La herramienta para construir una relación duradera con tu lector

Hemos dicho con frecuencia que es el lector quien completa la obra literaria. El escritor crea y el lector recrea.

Resulta lógico que, con tu obra terminada, tengas el anhelo de ser leído, de que tu libro llegue a manos del lector que lo complete y le dé un sentido, no solo a la historia que has pergeñado, sino al esfuerzo y dedicación que has invertido para crearlo. Después del gozo de escribir, es ese contacto con los lectores –aunque sea un contacto vicario, a través de un libro– lo que mas motiva a los escritores.

Por eso es posible que, con tu libro terminado, hayas tomado la determinación de subirlo a Amazon. Hasta ahí no hay ningún problema, Amazon es una plataforma que te permite poner tu obra a disposición de millones de lectores. Con un poco de estrategia es posible conseguir ventas y, así, conseguir que tu libro cierre el ciclo —o quizá que lo abra—y llegue al lector.

Lo que Amazon no hace es brindarte una relación con tus lectores, algo que muchos escritores echan de menos. Y no tiene por qué hacerlo, Amazon es, como decíamos, una plataforma de venta; su objetivo es proporcionar un espacio de intercambio de productos: alguien vende y alguien compra.

La relación con tus lectores

Lo que sucede es que tú no quieres que tu libro sea un producto más que alguien compra. No quieres que sea un título más, sustituible a ojos del lector por cualquiera de los que componen la variadísima oferta de la plataforma. Tú quieres que el lector sepa quién eres, por qué escribes, qué hay detrás de cada una de tus obras; quieres que, idealmente, el lector se interese por tus otros libros y que tal vez también decida leerlos; y quieres, a tu vez, saber quién es tu lector, si se parece a ese lector utópico que tenías en mente mientras concebías y escribías para él esa historia y, sobre todo, saber qué ha experimentado al adentrarse por las páginas de la obra que con tanto esmero creaste.

Quieres, en definitiva, construir una relación con tus lectores: darte a conocer y conocerlos. Y eso no lo brinda ninguna plataforma de venta, tampoco una librería.

Ese contacto se ha tenido habitualmente, de manera ocasional, en las presentaciones y en las firmas de libros, o por la correspondencia que los lectores hacían llegar a los escritores. Pero, gracias al entorno digital en el que nos movemos, ahora es posible crear esa relación en el medio online, Y replicarla después en cálidos encuentros presenciales si se desea.

Para construir esa relación, sin embargo, necesitas una herramienta. Tu web de escritor.

La herramienta para construir una relación con tu lector

Sabemos que muchos autores sois reticentes a tener una web de escritor propia. Los motivos son variados. Tener una web implica, tal vez, aprender algunas cosas que ahora no sabes, por ejemplo a manejar una plataforma como WordPress. Si quieres hacer las cosas bien, tener un web propia implica también una inversión económica: contratar alojamiento y dominio, quizá también a un diseñador… Y, por supuesto, implica una inversión de tiempo: el de crearla y el de mantenerla y actualizarla.

No, no podemos mentirte diciendo que tener una web de escritor es sencillo, ni que puedes crear la tuya de hoy para mañana. Tampoco es excesivamente complicado, pero innegablemente tiene una curva de aprendizaje –si es algo que no dominas— y conlleva trabajo y dedicación, como todo lo que en esta vida merece la pena.  

Pero ese es el quid de la cuestión: que merece la pena.

Una web de escritor es una herramienta poderosa para construir una carrera de escritor próspera. Porque una carrera de escritor próspera hunde sus raíces en la relación del autor con sus lectores. Y esa relación hoy en día puede construirse de manera sólida gracias a una web.

Los dos focos de tu relación con tus lectores

La carrera de un escritor es como una elipse que orbita en torno a dos focos: uno está compuesto por ti y tu obra y el otro es tu lector.

Al publicar un libro el escritor no solo ofrece su obra, en parte —y en ocasiones contra su voluntad— se ofrece también a sí mismo. Por eso resulta necesario que hagas un concienzudo trabajo de introspección para pensar quién eres tú como escritor: por qué escribes, qué temas te interesan y tratas (o planeas tratar) en tus obras, cuál es para ti el sentido de la literatura, cuál es tu relación con nuestro acervo literario… También cómo concibes tus obras, cuál es tu proceso creativo, cómo experimentas tú la escritura.

Esas son las cosas que sobre ti les van a interesar a tus lectores, si son serios. A través de ellas encontrarán afinidades contigo o con otros autores de su predilección y así comenzará a gestarse esa relación que les llevará a querer leerte y a no conformarse con leer un único título tuyo.

Como ves, no es necesario que muestres de ti nada que no quieras. Tú eres el dueño de tu discurso. Puedes ceñirte a mostrar de ti únicamente aquello que atañe a tu faceta como escritor, si eres una persona introvertida. O, por el contrario, puedes mostrarte más abierto y exponer otras facetas de tu vida si eres una persona extrovertida.

En este artículo hablamos sobre cómo decirle al mundo que eres escritor sin sentir que tienes que ponerte un disfraz que no va contigo.

Tu lector

En el segundo foco de tu elipse se encuentra tu lector.

Mientras escribías tu obra tenías en mente (quizá incluso de manera no del todo consciente) a un lector. Para él has creado esos personajes y desarrollado esa historia, para él has escrito cada una de esas palabras.

Si en el momento de la escritura ese lector era casi, casi una fantasía, con el libro publicado ese lector toma forma y adquiere no una, sino centenares de caras. Y sin embargo, al establecer un vínculo con tus lectores comprobarás que, a pesar de sus diferencias, tienen entre sí mucho en común. Son personas con intereses similares, con una parecida visión de la vida y del ser humano. Y, lo que no resulta nada sorpresivo, se parecen mucho a ti.

Establecer una relación con ese lector al que tu obra interesa, para el que, de hecho, ha sido escrita, ese lector que tanto tiene en común contigo, es probablemente una de las más grandes satisfacciones del escritor.

Y para construir esa relación profunda y, en realidad, totalmente natural entre lector y escritor solo necesitas una web en la que contarle a ese lector quién eres, lo que haces y por qué tus libros van a gustarle. Ese diálogo con tus lectores, convertido en textos para tu web, va a brotar de ti con toda espontaneidad.

Tu web será la herramienta para construir una conexión genuina y cercana con tus lectores. Te permitirá hablarles de ti de manera más extensa de lo que lo hace la solapa de un libro, para así poder contarles por qué escribes, cuál es tu poética. Te permitirá presentarles también tus obras yendo más allá de la breve sinopsis de una contracubierta, sino explicando con todo detalle qué te impulsó a escribir un determinado título y por qué consideras que esa obra merece ser leída.

Ni Amazon ni ningún otro canal de venta te van a permitir crear esta relación con tus lectores. Y lo cierto es que esa relación es necesaria tanto para ser leído como para vender libros. Sin esa relación únicamente eres un nombre más y tu libro solo es un título más, el lector no tiene razones de peso para elegirte a ti en lugar de a otro autor u otro libro del mismo género o temática. Pero cuando existe esa relación el lector te quiere a ti y quiere tu libro y lo buscará allí donde esté.

Si quieres dar los primeros pasos para empezar a construir tu web y, sobre todo, la relación con tus lectores, únete ahora al Curso de Marketing para Escritores. Sus hojas de trabajo te ayudarán a pensar quién eres tú como escritor y qué es lo que quieres contarles sobre ti a tus lectores; también a identificar quiénes son tus lectores y cómo llegar a ellos. Y empezarás a construir los cimientos de una relación que te hará tener cada vez más lectores y lectores más fieles.

Puedes comenzar el curso de inmediato siguiendo este enlace.

¿Tienes ya una web de escritor desde la que construir la relación con tus lectores?, ¿qué ventajas le encuentras? Y si no la tienes, ¿qué es lo que te frena para empezar a crearla? Hablamos en los comentarios de aquí debajo.


Otros artículos:

¿Es importante lo que el escritor siente hacia sus personajes?
El villano: cómo y cuándo incorporarlo a tu novela
Cómo hablar de los libros que no se han leído
  • Yo hace poco empecé con el proyecto de una web de escritor. Os dejo la dirección por si queréis visitarla, seréis bienvenidos. antoniofaguilar.es .Es aún un proyecto que está cogiendo forma. He incluido una pequeña biografía, algunas de mis poesías, recursos que creo que pueden ser útiles a los escritores como, asociaciones de escritores, algunos agentes editoriales, un listado de editoriales y algunas cosas más. También los primeros capítulos de mis mejores libros y la posibilidad de comprarlos dedicados personalmente. Ahh. También un blog con una única entrada por el momento. Creo que me puede beneficiar mucho pero me queda una tremenda labor de SEO por delante. Algo que aún tengo que aprender. Poco a poco. Ahora mismo estoy con el curso de escritura de novela. Cuando lo termine me dedicaré más a la página y su posicionamiento. De nuevo abro la invitación a cualquiera que quiera pasear por ella y darme su opinión. Especialmente a los compañeros de Sinjania.
    Un abrazo fuerte.

    • Hola, Antonio:

      Gracias por compartir tu web.

      Cuidado con ofrecer recursos para otros escritores. Los contenidos de tu web deberían estar dirigidos a tu lector ideal, no a otros escritores. Lo que buscas es presentarte a ti como escritor y presentar tu obra. Es muy probable que un lector no esté interesado en asociaciones de escritores o agentes.

      Hemos hablado sobre este tema en este otro artículo, por si te apetece leerlo: https://www.sinjania.com/blog-de-escritura/

      Un saludo.

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
    >