista te daremos notificación preferente para que no te quedes sin tu plaza y lo aprendas todo para trabajar tu marketing de la forma más efectiva.

  • Dony Pernia dice:

    Hola. Deseo información sobre su servicio de revisión de manuscritos. Tengo un par de novelas que quiero someter a una revisi[n de estilo. Gracias.

  • >
    Gracias por compartir este contenido.
    Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:

    Comparte esto con quien quieras