Por qué cada palabra cuenta al escribir

¿Por qué cada palabra cuenta al escribir?

La respuesta puede parecer obvia.

Un texto literario está compuesto por palabras. Las palabras son como los ladrillos que componen un muro. Cada ladrillo contribuye a la robustez del conjunto, a su forma y a su aspecto final. Tal vez hayas visto muros mal construidos, en los que los ladrillos no están bien alineados, son de diferentes formas o colores y el cemento entre ellos está aplicado con descuido.

Pues lo mismo sucede con las palabras, por eso es normal que cada una de ellas tenga una especial importancia.

Así que cuando te pongas a escribir es importante que prestes importancia a las palabras.

Y no nos referimos al hecho de contarlas para tratar de alcanzar o no exceder una determinada cantidad; sino a su significado y su lugar en la frase, para reforzar el sentido de tu texto.

La palabra adecuada

Como ya sabes, dar con la palabra adecuada te permite contar algo de manera certera, ahorrando circunloquios y explicaciones accesorias.

Precisamente para escribir bien debes huir de explicaciones accesorias y circunloquios por lo que debes tener un excelente vocabulario.

Para ello:

1) Hazte con un buen diccionario. Tienes el de la RAE online.

2) Hazte con un buen diccionario de sinónimos.

3) Fundamental: lee mucho.

Significar y aludir a un tiempo

Las palabras son el elemento básico sobre el que se desarrolla la historia completa. ¿Cómo usarlo?

Has acertado, eligiendo muy bien las palabras que uses.

Piensa que una palabra puede estar cargada con algo más que su significado. Puede estar connotada o simplemente puede usarse para aludir a otra realidad.

Eso significa que la elipsis y la alusión son herramientas fundamentales para ti como escritor.

Por tanto, al elegir tus palabras no solo tienes que tener en cuenta lo que significan para que reflejen fielmente aquello que quieres contar.

Además debes procurar que aludan veladamente a aquello que pretendes sugerir, a aquello que necesitas que el lector adivine entre líneas para completar el texto y comprender sin ambages la historia que estás contando.

Recuerda que en narrativa lo sugerido es tan importante como lo explícito.

Busca por tanto palabras con una doble función: la de contar explícitamente y la de aludir implícitamente.

El orden importa

El orden de las palabras importa, y no por una mera cuestión estética.

Al escribir presta atención al orden de las palabras dentro de la oración.

Tu objetivo debe ser enfatizar aquellas palabras que, por su sentido, refuerzan la idea que quieres trasmitir al lector.

O, como decíamos antes, porque siembran en el lector una idea que completa el sentido de tu historia, ayudándole a rellenar los huecos.

En ese sentido, te ayudará el siguiente truco:

Pon aquellas palabras que quieres destacar al principio o al final delas frases, de esta manera contribuirás a destacarlas.

El número también importa

Esa es la realidad: el número de palabras es importante para los escritores.

Pero, en primer lugar, una advertencia: no te obsesiones con esa idea.

Primero escribe tu historia. Trata desde el principio de ser escueto y elegir bien las palabras, pero evita que el corsé de las cifras te impida desarrollar bien tu historia.

Una vez que hayas escrito tu narración, pero solo entonces, es hora de sacar las tijeras.

Busca frases que puedan eliminarse. Busca palabras que puedan eliminarse.

Comprueba si hay otra manera de decir lo mismo con menos palabras.

Comprueba si hay otra manera de decir lo mismo con una sola palabra.

En esta fase, el saber dar con la palabra adecuada te resultará fundamental.

Sí, lo sabemos. Todo esto no resulta sencillo.

Es que nadie dijo que escribir fuera fácil.

Y ahora, deja abajo tu correo. Te unirás a una comunidad de miles de escritores y recibirás todas las semanas nuevas ideas para escribir mejor.

0 COMENTARIOS

CATEGORÍAS: Escritura Creativa

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
« ARTÍCULO ANTERIOR
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
SIGUIENTE ARTÍCULO »

Otros artículos:

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>
 
Gracias por compartir este contenido.
Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:
Comparte esto con quien quieras