El verdadero objetivo de la crítica literaria es el lector

La figura del crítico literario ha sido puesta en tela de juicio en numerosas ocasiones a lo largo de la historia. Recientemente la pertinencia de la nueva crítica en medios digitales también ha sido puesta en duda. ¿Se venden los críticos, aceptan dinero a cambio de reseñas elogiosas, abundan las críticas demasiado positivas, entran en juego amiguismos e intereses?

Lo cierto es que el crítico, para llevar a cabo su labor de una manera honesta debe tener siempre presente que el lector es el verdadero objetivo de la crítica literaria, su único destinatario. Al preparar una reseña, se ha de pensar en el lector, no en el editor de la obra, no en otros críticos, siempre en el lector. En torno a él debe girar la crítica porque precisamente entre las funciones que pueden señalársele a la reseña crítica, destacan aquellas relacionadas con la orientación al lector.

El crítico debe:

  • Orientar el juicio del público sobre la obra literaria, llamando la atención sobre ella. Es decir, atraer el interés del lector sobre una obra que es novedad en un determinado momento.
  • Convertirse en una ayuda para el lector, usar un tono cercano, un lenguaje sencillo que evite tecnicismos innecesarios, tener presente que el destinatario de la reseña es un lector común que no tiene por qué tener conocimientos de historia literaria o de términos propios de la crítica universitaria.
  • Mediar entre el lector y la obra de manera dinámica y breve. Plantear la reseña de manera atractiva, haciendo el texto sencillo, comprensible e interesante. Atraer la atención del lector sobre nuestra reseña es la única manera de poder atraerla hacia la obra comentada.
  • Evitar a toda costa la paráfrasis. El crítico debe evitar en lo posible dar una explicación del texto que se base en una interpretación personal.

1 COMENTARIOS

CATEGORÍAS: Crítica literaria

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
« ARTÍCULO ANTERIOR
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
SIGUIENTE ARTÍCULO »

Otros artículos:

  • Pues es justamente lo que hacen los críticos actuales: una interpretación personal. Se erigen como semidioses capaces de marcar el destino de un libro. En lo personal no me dejo llevar por su voz para comprar un libro. ¿No serán escritores frustrados? ¿Conocen el oficio porque lo ejercen? De otra manera no encuentro su razón de ser.

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
    >