Decálogo para desarrollar tu propio estilo al escribir reseñas literarias

Las reseñas literarias buscan proporcionar la información esencial sobre un libro, y para ello se centra en describir y evaluar la obra en términos de estándares literarios e históricos aceptados.

Pero, al tiempo, una reseña literaria se inscribe dentro del periodismo de opinión y, desde ese momento, cuenta con una importante carga de subjetividad (aquí hablamos en su momento de la subjetividad en la crítica).

La crítica literaria tiene además un carácter creativo y debe ser amena, debe lograr interesar al lector y atraer su atención sobre sí misma para, de este modo, interesarlo a su vez sobre la obra reseñada. Y eso solo se logra de una manera: trabajando el propio estilo.

El reseñista debe buscar y trabajar un lenguaje propio que convierta sus reseñas en textos creativos, brillantes e inspiradores. Las buenas reseñas deben acercarse al ensayo por su claridad y lucidez, pero también tener algo de cuento.

Conseguirlo no es sencillo, por eso hoy te dejamos algunas ideas para que avances por el camino de encontrar un estilo propio, una voz única que distinga tus reseñas del resto de las que pululan en la Red o en las revistas culturales.

  1. No te limites a resumir la trama. Asegúrate de dejar el suficiente espacio en tu reseña para desarrollar tus propios argumentos.
  2. No escribas la reseña pensado en el autor. Tampoco pensando en el editor. Piensa solo en el lector.
  3. No copies la solapa del libro, ni siquiera una línea.
  4. Huye del cliché y del lugar común. Evita las frases manidas como «la mejor novela del año», «un autor imprescindible», «una trama trepidante», etc.
  5. Fíate de tu instinto. No temas decir lo que nadie ha dicho ni opinar diferente que los demás.
  6. Trata de ser divertido, pero no seas vulgar. Ponle pasión. La pasión se contagia.
  7. No confundas neutralidad con objetividad. Debes tomar una posición clara y defenderla con razones.
  8. Por lo anterior, aléjate del lenguaje aséptico, abstracto y neutro.
  9. No olvides que el lector de tu reseña no ha leído el libro que comentas, así que no le hables como si ya lo hubiera hecho.
  10. Sé honesto. Sé serio. Sé riguroso.

Y recuerda que en el Curso de Crítica Literaria aprenderás, entre otras cosas, a desarrollar tu propio estilo.

El Curso de Crítica Literaria tiene una única edición al año, pero puedes apuntarte a la lista de espera para recibir notificación preferente en el momento en que se abra el proceso de inscripción.

Tanto si te gusta leer y quieres darle otra perspectiva a tus lecturas, como si mantienes un blog literario o quieres colaborar con tus reseñas en revistas culturales, este es tu curso.

3 COMENTARIOS

CATEGORÍAS: Crítica literaria

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
« ARTÍCULO ANTERIOR
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
SIGUIENTE ARTÍCULO »

Otros artículos:

    • Hola, Luis:

      Gracias por querer unirte a nuestra comunidad.

      Deja tu correo en el recuadro donde dice «Suscríbete ahora a nuestro boletín». Lo encontrarás al final de cada entrada del blog.

      Saludos.

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
    >
     
    Gracias por compartir este contenido.
    Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:
    Comparte esto con quien quieras