Los tres rasgos de un escritor

Los escritores forman un grupo heterogéneo: hay escritores de todas las clases sociales, de todas las culturas y todos los países. Sin embargo, todos tienen tres características en común. Estos tres rasgos de un escritor no son negociables. Si no los tienes es difícil que llegues a ser escritor.

¿Cuáles son los tres rasgos de un escritor y cómo reconocer si los posees? Veamos.

1. Talento

De alguna manera, el talento es el más sencillo de los tres rasgos que debe poseer un escritor, puesto que es algo sobre lo cual no se tiene ningún control. Simplemente: se tiene talento, o no se tiene talento.

En términos generales, el talento en la escritura puede definirse como:

  • Una aptitud para las palabras, que pueden incluir (pero no necesariamente limitarse a) la comprensión del lenguaje y un oído receptivo de los fraseos poderosos y rítmicos.
  • Una comprensión instintiva, pura, de la estructura de una narración.
  • Una insaciable curiosidad, el deseo de descubrir la verdad, y la voluntad de ser honesto, y al tiempo audaz, para escribir sobre la experiencia humana y el mundo en el que tiene lugar.

Tal vez el talento sea lo que menos importe, como explicamos en esta entrada, puesto que es el único de los tres rasgos que no te servirá para nada sin los otros dos. Sin embargo, es importante reconocer que sin ese núcleo original del talento, es difícil que exista una escritura vigorosa y singular.

2. Aprendizaje

Hablamos de aprendizaje y no de conocimiento, porque el aprendizaje va más allá de un cúmulo estático de hechos y datos almacenados en tu cerebro. El aprendizaje forma parte indiscutible de los rasgos de un escritor.

El aprendizaje es algo vivo, dúctil, que puede definirse como:

  • Un proceso continuo que sugiere una mentalidad orientada hacia la búsqueda permanente, más que al dominio de una simple lista de técnicas.
  • Un hambre de conocimiento que se estimula aún más, en lugar de saciarse, mediante el descubrimiento continuo.
  • La voluntad de dedicar una cantidad infinita de tiempo y energía al estudio del arte.

Incluso el mayor talento no podrá llevarte demasiado lejos.

Como escritor debes estudiar, formarte a través de una lectura amplia y voraz, investigando los principios por los que se rigen las obras de otros autores y buscando y aceptando la crítica racional de lectores, editores y escritores.

La escritura es una habilidad que puede ser aprendida por cualquier persona, y es mediante el aprendizaje que conseguirás elevarse por encima de tu potencial en bruto hacia el refinamiento y, tal vez, la maestría.

Pero un escritor del siglo XXI necesita tener conocimientos que van más allá de la escritura. Aquí te explicamos qué disciplinas debe controlar un escritor hoy.

3. Tesón

El tesón es el más importante de los tres rasgos del escritor, la base de la pirámide sobre la que se apoyan las dos anteriores.

Sin tesón, inevitablemente carecerás de la capacidad de poner tu talento innato y los conocimientos adquiridos en juego. Los escritores que poseen tesón son los únicos capaces de alcanzar:

  • Un compromiso con la escritura, afrontando sus dificultades.
  • La tenacidad que les permita continuar escribiendo a pesar del desánimo y las dudas, muchas veces inevitables.
  • La constancia de escribir todos los días, sin importar lo que deban sacrificar a cambio.

La vida del escritor está llena de reveses y fracasos. Sin la voluntad de perseverar, jamás llegarás mucho más allá de la línea de salida. Como escritor debes estar dispuesto a dedicar tu tiempo y energía a la constante búsqueda que supone mejorar tu oficio.

Para poder llamarte escritor, tienes que actuar como un escritor.

  • Debes asumir la responsabilidad que supone tener talento.
  • Debes abrir la mente para estudiar y perfeccionar el arte de la escritura.
  • Y debes estar dispuesto a hacer estas cosas día tras día.

La escritura no es simplemente un hobby, no es simplemente una carrera, sino que se trata de un estilo de vida. Si puedes dedicarnos a trabajar estos tres rasgos de un escritor, puedes despertar cada mañana con la seguridad de que eres escritor.

El talento y el tesón los pones tú, pero con el aprendizaje podemos ayudarte. Échale un vistazo a nuestros Cursos de Escritura y elige el que mejor se adapte a ti.

Y si todavía no lo has hecho, es hora de que te unas a nuetra comunidad de escritores. Deja abajo tu correo y recibe todas las semanas pequeñas píldoras de formación que te ayudarán a convertirte en el escritor que quieres ser.

Guardar

9 COMENTARIOS


__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
« ARTÍCULO ANTERIOR
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
SIGUIENTE ARTÍCULO »

Otros artículos:

  • Buenas tardes la verdad siempre he tenido esa necesidad de escribir ,pero por los avatares propios de la vida no he empezado,estos artículos me han ayudado mucho,me gusta y voy a hacerlo.Gracias

  • Hola… Pues siento que me fluye el escribir; nunca he estudiado pero sé lo complejo y la seriedad que implica la escritura; ademàs del trabajo duro que se necesita para poder adquirir una buena técnica, o herramientas para expresarse mejor.

    En este momento se me hace complejo pagar cursos; pero si me gustaría preguntar….¿por dónde se puede empezar para adquirir una buena técnica?

    • Hola, Enrique:

      La mejor forma de adquirir una buena técnica es leer mucho y bueno. Los grandes maestros lo son por algo: tienen mucho que enseñar. Y, por supuesto, hay que escribir, si es posible a diario. Pero tratando de desarrollar una escritura consciente, es decir, no una escritura impulsiva, sino una escritura reflexiva.

      Saludos.

  • Coincido 100%, y desgraciadamente he llegado a discutir mucho por opinar así. Hay un punto medio entre el «ser escritor» y el «síndrome del impostor» en el que uno se encuentra muchas veces, y creo que tiene mucho que ver con el hecho de ser consciente de que se está en continuo aprendizaje. La soberbia y tomarlo a la ligera (los extremos) no son buenos en este ámbito ni en ningún otro.
    Gracias a artículos como este y sitios como Sinjania, puedo darme cuenta de que no estoy sola ni tan equivocada 🙂

  • Escribo desde mi adolescencia, es importante para mí, ya que a través de la misma he adquirido el hábito de leer, estudiar y aprender…la poesía fue mi primer texto, en el año 2006, el centro poética de España me envió una notificación de que una poesía propia, y realmente la escribí y envié sin esperar un reconocimiento, había Sido seleccionada entre Miles, no pude viajar en ese momento, y pedí que me enviaran aunque sea por email la nota que diga poema seleccionado. Aún la conservo, deseo editar mi primer poemario ya que he cambiado y me he inclinado a otro tipo de Escrituras, como cuentos cortos, relatos e incluso estoy escribiendo una novela. Gracias por leerme, espero llegar pronto a realizar mis sueños como escritora. Afectos

  • […] ¿Cuáles son los tres rasgos de un escritor y cómo podemos consolidarlos en nuestras vidas? Los escritores forman un grupo heterogéneo: hay escritores de todas las clases sociales, de todas las culturas y todos los países. Sin embargo, todos tienen tres características en común. Estos tres rasgos no son negociables. Si no se poseen es difícil que se llegue a ser escritor.¿Cuáles son los tres rasgos de un escritor y cómo reconocer si los poseemos? Veamos.1. TalentoDe alguna manera, el talento es el más sencillo de los tres rasgos que debe poseer un escritor, puesto que es algo sobre lo cual no se tiene ningún control. Simplemente: se tiene talento, o no se tiene talento. En términos generales, el talento en la escritura puede definirse como:Una aptitud para las palabras, que pueden incluir (pero no necesariamente limitarse a) la comprensión del lenguaje y un oído receptivo de los fraseos poderosos y rítmicos.Una comprensión instintiva, pura, de la estructura de una narración.Una insaciable curiosidad, el deseo de descubrir la verdad, y la voluntad de ser honesto, y al tiempo audaz, para escribir sobre la experiencia humana y el mundo en el que tiene lugar.Tal vez el talento sea lo que menos importe, puesto que es el único de los tres rasgos que no sirve para nada sin los otros dos. Sin embargo, es importante reconocer que sin ese núcleo original del talento, es difícil que exista una escritura vigorosa y singular.2. Aprendizaje  […]

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
    >
     
    Gracias por compartir este contenido.
    Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:
    Comparte esto con quien quieras