Tres tipos de motivación de un personaje

Tres tipos de motivación para un personaje

Nota: Este contenido forma parte de los que encontrarás en el Curso de Novela. Los personajes son uno de los elementos claves de toda novela. Sabrás cómo desarrollarlos y hacerlos evolucionar para que sean la encarnación de tu historia y para que el lector se enamore de ellos.

La motivación de un personaje es uno de los elementos fundamentales cuando se escribe una historia. Siempre es relevante, pero en especial cuando se trata del protagonista.

La motivación es lo que hay detrás de cada acción que tu protagonista emprende.

Y su importancia radica en el hecho de que ayuda a que el lector comprenda por qué el personaje hace lo que hace.

Tipos de motivación de un personaje

Sin la motivación, cualquier narración, sea una novela o un relato, no sería más que la descripción más o menos atractiva de unos hechos. La motivación de los actores de esos hechos es lo que les confiere un significado más profundo. Ese significado es lo que interesa al lector.

Si tus personajes, en especial tu protagonista, no tiene una motivación clara, tu historia será plana, inane. El lector no logrará conocer de verdad a tu personaje y, al no comprender qué le impulsa a actuar como actúa, se quedará fuera de la historia.

Por tanto tienes que dejar claro desde el primer momento qué es lo que empuja cada acto de tu personaje. Cuál es su motivación.

Ahora bien, hay diferentes tipos de motivación que puedes usar para poner en movimiento a tu protagonista. Los vemos.

1. Motivaciones básicas

  • Supervivencia

¿Se te ocurre una motivación mejor para actuar que el deseo de conservar la vida?

Estar en peligro de muerte (o al menos creer que se está) es uno de los acicates más poderosos. Y como es una situación extrema, puede dar lugar a decisiones también extremas.

  • Fracaso

Una persona que ha fracasado hará todo lo posible por abandonar esa situación.

Puede ser un fracaso sentimental, económico, laboral o vital. Lo importante es que tu protagonista va a poner en juego todas sus fuerzas para dejar de sentirse fracasado.

  • Presión

A veces no actuamos por decisión propia, sino impulsados por lo que los demás esperan de nosotros.

La presión es una excelente motivación para hacer moverse a tu protagonista, que intenta no defraudar a sus padres o complacer a un amigo.

Como en el fondo la motivación no parte de él, sino que es impuesta en cierta medida, este tipo de motivación suele dar lugar a conflictos internos muy interesantes.

  • Curiosidad

La curiosidad es quizá la mejor de las virtudes del ser humano. Es lo que nos ha llevado desde las cavernas a lanzar cohetes espaciales.

Y es un potente motivo para que tu personaje se ponga en marcha. ¿Qué hay más allá de los límites del poblado? ¿Qué pasa si abro esa puerta? ¿Quién es mi nuevo compañero de trabajo?

Un personaje curioso siempre da juego.

  • Culpa

La culpa puede actuar también como motivación de un personaje.

El protagonista ha cometido un acto del que se siente culpable. Ahora, motivado por la culpa, puede tratar de redimirse y enmendar su error. O bien puede tratar de ocultar lo que ha hecho, porque teme las consecuencias. O puede huir, abochornado porque los demás han descubierto su pecado.

Explorar las posibilidades te dará muchas opciones.

  • Deseo

Desear algo o a alguien siempre es una poderosa razón para actuar.

El protagonista tiene un objetivo, algo que alcanzar, y va a emprender todas las acciones que sean necesarias para lograrlo.

  • Falta de estabilidad

Este es un elemento fijo en cualquier narración.

Al principio ocurre algo que desestabiliza el mundo del protagonista. Y todo lo que hasta el final emprende el personaje es con el objeto de volver al punto de partida, a una situación previa en la que se sentía cómodo.

Pero además la falta de estabilidad se puede usar a lo largo de toda la novela cómo motivación. Las cosas tienden a la precariedad una y otra vez y el protagonista trata de enmendarlas sin cesar para lograr una posición estable que le permita sentirse seguro.

2. Motivaciones relacionadas con sentimientos nobles

  • Amor

Por amor un personaje puede sentirse empujado a emprender todo tipo de actos.

Por supuesto no hablamos solo del amor romántico. Puede ser el amor de un padre por su hijo, de un amigo por otro, o de un hombre por su mascota.

  • Lealtad

La lealtad es una noble virtud que puede impulsarnos a arrostrar todo tipo de peligros.

Por lealtad lucha el soldado, pero es también la fuerza que impulsa al bandido a no delatar a sus secuaces, o un muchacho a seguir a su amigo en una arriesgada aventura.

  • Honor

Puede parecer un concepto trasnochado, pero ha dado lugar a muchas buenas páginas de la literatura universal.

Desde los duelos a primera sangre al rico industrial que se deja chantajear para que nadie sepa que tiene una amante.

  • Obediencia

Es un motivo semejante a la lealtad.

Pero, como sucedía en el caso de la presión, en el fondo es algo externo al personaje, le viene impuesto. Por tanto, la lucha entre la conciencia y el deber puede dar lugar a matices interesantes si la motivación de un personaje es la obediencia.

  • Desigualdad

Tratar de remediar una desigualdad es una de las motivaciones más altruistas que puede tener un personaje.

Cuando tu protagonista se implica en un causa justa, al lector le será fácil identificarse con él porque en el fondo todos deseamos acabar con las injusticias.

  • Insatisfacción

Cuando no estamos satisfechos con alguna pieza de nuestra vida, tratamos por todos los medios de ponerle remedio.

La insatisfacción es, por tanto, un excelente motor para tu personaje. Puede estar insatisfecho con su vida de pareja, con su trabajo, con sus amigos, con el lugar en que vive…

Las opciones son infinitas y solo tendrás que pensar en qué pasos va a dar tu protagonista para revertir esa situación.

3. Motivaciones relacionadas con sentimientos perversos

La motivación de un personaje también puede ser por razones perversas o equivocadas.

El odio, el orgullo, la avaricia, la venganza, los celos… también sirven para poner en marcha a un personaje y pueden ser el motivo que se oculte detrás de sus actos.

Estos sentimientos casi siempre serán la motivación de un antagonista. Pero también pueden serlo de un héroe.

Las motivaciones perversas nos descubren dos cosas:

  • Que los villanos también tienen que tener un motivo para actuar. ¿Qué les impulsa a oponerse al protagonista? Si no hay una razón, carecerán de verosimilitud.
  • Que las motivaciones perversas también pueden animar a los protagonistas. La diferencia es que aunque tu personaje actué por odio, al final acabará consiguiendo hacer el bien.

Motivaciones negativas

  • Miedo a la muerte

Todo un clásico.

Casi siempre se relaciona con la motivación relacionada con el deseo de supervivencia.

Tu protagonista no desea morir y tratará de zafarse de una situación que lo amenaza de muerte.

También puede ser el sentimiento que se esconde tras una novela de corte psicológico.

  • Vergüenza

Haber sufrido una humillación o sentir vergüenza por algo puede ser el motivo que aliente tras los actos de un personaje. Puede desear olvidarla, remediarla, ocultarla, vengarla o hacérsela sufrir a un inocente.

¿Qué hará en cada uno de los casos?

  • Dolor

Todos tratamos de librarnos del dolor.

El temor a la azotaina de su madre por haber roto un jarrón puede llevar a un niño travieso a huir de su casa.

Pero no tiene por qué tratarse de un dolor físico, puede también ser un dolor de tipo psicológico o sentimental.

  • Rechazo

El ser humano necesita y busca un sentimiento de pertenencia. Pertenecer a una familia, a un grupo de amigos, a una tribu urbana, a un pueblo…

Cuando ese sentimiento se ve frustrado o amenazado tratará de evitarlo o remediarlo. Por tanto el rechazo es una excelente motivación para impulsar los actos de tu personaje.

 

Cómo es obvio, la motivación de un personaje no tiene por qué ser única. Aunque suele haber una motivación principal claramente reconocible, cada hecho concreto que realiza el personaje puede tener una motivación distinta.

Además, las distintas motivaciones se relacionan entre sí: lealtad con obediencia, humillación con venganza, rechazo con insatisfacción, etc.

Cuando escribas, analiza bien qué va a motivar a tu personaje a actuar como lo hace. Y si no hay una motivación, no pares hasta dar con una que concuerde con el acto que va a cometer, pero también con el carácter que el personaje tiene.

Si lo haces, verás cómo tu historia mejora enteros.

Y si quieres aprender más sobre personajes, tramas y escritura creativa, deja abajo tu correo y únete hoy mismo a nuestra comunidad. Te esperamos.

  • Esteysi dice:

    Gracias sinjania!!! gracias por la información es muy pero muy buena, la estoy colocando en mi proyecto de tesis pero necesito el nobre de uno de los autores para poder ponerlo el la bibliografía.
    gracias por su respuesta .

  • Jorge dice:

    Gracias sinjania!!! Es sorprendente que haya distintas motivaciones. Me ha facilitado como mi protagonista por la curiosidad de descubrir que hay más allá de su mundo cerrado . Lo que ayudará a que crezca tanto interior como exterior

  • Arnoldo De la Hoz dice:

    Muy interesante, sinjania. Gracias por compartir estas publicaciones.

  • Jorge dice:

    Estoy escribiendo con un americano que lo que mejor hace es estructurar la historia según lo que debe venir. Me esulta muy cansador hacer ésto y le he preguntado que motivación tiene el personaje principal para hacer tales cosas. El esta muy ocupado en agradar al público.

    • sinjania dice:

      Hola, Jorge:

      La mejor manera de agradar al público es escribir una historia sólida, en la que el lector comprenda con claridad los motivos que tienen los personajes (en especial el protagonista) para actuar como lo hacen.

      Saludos.

  • Francisco dice:

    Hola… sigo leyendo, dándome el tiempo… Los artículos del blog. Gracias por compartir tanta y tan buena información.
    Ahora, quisiera saber cual de vuestros cursos me recomiendan para perfeccionarme en el tema de lo que motiva a los personajes, los ambientes que influyen en sus decisiones, las admosferas, etc.
    ¿El curso como escribir una novela (https://www.sinjania.com/curso-de-novela/) abarca estos conceptos?

    Nuevamente gracias

    • sinjania dice:

      Hola, Francisco:

      Sí, en el curso Cómo escribir una novela encontrarás un tema completo dedicado al desarrollo del personaje y hojas de trabajo que te ayudarán a perfilarlo.

      El resto del temario también te dará las nociones necesarias para que sepas cómo influyen los distintos elementos de la trama en el protagonista.

      Saludos.

  • […] Fuente: https://www.sinjania.com/tres-tipos-motivacion-personaje/ […]

  • >