14 formas de estropear el lanzamiento de un libro

14 formas de estropear el lanzamiento de un libro

Si estás preparando el lanzamiento de un libro, seguro que te vienen bien algunas ideas, trucos y consejos que te ayuden. Si es así, sigue leyendo. Hoy te vamos a contar catorce formas en las que puedes arruinar el lanzamiento de tu novela.

Y es que el lanzamiento de un libro es como una prueba a vida o muerte: solo tienes una oportunidad. Así que más te vale hacerlo bien.

Un buen lanzamiento

Un buen lanzamiento de un libro tiene que generar expectación. Tus lectores tienen que estar esperando con emoción que llegue el día de tener tu libro entre las manos (recuerda la expectación antes de la aparición de los libros de Harry Potter). Y cuando ese día llegue, el resultado no les puede decepcionar, tienes que cumplir las promesas que hayas hecho.

Como imaginas, todo esto no se consigue por azar. Necesitas un plan bien orquestado y ejecutar cada paso en el momento preciso. Lee Cómo planificar el lanzamiento de un libro en siete pasos si quieres refinar tu estrategia.

Sin embargo, a menudo los escritores están tan centrados en la escritura y la revisión de su nuevo libro antes de su publicación, que posponen o no prestan la debida atención al duro trabajo de preparar una buena estrategia de lanzamiento hasta que es demasiado tarde.

Y eso tiene consecuencias desalentadoras.

¿Por qué falla el lanzamiento de un libro?

Hay muchas razones por las que el lanzamiento de un libro puede ir mal.

Y muchos escritores, sin saberlo, están autosaboteando su lanzamiento por no evitar estos errores comunes.

1. Pensar en los lectores solo al final

Cuando ya tienes tu libro a punto de ser subido a Amazon es cuando te acuerdas de los lectores. ¡Ey, dónde estáis, atentos que tengo un libro nuevo!

Pues esa estrategia (o mejor dicho, esa falta de estrategia) es lo peor que puedes hacer.

Una de las cosas más importante que debes hacer antes de lanzar tu libro es atraer a tus lectores potenciales.

A decir verdad, lo adecuado sería que empezases esa labor el mismo día en que empiezas a escribir tu libro. Aun mejor, que empezases esa labor en el mismo instante en que decides que vas a ser escritor.

Como escritor debes crear una comunidad en torno a ti. En esa comunidad estarán tus primeros lectores, los que difundirán tu obra mediante el boca a boca y se convertirán en tus leales prescriptores.

¿Cómo se crea esa comunidad? De muchas maneras, pero sobre todo haciéndoles partícipes del proceso de escritura, del de revisión, del propio lanzamiento. Recabando su opinión (verás lo mucho que te ayuda) y haciéndoles saber en todo momento que son importantes para ti, no solo en el momento de que abran la cartera y compren tu libro.

2. Las prisas no son buenas

Llevas meses, a veces incluso años, escribiendo tu libro. Y ahora que por fin lo das por concluido te entran las prisas y quieres publicarlo y lanzarlo en cuestión de días.

Tranquilízate y recuerda ese refrán que dice “las prisas no son buenas consejeras”. Es bueno que te fijes una fecha límite para la cual el libro tiene que estar listo y disponible en librerías. Eso te ayudará a ponerte las pilas y mantener el foco. Pero las prisas siempre conducen a una mala planificación y una mala planificación jamás puede dar buenos resultados.

Márcate cuanto antes una agenda y planifica todos los pasos que debes dar para tener todo listo de cara al lanzamiento: tu blog, tus redes sociales, la página de venta, etc.

Si tienes problemas para planificar y organizarte, tenemos la solución que necesitas.

3. No plantear metas y objetivos específicos

Si no te planteas metas y objetivos específicos, te resultará imposible saber si has alcanzado lo que te proponías con el lanzamiento de un libro.

No vale con planear estrategias, tienes que tener muy claro para qué las vas a realizar. Es decir, necesitas haber fijado un destino para saber hacia dónde deben conducirte tus acciones y, finalmente, saber si has llegado a él.

Fija números concretos:

  • Número de ventas que quieres alcanzar en los tres días posteriores al lanzamiento.
  • Número de correos electrónicos que quieres incorporar a tu base de datos.
  • Número de visitas que quieres alcanzar en tu web.

Y planifica qué acciones concretas vas a llevar a cabo para alcanzar esos números.

Si determinar objetivos y crear planes de acción no es lo tuyo, siempre puedes aprender a hacerlo.

4. No tener claro a quién te diriges

Este es un error fatal. Y por desgracia es muy común.

No saber quién es tu público objetivo, tus lectores potenciales, te va a conducir directamente al fracaso.

El lanzamiento de un libro es como una flecha que estás a punto de disparar. Pues bien, ¿cuál es tu diana, dónde está? Si no puedes contestar a estas preguntas, tu flecha se perderá en el aire porque no sabrás adónde tienes que apuntar.

Con muchísima frecuencia los escritores no se han parado a pensar quiénes son sus lectores y dónde se encuentran.

Y, atención, la respuesta a la pregunta “¿quién es tu lector?” no es “cualquiera a quien le guste leer”. Para nada es así.

Por ejemplo, si escribes literatura romántica, tus lectoras serán casi en su totalidad mujeres. Así que ahí ya queda descartada una parte de los lectores. Pero no a todas las mujeres les gusta leer novela romántica. Así que todavía debes afinar más.

Cuanto más específico seas sobre la gente a la que estás tratando de llegar con tu lanzamiento, más posibilidades de éxito. Aquí te explicamos más sobre la importancia de conocer a tu audiencia.

5. Ser un lobo solitario

El mito del escritor nos dice que es una persona huraña e introvertida que se encierra durante meses a solas consigo mismo hasta dar a luz a su obra.

Y seguro que hay escritores así. El de escribir puede, sin duda, ser un acto solitario.

Pero esa actitud no sirve a la hora de promocionar un libro.

En nuestro mundo interconectado nada te ayudará más que crear alianzas y realizar colaboraciones. Con otros escritores, con los lectores, con críticos, con editores, con agentes literarios, con bloggers

Los beneficios son muchos: aumento de la visibilidad, puesta en común de recursos y oportunidad de colaborar en otros proyectos creativos.

Cuanto antes comprendas la importancia de estas relaciones y te decidas a cultivarlas mejor.

6. Falta de conocimiento de tu mercado

¿Qué sabes sobre el mercado editorial?

Si tu respuesta es “poco”, tienes un problema.

No conocer el mercado te impedirá tomar decisiones apropiadas sobre tu plan de acción para diseñar el lanzamiento de un libro.

Así que aplícate en descubrir qué estrategias emplean otros escritores y editores para lanzar sus libros. Cuáles son sus aciertos, cuáles son sus errores. Cuáles de sus acciones puedes replicar y te interesa hacerlo, cuáles no, etc.

También debes saber cuáles son las costumbres de compra de los lectores en general y de los de tu género en particular. Cómo se comportan, dónde adquieren sus libros. Dónde se reúnen para comentar sus lecturas y recomendar o recibir recomendaciones para próximas lecturas.

Con esos datos debes desentrañar dónde están tus oportunidades y qué estrategias y acciones debes implementar para alcanzar el éxito.

7. Creer en los milagros

Has llegado leyendo hasta aquí pero no estás convencido de que necesites marcarte objetivos, crear planes, establecer contactos y buscar a tus lectores allí donde están.

Tal vez creas que todo eso no hace falta, que tu libro es maravilloso, que has invertido mucho tiempo en dejarlo perfecto y que con eso basta. Tu libro es tan bueno que los lectores llegarán solos y, sin esfuerzo, te convertirás es un superventas.

En definitiva, crees en los milagros.

Pues déjanos decirte que el éxito y el alcanzar lo que uno se propone nunca sucede por arte de magia.

Planificación, esfuerzo y constancia. Esos son los ingredientes.

Si simplemente confías en tu suerte no te sorprendas cuando las ventas de tu libro sean infinitesimales.

Y esto sirve tanto para un lanzamiento como para tu carrera de escritor en general. ¿De verdad crees que sin formarte, sin contar con la ayuda de profesionales que te orienten y trabajen contigo, sin dedicar tiempo ni invertir dinero vas a convertirte en el escritor con el que sueñas ser?

Los milagros no existen.

8. Creer que un lanzamiento es cosa solo de grandes autores o grandes editoriales

Existe la creencia de que el lanzamiento de un libro implica tener un gran presupuesto para invertir en una campaña de marketing. Según eso, solo ciertos autores o determinadas editoriales pueden organizar lanzamientos exitosos para sus libros.

Sácate esa idea de la cabeza. Gracias a internet tienes enormes posibilidades para crear lanzamientos potentes con un presupuesto muy reducido e incluso sin presupuesto alguno.

Un lanzamiento exitoso no requiere de un montón de dinero o de una enorme red de contactos. Un buen lanzamiento es aquel que está bien planificado, con metas y objetivos claros y definidos por adelantado. Un lanzamiento bien planeado será mucho más fructífero que uno bien financiado, pero sin plan de acción previo.

No pienses que el presupuesto es lo que te limita.

9. Caer en una crisis de identidad como escritor

Lo sabemos, el momento de entregar una obra al público es muy delicado para un escritor.

A pesar de todo el trabajo y de todo el esfuerzo escribiendo y corrigiendo; y después de ocuparte de que el libro tenga una buena portada y una edición exquisita, ha llegado el momento decisivo en que será juzgado por los lectores.

Muchas veces, en ese momento decisivo, puedes sufrir una crisis de identidad como escritor. ¿Lo hago bien? ¿De verdad puedo considerarme un escritor? ¿A quién le va a interesar mi libro? ¿Es todo esto una locura?

Las preguntas se amontonan y las dudas empiezan a rondarte, dejándote paralizado en pleno lanzamiento. Justo cuando más necesitas tener la cabeza serena para acometer cada uno de los pasos de tu plan de acción.

Para no caer en una crisis de identidad debes tener claro quién eres, por qué escribes, en qué te diferencias de los demás y qué tienen de bueno tus novelas que las diferencian de las miles de novela que en ese momento también están a la venta.

Definir tu identidad como escritor no es algo que debas hacer justo en el momento de empezar a trabajar en el lanzamiento de un libro. Es algo que debes trabajar día a día, casi desde el mismo momento en que apoyas la punta de la pluma sobre el papel para empezar a escribir tu primera novela.

Por desgracia es algo que la mayoría de escritores no hacen jamás y eso perjudica sus esfuerzos de marketing.

Si necesitas ayuda para definir lo que habitualmente se conoce como “marca personal”, en el curso Marketing Online Para Escritores podrás trabajarla.

10. No saber qué decir

“¿Qué puedo decir sobre mi libro? ¿Cómo convencer a los lectores de que le den una oportunidad?”

Esas son las preguntas que atenazan al escritor cuando prepara el lanzamiento de un libro.

Y están relacionadas con el punto cuatro (No tener claro a quién te diriges) y con el punto nueve (Tener una crisis de identidad) de esta lista.

Cuando sabes quién eres, por qué escribes y en qué se diferencian tus libros de los de los demás (piensa en que se diferencian en al menos una cosa: TÚ los has escrito). Y cuando sabes quiénes son tus lectores, qué les gusta, dónde están y qué esperan de los libros que leen (que les hagan disfrutar, que les enseñen, que les asusten, etc.), vas a saber qué comunicar en tu mensaje de lanzamiento.

Porque sabrás decir quién eres y qué ofreces y, lo mejor, se lo estarás diciendo a personas interesadas en escucharte porque estarás hablándoles de cosas que sí les importan.

Por tanto, si en el momento de planificar el lanzamiento de un libro no eres capaz de articular un mensaje, repasa los puntos cuarto y noveno.

11. Creer que ya es demasiado tarde

Venimos insistiendo en la idea de que es necesario planificar el lanzamiento de un libro con mucha antelación. Incluso hemos apuntado que debes empezar a trabajar en tu plataforma de escritor en el mismo momento en que empiezas a escribir.

Ante esto, muchos escritores piensan que ya es demasiado tarde y que, puesto que no han planificado con suficiente antelación y no se han ocupado de construir una plataforma de escritores, no merece la pena invertir esfuerzo en el lanzamiento de su libro. Dan ya la batalla por perdida.

Antes de darte por vencido, párate y piensa qué opciones tienes.

Tal vez puedas retrasar el lanzamiento de tu libro y dedicar algo de tiempo a planear tu estrategia.

Si tu libro ya está en las librerías, piensa de qué otras estrategias de promoción puedes servirte: charlas, presentaciones, entrevistas, vídeos, etc.

Puedes planear el relanzamiento de tu libro y hacerlo coincidir con una fecha significativa, como el Día del Libro.

Y, sobre todo, es el momento de empezar a trabajar ya en tu plataforma como escritor de cara al lanzamiento de tu siguiente libro.

12. Creer demasiado en tu genio

Los escritores noveles suelen tener muchas dudas sobre su talento y eso les perjudica. Pero a veces ocurre justo al contrario: el escritor está tan seguro de su genialidad que considera que no es necesario un lanzamiento. Una obra maestra no necesita promoción.

Pues aunque estés cien por cien seguro de que tu libro es una obra maestra, encárgate de promocionarlo. De lo contrario puede que te lleves una gran decepción.

Debes ocuparte de indicarle a los lectores por qué tu libro es relevante, por qué deben leerlo. Nadie conoce tu libro y te toca a ti hacerles ver su valor. De otra forma habrás escrito una obra maestra que pasará desapercibida por los siglos de los siglos.

La responsabilidad de promocionar tu libro es tuya, así que no trates de cargarla sobre los hombros de tus lectores. Demuestra que te tomas en serio tu carrera de escritor.

13. Creer que todo acaba con el lanzamiento

Has diseñado al dedillo tu lanzamiento, todo está previsto y has ido cumpliendo una a una todas las etapas que habías planeado. Todo ha ido saliendo a pedir de boca y ves con alegría que tus objetivos de ventas y visibilidad se van cumpliendo.

Satisfecho, decides tomarte un merecido descanso… y das al traste con todo lo conseguido.

Por supuesto, puedes descansar. Pero no del todo.

Ahora que has conseguido que los lectores hablen de ti y de tu libro no puedes desaparecer una temporada porque, sencillamente, se olvidarán.

Por tanto, tienes que mantenerte en la brecha, con menor intensidad, pero seguir haciendo ruido. Analiza qué salió bien y trata de replicarlo de nuevo. Analiza qué salió mal y piensa nuevas tácticas que puedan dar buenos resultados. Amplía tu radio de acción. Agradece a quienes te han ayudado, busca nuevos apoyos…

Reduce un poco el ritmo, si quieres. Pero no te pares.

14. No falla el lanzamiento, sino el libro

No podemos acabar esta lista sin incluir el más obvio de todos los errores: tu libro no es bueno.

Muchas veces el lanzamiento de un libro no está bien planificado y fracasa. Pero de haber sido un buen lanzamiento y haber despertado la atención de los lectores solo hubiera servido para demostrar que el libro era malo.

Hay muchas maneras en las que un libro puede no ser bueno.

Puede estar mal escrito: un manejo torpe de la trama, personajes estereotipados, lagunas argumentales, historias manidas… Escribir no es volcar a bocajarro en un papel la historia que te ronda por la cabeza. Escribir implica conocer bien los elementos del texto literario y usarlos con precisión. Y, después, corregir, corregir y corregir. Por desgracia, muchos autores publican lo que es simplemente un primer borrador.

Puede ser poco atractivo. Aunque se diga lo contrario, se juzga a los libros por su portada. Si la tuya descubre al escritor amateur que lo hace todo él mismo, muchos lectores ni se molestarán en leer la sinopsis. Incluso si te decantas por un diseño profesional, tienes que asegurarte de que además de captar la esencia de tu novela, es atractiva para los lectores. Recuerda que, como con todo en la vida, lo barato sale caro.

Puede no haber sido revisado. Mucho ojo con las erratas y las faltas de ortografía. El mejor escriba echa un borrón, pero si tu libro está lleno de errores gramaticales, el lector se sentirá estafado. Con un libro que no ha sido revisado te aseguras malas críticas y que los lectores no recomienden tu novela.

Si no ofreces un producto de calidad, no hay lanzamiento, por bueno que sea, que pueda salvar tu libro.

Planear y ejecutar el lanzamiento de un libro es, te lo decimos desde ya, agotador. Requiere perseverancia, paciencia, muchas horas de esfuerzo y también emplear un poco de pensamiento analítico y planificación.

Pero también es como un buen chute de adrenalina. El glorioso colofón a la escritura de tu libro.

Disfrútalo.

Ahora ya lo sabes, si no has hecho un poco de investigación previa para saber quiénes son los lectores potenciales de tu libro y has trazado a continuación un plan de acción que describa cada uno de los pasos que vas a dar para alcanzar los objetivos que te hayas propuesto, las posibilidades de que te cargues el lanzamiento de tu libro aumentan exponencialmente.

Así que planea bien los paso que vas a dar. Marca tus objetivos, Analiza, corrige, aprende y, sobre todo, disfruta.

Puedes aprender cómo hacer todo ello con el curso Lanza tu libro con éxito. El curso incluye una completa guía que te ayudará a sentar las bases de tu plataforma de autor y explica, al detalle, veinte herramientas de marketing que puedes usar para darle a tu libro el lanzamiento que se merece. Todo ello acompañado de hojas de trabajo, checklists y cuestionarios para que planifiques con eficacia y método tu lanzamiento.

Con el curso Lanza tu libro con éxito sabrás por fin cuáles son tus opciones a la hora de diseñar un buen lanzamiento. También tendrás claro que debes hacer y en qué momento para que todo salga bien. El resultado: llegarás a tus lectores y multiplicarás tus ventas.

Consíguelo ahora.

  • Paula dice:

    ¿Y si quiénes te van a leer son niños?
    Todo lo referente a la planificación y de más puede valer también, pero ¿hay algún punto en especial al que prestar especial atención, o alguno nuevo que se añada?
    ¿Y que hay de aquellos escritores que comenzamos escribiendo para niños y ya quedan encasillados en ese rol, como si escribir para adultos no fuese su “campo”?

    Gracias!

    • sinjania dice:

      Hola, Paula:

      Antes de empezar a planificar un lanzamiento siempre tienes que tener claro quién es tu «cliente ideal». Y en el caso de literatura infantil, cliente y lector no coinciden porque los niños no son quienes compran libros. Suele hacerlo sus padres o profesores. Por eso debes enfocarte en hacerte visible alí donde padres, profesores y tal vez bibliotecarios busquen nuevas lecturas interesantes para los niños. Enfócate en revistas juveniles, blogs especializados, etc.

      En cuanto a quedar encasillado, es trabajo del autor dirigirse cada vez a su publico ideal. Si escribiste un primer libro para niños, debes hacerte visible en determinados lugares. Pero si el siguiente libro que has escrito es para adultos, en ese caso deberás reenfocarte para dirigirte al público adulto.

      Saludos.

  • Montse Molina dice:

    El mejor escriba ECHA un borrón, no hecha un borrón.
    Nos pasa a cualquiera ; )

  • >
    Gracias por compartir este contenido.
    Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos: