Por qué necesitas una isla de creatividad

Hemos hablado ya mucho de productividad en este blog. A estas alturas ya sabes la importancia de tener el hábito, de escribir a diario o al menos con frecuencia, de crear una rutina de escritura y de vencer a la malhadada procrastinación.

Hasta hemos creado un itinerario de productividad con una selección de los mejores artículos del blog sobre este tema.

De modo que el hábito y la rutina son vitales para desarrollar una práctica de la escritura consciente que te permita hacerlo cada vez un poquito mejor, mover tus límites, superar tus fallos y entrenar tus destrezas.

Sí, todo eso es cierto. Pero la literatura es arte y la escritura es creación. De modo que más allá de trabajar en la trinchera día a día también hace falta propiciar lo que podría denominarse islas de creatividad.

Qué es una isla de creatividad

Las islas de creatividad son espacios de tiempo que reservas para conectar con tu yo creador y centrarte por completo en una tarea, un tema o un proyecto.

Se trata de buscar un espacio de calma y desconexión de las ocupaciones y obligaciones cotidianas, como las relacionadas con el trabajo (si tienes uno nutricio al margen de la escritura), la familia, los compromisos sociales, etc. Pero, en ese espacio de calma, deberás además desconectar de tu rutina de escritura habitual.

Lo que pretenden las islas de creatividad es crear una ruptura (parcial y controlada) con todo lo cotidiano. ¿Por qué? Porque lejos de las tareas y obligaciones habituales, de las costumbres y hábitos diarios, tu cerebro se libera, divaga, fantasea y en ese estado las ideas brotan a raudales.

Por eso, como la escritura forma parte de tu rutina cotidiana (o debería), para propiciar una isla de creatividad debes desconectar durante unos días de ella. No de la escritura en sí, sino de la rutina diaria que has creado (o deberías) para dedicarte a ella. Es decir, si todos los días escribes de seis a ocho en tu escritorio debes suspender ese hábito durante el tiempo que dure tu isla de creatividad.

Cómo crear una isla de creatividad

No, para crear una isla de creatividad no hace falta que te vayas de verdad a una isla (aunque puedes hacerlo si tienes esa suerte). La isla de creatividad es meramente un tiempo de desconexión de lo rutinario para en cambio conectar en profundidad con ciertas ideas en las que quieras enfocarte: diseñar tu plan de marketing, planificar tu nueva novela, reenfocar tu carrera de escritor…

Una isla de creatividad no son unas vacaciones. No consiste en vaguear, ni siquiera en descansar. Una isla de creatividad pretende darte el tiempo que necesitas para centrarte en un determinado proyecto y explorar sus posibilidades, dejando que surjan ideas, opciones y planes y dándote permiso para pensar a lo grande, sin ponerte límites y sin que los pensamientos negativos hagan de las suyas y te susurren «imposible».

Se podría decir que una isla de creatividad es casi un estado mental. Pero es un estado mental que hay que propiciar. Por ello lo primero que debes hacer es reservar un espacio de tiempo.

Al menos deberías despejar un día en tu agenda para poder dedicarte por completo a tu isla. Pero si consigues que sean dos o tres podría ser mejor, si bien esto depende un poco de la envergadura del proyecto para que el que crees la isla. Si es muy complejo puede necesitar varios días, mientras que si es relativamente sencillo, un único día puede ser suficiente.

De modo que una isla de creatividad es un momento en el tiempo, pero funciona todavía mejor si además es también un espacio.

En efecto, para que la desconexión con lo cotidiano sea total no hay nada mejor que cambiar de paisaje. Salir de tu casa, de tu entorno, ver otro panorama ayuda a que tu cerebro se libere, deje de pensar en lo de siempre y encuentre espacio y energía para centrarse en el proyecto para el que hayas reservado tu isla.

Por lo tanto, si te es posible, busca un espacio distinto de tu entorno habitual para desarrollar en él tu isla. Puedes reservar un par de noches de hotel en algún lugar próximo a tu ciudad, irte unos días a la casa del pueblo o de la playa o, para islas de poco tiempo, ir a algún espacio natural como un parque.

Pero ahora no, ahora, por favor, #QuédateEnCasa.

Recuerda que no se trata de unas vacaciones, no vas a hacer turismo ni a descansar. No busques espacios que sean demasiado estimulantes o relajantes, porque dificultarán que te enfoques en buscar ideas y posibilidades para desarrollar el proyecto que tengas entre manos.

Una lluvia de ideas

En el fondo una isla de creatividad viene a ser algo semejante a una lluvia de ideas extrema. Te focalizas durante un periodo de tiempo determinado de antemano en alumbrar ideas, examinarlas, valorarlas, aceptarlas o desecharlas.

Pero el hecho de haberte alejado de lo cotidiano y de no tener que estar pendiente de las obligaciones habituales, incluso de romper con tus hábitos por espacio de uno, dos o tres días ayudará a que tu cerebro no esté enredado en sus rutinas habituales y la creatividad surja. Tú mismo te vas a sorprender de cómo las ideas manan.

Ahora bien, una isla de creatividad sirve para eso: para crear, idear, pensar, sopesar. No es todavía el momento de ejecutar, ni siquiera es el momento de planificar. Como en el caso de una lluvia de ideas, tan solo es el momento de reflexionar y explorar las diferentes posibilidades que se te ofrecen para llevar adelante un proyecto.

Por supuesto debes tomar notas de todo lo que se te ocurra, incluso de las ideas que descartes. Y si, como suele suceder, estás en vena y se te ocurren posibles formas de ejecutar aquello que se te ha ocurrido, apúntalo también. Te facilitará el trabajo después.

Cuando concluyas tu isla de creatividad será el momento de pasar a la acción y convertir esas ideas en un plan sólido que ejecutarás paso a paso gracias a tus rutinas y hábitos diarios.

Cómo puede usar las islas de creatividad un escritor

Como ves, los beneficios de reservarte tus islas de creatividad son muchos. Es la mejor manera de sacar adelante los diferentes proyectos de tu carrera de escritor, porque te estarás concediendo el tiempo necesario para pensar sobre ellos de forma enfocada y exclusiva, sin distracciones y sin prisas y con consciencia.

Cada vez que desees abordar un nuevo proyecto, organízate un viaje a tu isla de creatividad. De hecho, es incluso aconsejable disfrutar de tres o cuatro islas de creatividad al año, tu carrera te lo va a agradecer. Recuerda que no es necesario nada extraordinario, puede ser suficiente con que despejes tu agenda durante un fin de semana y te regales tiempo para madurar tus proyectos.

Hay algunos proyectos que merecen especialmente que les reserves una isla de creatividad.

Antes de comenzar a escribir una novela

Dedícate un par de días a explorar sus posibilidades temáticas y argumentales, a pensar en sus personajes, a sopesar el conflicto y cuál es la mejor manera de plasmarlo, a decidir su posible estructura…

Atención, este no es el trabajo de planificación previo a la escritura que siempre recomendamos. Este es el trabajo previo al trabajo previo, pero ayuda muchísimo a aclarar las ideas y permitirá que la fase de planificación consista simplemente en completar esquemas y fichas de acuerdo con lo que ya habías previamente decidido.

¿Qué no tienes ni idea de en qué consiste el trabajo previo ni cómo llevarlo a cabo?, ¿tampoco sabes qué esquemas debes completar ni por qué? Tranquilo, en el Curso de Novela te enseñamos todo y te damos unas útiles hojas de trabajo que podrás utilizar en adelante en todos tus nuevos proyectos.

También puedes usar islas de creatividad al comienzo de las diversas fases del proceso de escritura, como la fase de escritura o la fase de revisión.

Dedicar un par de días íntegramente a escribir o a releer tu novela te permitirá enfocarte en la tarea por completo y conectar con ella de una manera profunda, que si te limitas a emplear sesiones de escritura normales te costará más conseguir. Así, cuando la isla finalice y vuelvas a tu rutina de trabajo ya estarás metido de lleno en la corriente de trabajo y te resultará más fácil continuar.

Antes de desarrollar tu plan de marketing

Estudiar tu marca personal, conocer a tu lector ideal, valorar los recursos de los que dispones y cómo vas a utilizarlos, etc. El trabajo que implica montar un plan de marketing por primera vez implica pensar muchas cosas, por eso te recomendamos que te reserves una isla de creatividad para ello.

Después puedes volver a tu isla un par de veces al año para valorar los resultados que está dando tu plan de marketing y sopesar la necesidad de hacer ajustes o probar nuevas estrategias.

El lanzamiento de un libro

Como en el caso de un plan de marketing la preparación del lanzamiento de un libro es una ocasión que merece una escapada a tu isla de creatividad.

Hay muchas cosas en las que pensar y muchas decisiones que tomar para que luego todo vaya como la seda y alcances los objetivos que te habías propuesto. Por eso es muy aconsejable reservar un tiempo durante el cual puedas concentrarte única y exclusivamente en reflexionar sobre lo que quieres hacer y cómo vas a hacerlo.

Esperamos que te animes a experimentar una isla de escritura. Estamos convencidos de que, por su efectividad, será un hábito que incorpores a tus rutinas anuales (no hay problema en hacer tres o cuatro islas de creatividad al año).

También es una receta que podéis aplicar aquellos que, por la razón que sea, no podéis dedicar tiempo a diario (e incluso tampoco de manera semanal) a la escritura. Probad a reservar una isla de creatividad una vez al mes y avanzad durante ella en la escritura de vuestras obras. No es el modo ideal de trabajar, pero os va a permitir llevar vuestro proyecto a término.

¿Qué te parece la idea de las islas de escritura?, ¿vas a ponerla en práctica? ¿Es algo que ya haces, aunque tal vez tú lo denominas de otra manera? ¿Se te ocurren formas de que un escritor las aplique que no hemos mencionado en el artículo? Tu opinión nos interesa.

Y si el interés es recíproco y quieres leer más artículos como este, aquí debajo tienes el lugar para unirte a nuestra comunidad de escritores. Deja tu nombre y tu correo y cada semana te enviaremos nuevas ideas no solo para que escribas más, sino también para que escribas mejor.


__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
« ARTÍCULO ANTERIOR
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
SIGUIENTE ARTÍCULO »

Otros artículos:

  • Yo ya vivo en una isla jajajaja
    La verdad es que yo no tengo horarios para escribir… Así que mi rutina es más bien una “desrutina”.

  • Muy interesante, ¡muchas gracias!
    Yo tengo un método similar, cada año me reservo al menos un fin de semana para viajar sola y poner en orden todos mis pensamientos y proyectos. Ojalá cuando termine la cuarentena pueda contar con esa esperada salida, ahora como mucho puedo cambiar del salón (mi estudio) al dormitorio, ¡pero en la cama no me concentro!

  • Muy interesante. Seguiré leyendo para mejorar mi escritura. Estoy en un proyecto y me llevaré por estas lineas de acción que proponen.

  • Me gusta la idea de alejarme de la rutina y seguir la idea de la isla de creatividad. Pero cuesta dinero irse a un hotel por ahí a concentrarse. Yo prefiero emplear la noche. Normalmente trabajo de día y duermo de noche. Pero una noche de viernes y sábado encerrado en mi cuarto podría ser mi isla.

  • Hola SINJANIA
    Mi reconocimiento y felicitación por el importante tema ISLA de creatividad, ya lo he aplicado sin saber que era isla de creatividad, con este articulo mejorare y aplicare más frecuentemente esta sugerencia de creatividad. Gracias Natalia

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
    >
     
    Gracias por compartir este contenido.
    Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:
    Comparte esto con quien quieras