Los inconvenientes de autopublicar

Mucho se habla de las ventajas de autopublicar, pero, como todo, también tiene algunos inconvenientes que debes sopesar antes de decantarte por esta opción. Por eso hoy vamos a enumerar algunos de los inconvenientes de autopublicar.

¿Dominas el proceso editorial?

El primer inconveniente de autopublicar es que, con la autoedición, todo el proceso editorial recaerá sobre ti.

¿Sabes maquetar, convertir a formato electrónico, diseñar una portada, hacer una campaña de marketing, gestionar las ventas? Lo más probable es que no, por lo que debes tener en cuenta que deberás invertir tiempo (y en ocasiones dinero) en adquirir todas esas destrezas.

Por supuesto, siempre puedes contratar a profesionales que se encarguen de aquello que tú no sabes hacer o para lo que no tienes tiempo. Esta es casi siempre la mejor opción, pero dados los precios medios de venta de un ebook y que será difícil que tengas acceso a los canales de distribución tradicional, tardarás en recuperar la inversión. Calcula bien la inversión total y los plazos de retorno antes de lanzarte a autoeditar.

Calcular el retorno de la inversión

Eso implica que debes calcular y ajustar el precio de venta al público. No vale fijar una cifra al azar, sino que debes tener en cuenta el tiempo invertido, primero en escribir el libro, después en editarlo y darle difusión; también el importe de los servicios profesionales que hayas podido contratar. Además, debes tener en cuenta el porcentaje que las plataformas como Amazon o Bubok retienen como pago por sus servicios.

En este artículo te damos algunos ideas para cuando abordes la tarea de ponerle precio a tu libro.

Tu obra publicada

Otro de los inconvenientes e autopublicar es que, si la autoedición no sale como esperabas, tiene difícil marcha atrás. Una vez que autoeditas una obra habrás generado un ISBN, por lo que constará que esa obra ya ha sido publicada. Esto significa que no podrás ofrecerla a una editorial tradicional, puesto que por regla general estas solo aceptan obras inéditas. Lo mismo sucede si deseas enviar tu obra a un concurso.

Inversión en tiempo

Debes ver la autopublicación como un trabajo que se va a llevar buena parte de tu tiempo, sin que los beneficios estén asegurados.

El tiempo empieza a correr mientras preparas la obra para su publicación. Si quieres que tenga calidad, asume que vas a tener que invertir tiempo (y probablemente dinero). Y la calidad es imprescindible para empujar las ventas. Además, tu libro será tu imagen, tu carta de presentación: un libro mal editado está hablando mal de ti.

Hablamos de la calidad editorial, pero ¿y la literaria? No está de más que encargues un informe de lectura (más dinero), que te asegure que tu libro tiene posibilidades de gustar a los lectores. Si no quieres hacer ese desembolso, prueba al menos a dar a leer tu libro a varios perfiles distintos de lectores para que te den su sincera opinión. Por supuesto, trata de contar con gente imparcial, que sean lectores habituales y de cuyo criterio te fíes.

Tareas de difusión

Cuando ya tienes tu libro publicado, el trabajo aún no ha acabado: toca darle difusión. Nuevamente requerirá que inviertas tiempo en ello, aunque también puedes contratar a profesionales.

Si te decides a hacerlo tú planifica una campaña que incluya acciones offline (presentaciones, firmas, charlas) y online (una web, perfiles en redes sociales).

¿Y si no sale bien?

Tal vez este sea el mayor de los inconvenientes de autopublicar: debes estar preparado para el fracaso.

Cada día oímos casos de escritores que autopublicaron su obra y triunfaron: han vendido miles de ejemplares e incluso las grandes editoriales se los disputan. Sin embargo, esos casos son la excepción.

De hecho, recientemente The Guardian publicaba un artículo con las cifras de un estudio que revela que la mayoría de los escritores gana menos de 600 £ al año y solo el 2% puede vivir de los ingresos obtenidos gracias a su trabajo como escritores.

De modo que por cada caso de éxito hay miles de autores cuyo libro ha pasado desapercibido entre el sinnúmero de  títulos que aparece cada día. Puede que sea porque no han trabajado bien todos los aspectos que hemos señalado, pero también puede ser simple cuestión de estadística: no todos podemos triunfar.

Venga, no te desanimes por los inconvenientes de autopublicar. Deja tu correo y únete a nuestra comunidad de escritores y todas las semanas te enviaremos contenidos muy valiosos para que escribir y publicar con éxito no tenga secretos para ti.

Guardar

1 COMENTARIOS

CATEGORÍAS: Autopublicación

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
« ARTÍCULO ANTERIOR
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
SIGUIENTE ARTÍCULO »

Otros artículos:

  • Es comprensible la generalización que se hace de la autopublicación, puesto que es complicado matizar sobre algo con matices tan extensos. En cualquier caso, lo que me suena extraño, en mi opinión, es que el factor común en casi todos los párrafos versa sobre la rentabilidad económica de la autopublicación. Es evidente que publicar un libro no es artículo de primera necesidad, como tampoco lo es comprar un libro de lectura: ¿Cómo se rentabiliza ser un lector asiduo? Pues imagino, es mi caso, armando una satisfactoria biblioteca personal. No es difícil extrapolar la comparación de satisfacción de lector a escritor.

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
    >
     
    Gracias por compartir este contenido.
    Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:
    Comparte esto con quien quieras