7 acciones para construir la página de venta de tu libro

7 acciones para construir la página de venta de tu libro

Hay una página que no puede faltar en tu web de escritor (y que sin embargo a menudo falta): la página de venta.

La página de venta es, como ya supondrás, la página en la que vendes tu libro. Y, como tal, es una de las páginas más importantes de tu web.

No vamos a decir la más importante, porque una buena web es un organismo donde cada elemento cuenta y donde al final el todo es mayor que la suma de sus partes. De ahí que cada uno de tus posts también tenga importancia, y tu página «Sobre mí» y la home…

Pero sin duda, las páginas de ventas son un elemento básico en una web que funcione.

¿Y qué es una web que funciona?

Una web que funciona es una web que te ayuda a construir una comunidad de personas interesadas en tu trabajo. Una comunidad basada en el valor que entregas, no en el autobombo. Es decir, una web en la que el visitante se lleva algo: conocimiento, diversión, ayuda, etc., y no la impresión de que ha estado leyendo un monologo a mayor gloria del autor.

Una web que funciona es una web que genera confianza y que te da visibilidad. Que te ayuda a ser descubierto (y querido) cada día por nuevas personas, potenciales lectores de tus libros.

Y, por supuesto, una web que funciona es una web que vende libros.

Grábate esa idea a fuego: si tu web no te está ayudando a vender libros, tu web no funciona. Puedes cerrarla e invertir ese tiempo en otra cosa.

Aunque nosotros te recomendamos que la revises y hagas los cambios necesarios para convertirla en una web que sí te ayude con tu carrera de escritor y que sí te ayude a vender.

Puedes empezar por la página de venta de tu libro.

Qué es una página de venta

Queda dicho que la página de venta es la página donde vendes tu libro.

Está página debe estar estratégicamente diseñada para fomentar las ventas. Y eso pasa por elegir y cuidar de forma inteligente cada uno de sus elementos. Como las imágenes, los textos, la estructura, la url, los botones de pago, etc.

Es importante, sobre todo, escribir unos buenos textos que convenzan al lector de que ese libro tiene que ser su próxima lectura.

En la página de venta tienes que hablar sobre tu libro, pero no limitarte a consignar el argumento. Tienes que hacer saber lo que el lector va a obtener a cambio de su dinero y refrendarlo con las opiniones de otros lectores que ya han disfrutado leyendo el libro.

En definitiva, la página de venta de un libro es una página destinada a persuadir al lector de que se gaste el dinero en tu libro, pero hacerlo sin que el dinero importe. El lector querrá lo que le ofreces, estará deseando tener ese libro entre sus manos (o en la pantalla de su ereader) y pagar por él será lo que menos le importe.

Más abajo enumeramos algunos de los requisitos que debe cumplir la página de venta de un libro para cumplir su cometido, pero antes hay que resolver una cuestión preliminar.

El misterioso caso de la página de venta ausente

Como decíamos al principio muchas webs de escritor no tienen páginas de venta.

Tienen un blog, tienen un «Sobre mí», tienen un apartado donde el escritor cuelga las reseñas que sus libros obtienen… Pero no tienen ninguna página de venta.

¿Por qué?

Las razones pueden ser varias: desconocimiento, falta de tiempo, desidia… Pero hay una que destaca sobre las demás, y que incluso puede estar detrás de las demás.

El miedo a vender.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de que a los escritores les cuesta verse a sí mismos como empresarios o emprendedores. El talante artístico y creativo de la escritura parece estar reñido con el dinero y la venta.

A la mayoría de los escritores no los mueve el dinero. Escribir es en ellos una pulsión, quieren crear algo más grande que ellos mismo que perviva para siempre. Quieren comunicar ideas.

Pero al acabar una obra el escritor también quiere que esta sea leída. Porque es el lector el que completa el círculo. El autor crea y el lector recrea.

Y entonces llega el momento de vender.

Como nuestra sociedad tiene unas ideas tan enfermizas sobre dar y recibir dinero, pedir una recompensa económica por nuestro trabajo (más cuando nuestro trabajo es de índole artística) parece que está mal visto.

Y ese es el origen del misterioso caso de la página de venta ausente.

Así que lo primero que tienes que hacer es reconciliarte con la idea de vender tus libros.

No pasa nada por hacerlo. No pasa nada por querer recibir dinero a cambio de tu trabajo. No estás haciendo nada deshonesto.

Para curarte de ese miedo a la venta empieza hoy mismo a crear (o revisar) tus páginas de venta. Para hacerlo puedes seguir estas recomendaciones.

No tengas una página de venta para varios libros

Algunos autores sí tienen en su web una página en la que reúnen su bibliografía. Suele tener un título parecido a «Mis libros» y aparecer en el menú superior.

Hasta ahí bien.

El problema es que esa página aglutina en un único lugar todos los libros que el escritor ha publicado hasta la fecha.

En ella se pueden ver, uno debajo de otro, los títulos, las cubiertas y los resúmenes de varios libros. Además no hay botón ni enlace de venta.

Y aunque los hubiera, tampoco servirían de mucho.

En una página de estas características la atención del visitante se fragmenta, salta de un título a otro sin que ninguno acabe de llamar su atención por completo.

Además, como la página habla de varios títulos no lo hace en profundidad de ninguno. El visitante no obtendrá otra información que el resumen del argumento y, a lo mejor, el número de páginas. Como supondrás, eso no basta para que nadie, a no ser algún comprador compulsivo, decida gastarse su dinero.

Por tanto, lo primero que tienes que hacer es crear una página de venta para cada uno de tus libros. Si tienes cinco libros en el mercado, crea cinco páginas de venta.

No te agobies, una vez que te hagas con la técnica y domines la estructura de una buena página de venta podrás replicarla cuantas veces sea necesario.

Elige un buen título

La página de venta de un libro tiene que tener un título.

No vayas a lo fácil y elijas el título de tu libro. Tiene que ser un título que resuma la esencia de tu novela al tiempo que dispare las ganas de leerla. Algo como:

«Amor y muerte en un thriller psicológico que llevará tu cerebro al límite».

Se trata de buscar un título con gancho que impulse al visitante a seguir leyendo todo lo que quieres contarle sobre tu libro. Al mismo tiempo que creas en él una imagen atractiva que empiece a fraguar sus ganas de leer esa novela.

Pon el título en la parte superior de la página de venta de tu libro y resáltalo usando un tamaño de letra grande.

Escribe buenos textos

Eres escritor y las palabras son lo tuyo. Juegas con ventaja a la hora de escribir los textos de la página de venta de tu libro.

Pero ten presente que un buen texto de venta no se parece nada a un texto literario. No te pongas poético, no uses metáforas. No trates de demostrar tu estilo como escritor.

Un texto de venta tiene que ser conciso, claro y concreto. Y al mismo tiempo despertar el deseo de compra, el deseo de tener y leer ese libro.

En la página de venta de un libro no puede faltar el argumento del mismo, pero escrito de manera que suscite el interés. Tienes que lograr que el visitante quiera leer esa historia que le resumes, pero también que haya partes de la misma que sienta deseos de descubrir por sí solo.

El resumen del argumento tiene que estar acompañado por unos textos que expliquen al potencial lector el beneficio que va a obtener leyendo ese libro. Describe las agradables horas de lectura. Menciona el miedo o la risa o el romanticismo. Repasa las cosas que va a aprender…

Entre los textos de la página de venta de un libro también debe haber testimonios. Hablamos de ellos más abajo.

Por último, no olvides especificar el precio y todo lo que consideres necesario sobre las características del libro (formato, número de páginas, encuadernación, formatos digitales) y sobre la forma en que el comprador lo recibirá (a través de su correo electrónico, por correo postal, por una empresa de mensajería, etc.).

Usa buenas imágenes

Ahora es cuando te alegrarás de haber cuidado con mimo el diseño de la cubierta de tu libro.

Un diseño profesional suele ser muy fotogénico. Además, el diseñador te habrá proporcionado mockups (imágenes tridimensionales) de tu portada que le van a dar un aspecto maravilloso a la página de venta de tu libro.

Si no has recurrido al trabajo profesional de un diseñador, puedes hacer tú mismo tus mockups. Aquí tienes diseños chulísimos en descarga gratuita.

Cuidado, porque no hay mockup que pueda arreglar el diseño amateur de una cubierta. Y, como dicen que una imagen vale más que mil palabras, una portada mal diseñada puede arruinar la página de venta de un libro.

No importa lo que cuentes sobre tu libro, no importa lo estratégicamente que hayas escrito los textos sobre el mismo ni las opiniones positivas en las que apoyes tus argumentos. El lector tendrá siempre presente tu portada con ese montaje poco profesional que hiciste en Photoshop y no se creará nada de lo que le cuentas.

Sabemos que el adagio dice que no se debe juzgar un libro por su portada. Pero el diseño cuenta, porque las cosas bien hechas nos entran por los ojos casi sin darnos cuenta. Y el diseño en marketing es fundamental.

Añade testimonios

Un testimonio es la opinión favorable de alguien que ya ha leído el libro.

Usar testimonios en la página de venta de tu libro funciona increíblemente bien, porque cada testimonio es un argumento de venta en sí mismo.

Nos gusta conocer las opiniones de los demás, sobre todo si estamos pensando en comprar algo. Es por eso que pedimos a nuestros conocidos que nos recomienden un restaurante y nos fiamos más de la marca de zapatillas que nuestro compañero de trabajo nos ha aconsejado.

Esto también funciona así con los libros.

Alguien que ya ha leído el libro le está diciendo al posible comprador cómo ha sido su experiencia, por qué ha disfrutado la lectura, qué ha encontrado en el texto que le ha conmovido o hecho pensar.

Los testimonios son útiles porque aportan visiones sobre el libro que a ti no se te habrían ocurrido jamás y que sirven muy bien para convencer a un lector. Es por lo que dijimos antes: el lector recrea.

Para incorporar testimonios a la página de venta de tu libro primero tienes que ocuparte de recopilarlos.

Si vendes tus libros directamente a través de tu web  y tienes un programa de gestión de correo (y nuestra recomendación es que hagas ambas cosas) puedes programar una automatización para que cada vez que alguien compre tu libro se le envíe un correo en el que recabes su opinión sobre el mismo.

Escoge entonces aquellas opiniones que mejor puedan servir como testimonios, pide permiso al lector que las emitió y súbelas a la página de venta de tu libro.

Si no vendes tus libros en tu web, puedes copiar algunas de las opiniones que los compradores te han dejado en las plataformas de venta, como Amazon.

Y si acabas de sacar tu libro a la venta y todavía no tienes muchos lectores y no has podido conseguir testimonios, puedes usar extractos de las reseñas que vayas consiguiendo.

Usa botones y llamadas a la acción

La página de venta de un libro es una página que busca una acción: la compra.

Con sus textos, sus imágenes y su estructura has creado en el visitante un estado de ánimo propicio. Al mismo tiempo necesitas subrayar lo que deseas que haga: comprar tu libro.

Así que no te andes con rodeos ni sutilezas, díselo claramente.

Para ello tienes dos elementos a tu disposición: los botones y las llamadas a la acción. Usa ambos.

Y úsalos juntos, nada mejor que un botón que incluya una llamada a la acción como «Compra ahora mi libro».

Tal vez estás pensando que eso es demasiado agresivo, pero ese desasosiego que sientes al pensar en poner una frase tan apremiante en la página de venta de tu libro es fruto de tu miedo a vender.

Obviamente los botones y las llamadas a la acción deben enlazar al sitio donde se finalizará la compra. El carrito y la pasarela de pago si vendes en tu propia web. O con la tienda o plataforma desde la que vendas el libro, si lo haces a través de terceros.

Este detalle es básico. Has preparado una página de venta magnífica para convencer al lector de que compre tu libro, no lo estropees en el último momento por no llevarle hasta el lugar donde podrá efectuar su pago y llevarse el libro.

Analiza y mide

Crear una buena página de venta de un libro no es sencillo.

Tienes que probar y ajustar, modificar los textos, cambiar las llamadas a la acción, poner y quitar hasta tener una página optimizada que te dé el mayor número de ventas posible. En realidad es un trabajo que nunca acaba.

Márcate objetivos de venta. Analiza tus resultados, revisa las estadísticas y piensa alternativas que te ayuden a mejorar.

Hoy puedes empezar a hacerlo.

Empieza a preparar las páginas de venta para tus libros si todavía no las tienes. O repasa las tuyas a la luz de lo que te hemos explicado para ver en qué puedes mejorarlas.

Y únete a nuestra comunidad de escritores para conocer nuevas ideas y mantenerte enfocado para conducir tu carrera de escritor por el mejor camino. Deja abajo tu correo y estarás dentro.

  • Juanmi dice:

    Genial artículo, como todos los vuestros. Aunque me interesaría que alguna vez comentaseis algo en relación a la normativa vigente sobre los escritores jubilados que no pueden llevar a cabo actividades lucrativas. Es un tema muy interesante que preocupa a muchos y que es bastante desconocido. Muchísimas gracias por todo. Es un placer leeros.

  • Gabriella dice:

    Gracias por el artículo; este es un tema que me trae de cabeza. Me surge una duda a raíz de esto:

    “Por tanto, lo primero que tienes que hacer es crear una página de venta para cada uno de tus libros. Si tienes cinco libros en el mercado, crea cinco páginas de venta”.

    ¿Desde dónde se accedería a cada una de estas cinco páginas? En una web de autor al uso (no estamos hablando de una tienda online, donde hay división visual por categorías, asumo) no puedes permitirte llenar el menú principal con enlaces a cada una de tus páginas de venta si tienes un catálogo amplio de publicaciones, ¿no?

    • sinjania dice:

      Hola, Gabriella:

      Qué ilusión nos hace tenerte por aquí 😉

      Puedes tener un único enlace a una página general desde a la que su vez se enlacen todos tus libros.

      Por ejemplo, en Sinjania (perdón por usarnos como ejemplo) tenemos en el menú superior una página llamada «Manuales de escritura» en la que reunimos los cuatro libros que ahora mismo tenemos disponibles. En ella hay un mockup de la portada y un breve texto junto con un botón con una llamada a la acción para cada uno de los libros. Pinchando sobre el botón te lleva a la página de venta en sí.

      Otra opción es tener un menú desplegable, de esos que al pasar por encima se despliegan en acordeón. Pero esa opción da peores resultados a nivel de ventas.

      Un abrazo.

      • sinjania dice:

        P.S.: Nos hemos pasado por tu web para ver cómo lo tienes tú. Ahora mismo tienes un enlace en el menú principal titulado «Compra mis libros», que lleva a una página donde aparecen todas tus obras.

        Pero en esa página solo aparece un fragmento de la imagen de la portada, un brevísimo resumen del argumento y la extensión de la obra, así como el enlace a Amazon.

        Deberías crear una página de venta para cada uno de esos libros donde hables de manera más pormenorizada y persuasiva de ellos.

        Otra cosa es, ¿por qué vendes en Amazon? Alguien como tú, con tu número de visitas y la comunidad que has creado podría estar vendiendo directamente. Es decir, puedes seguir vendiendo en Amazon pero vender también a través de tu web y aumentar tus opciones.

        Ahora mismo estás enviando tráfico a Amazon. Y todo el trabajo que inviertes en tus posts y en tu lista se lo estás regalando a ellos. Porque cuando alguien encantado con lo que ofreces en tu web llegue a Amazon y compre tu libro, será cliente de Amazon, no tuyo.

        Y a partir de ahí Amazon empezará a enviarle correos para venderle otros productos, probablemente libros que ya no serán los tuyos. Mientras que si la venta la hubieras hecho tú directamente tendrías la ocasión de proseguir la relación con ese lector y ofrecerle otro de tus títulos.

        Piénsalo.

        • Gabriella dice:

          ¡Mil gracias por los consejos!

          La razón por la que no vendo directamente desde mi web todavía es, de hecho, un tema puramente administrativo (desconozco los procedimientos legales y fiscales involucrados, y en estos momentos no soy autónoma). También, algunos de mis libros están inscritos en Select (me viene bien por las ofertas especiales que me permite hacer, por lo que en estos momentos tienen exclusividad de venta en Amazon).

  • >