Cuántas palabras debe tener una novela

Cuántas palabras debe tener una novela. Esa es una pregunta recurrente que nos plantean con frecuencia tanto nuestros alumnos como los miembros de la comunidad.

Es lógico, cuando por primera vez te planteas escribir una novela lo primero que deseas saber es la envergadura del trabajo. ¿Cuántas palabras tengo que escribir?, ¿cuánto tiempo me llevará? Sin embargo, esa no es la manera adecuada de abordar el proceso de escritura.

En el fondo, preguntarse cuántas palabras debe tener una novela no deja de ser una pregunta algo ingenua que denota pocas lecturas y un cierto desconocimiento de los mecanismos de la ficción.

Decimos que esa pregunta es indicativa de pocas lecturas porque por las manos de un lector asiduo pasan novelas de muy diferentes extensiones. Una persona que mantiene una relación cercana con la literatura ha leído novelas de cien páginas, de trescientas o de mil y sabe que no hay una cifra estándar que deba ocupar una novela.

Al tiempo, plantearse cuántas palabras debe tener una novela implica no conocer cómo funciona una obra literaria a nivel interno. El escritor que se plantea esta pregunta se queda con lo externo, el número de palabras, pero olvida lo importante: el equilibrio de la estructura, la fluidez del desarrollo, la causalidad, la tensión del arco narrativo y de los arcos de personaje, etc.

Esas son las cuestiones por las que un escritor novel debería preguntarse, en lugar de indagar sobre el número de palabras estimado de una novela. De modo que si te estás planteando escribir una novela, comienza por aprender lo que puedas de los mecanismos internos de una obra de ficción en lugar de obsesionarte con el número de palabras que debes escribir antes de dar tu novela por finalizada.

El origen de la pregunta «Cuántas palabras debe tener una novela»

En Sinjania nos gusta indagar en las causas porque, aunque sabemos que cada escritor es único, en nuestros más de diez años trabajando con autores también hemos podido aprender que hay ciertos patrones comunes que es posible identificar.

En el caso de la pregunta cuántas palabras debe tener una novela, su origen primero es fácilmente reconocible. El escritor busca la respuesta para saber cuántas palabras tiene que escribir hasta concluir su novela. Como apuntábamos arriba, su intención es poder calibrar el tiempo y el esfuerzo que le llevará poder dar por finalizado el trabajo.

Con una cifra en mente solo tiene que escribir hasta alcanzarla. Si además se fija una cuota diaria de palabras, piensa que simplemente tendrá que escribir durante un determinado número de días para tener una novela terminada.

Pongamos que alguien contesta a la pregunta planteada por nuestro escritor acerca de cuántas palabras debe tener una novela y le dice, por ejemplo,  que en torno a unas cincuenta mil (hay quienes sí se atreven a dar una cifra media de palabras de una novela, así como hay quienes te dirán que puedes escribir una novela en treinta días).

Atendiendo a esa respuesta, nuestro escritor se fija una cuota de escritura de dos mil palabras al día (ahora que todos disponemos de más tiempo libre debido al confinamiento) y calcula que en veinticinco días habrá escrito su novela.

Hablamos sobre las ventajas y los inconvenientes de fijarte cuotas de escritura en este interesante artículo.

Las preguntas que sí deberías plantearte

Es muy alentador pensar que en unas pocas semanas puedas haber terminado de escribir una novela, una de esas cosas que se supone que todo el mundo debería hacer, junto con tener un hijo y plantar un árbol. Nada mas halagüeño que invertir uno o dos meses en alumbrar una obra que te perdurará, que dejará constancia de tu paso por este mundo y que formará parte de tu legado.

Sin embargo, por agradable que sea ese planteamiento, pasa por alto varios aspectos relativos a la escritura que es lógico que un escritor principiante ignore, pero que debería aprender cuanto antes.

El primero de estos aspectos tiene que ver con la realidad del proceso de escritura.

Escribir una novela no consiste simplemente en escribir, en rellenar un documento de texto con palabras. Antes de poder dedicarte netamente a la fase de escritura conviene, por no decir que es imperativo, que realices un trabajo previo de planificación para aclarar no solo qué historia vas a contar (por lo general el argumento es algo que el escritor sí tiene claro cuando decide escribir una novela), sino también cómo vas a contarla.

Y esas son las preguntas verdaderamente interesantes que alguien que desea escribir una novela debería plantearse antes de comenzar, en lugar de obsesionarse con el número de palabras. ¿Dónde comenzará a narrar?, ¿dónde terminará?, ¿quién es su personaje?, ¿cuál es el conflicto que debe afrontar?…

El curso de novela te ayuda a plantearte todas las preguntas necesarias antes de comenzar a escribir y te enseña lo que necesitas saber sobre narratología para poder contestarlas.

Pero además del tiempo de planificación (y del de escritura), una novela necesita una buena revisión que, por lo general, suele desembocar en una fase de reescritura. De hecho, muchas veces son necesarias varias reescrituras.

Por eso señalábamos que la pregunta cuántas palabras debe tener una novela resulta algo ingenua, porque obvia todo el trabajo que implica escribir una novela y parece centrarse meramente en alcanzar una cifra determinada.

Lo que se relaciona con el segundo aspecto que debes tener en cuenta al escribir una novela: escribir varias decenas de miles de palabras no te asegura haber escrito una novela.

Cincuenta mil palabras (o cien mil) no tienen por qué formar una novela

Volvamos con nuestro escritor, aquel al que alguien le dijo que la media de una novela rondaba las cincuenta mil palabras y decidió fijarse una cuota de escritura de dos mil palabras diarias para, en el plazo de unos veinticinco días, tener una novela escrita.

Pues bien, pasados esos veinticinco días el escritor de nuestro ejemplo tiene efectivamente sus cincuenta mil palabras, pero puede no tener una novela, ni siquiera un primer borrador.

Dejemos al margen el hecho de que, sin un buen trabajo previo de planificación, esas cincuenta mil palabras serán probablemente una historia sin nervio, con mucho material de aluvión que habrá que eliminar, lo que alargará la fase de revisión.

Tampoco nos vamos a detener en las grandes posibilidades de sufrir un bloqueo que existen cuando no se conoce la historia adecuadamente, lo que alargaría la fase de escritura (a nuestro escritor le costará alcanzar las dos mil palabras diarias) o incluso podría terminar en abandono.

Centrémonos simplemente en el hecho de que una novela es un todo coherente; tiene un arco compuesto por un planteamiento, un desarrollo y un final; a su vez los personajes tienen que completar su propio arco dramático; y toda la historia tiene que estar presentada de manera inteligente y literaria.

No, no basta con escribir un determinado número de palabras.

Cuando simplemente se fija una cifra y se escribe hasta alcanzarla, por lo general la estructura interna no está adecuadamente equilibrada. Es muy probable que el planteamiento se extienda demasiado a costa del desarrollo. A menudo el final será precipitado, porque habrá que encajarlo en los últimos miles de palabras. Es posible que el desarrollo del personaje no esté bien trazado o que ni siquiera exista.

En resumen, escribir un determinado número de palabras, si no tienes un buen plan previo, asentado en unos buenos conocimientos de los recursos y elementos que intervienen en una obra literaria, solo implica eso: que habrás alcanzado la cifra fijada, pero nada más.

Es importante conocer la envergadura del trabajo

No nos malinterpretes, es muy conveniente que seas consciente de la envergadura del trabajo que vas a abordar cuando te dispones a escribir una novela.

Tienes que saber que escribir implica un gran esfuerzo, una gran inversión de tiempo, mucho desgaste intelectual e incluso físico. Es importante que sepas que no se trata solo de escribir, que también hay que planificar, tomar decisiones, revisar, reescribir… También debes saber que se pueden sufrir bloqueos, que habrá momentos en los que sientas que no merece la pena o que estés convencido de que lo que estás haciendo es una basura.

Sí, es muy importante que seas consciente de todo ello y estés preparado mental y anímicamente para afrontar la dureza del trabajo que implica escribir. En este vídeo te hablamos de ello.

Cuántas palabras debe tener una novela

Si todos los argumentos anteriores no te han convencido de que el número de palabras no importa y quieres una prueba empírica de que no hay una cifra estándar a la hora de decir cuál es la extensión de una novela, la tenemos.

A continuación verás una lista con el número de palabras de novelas por todos conocidas:

  • Charlie y la fábrica de chocolate, de Roald Dahl: 30.644 palabras.
  • El gran Gatsby, de Francis Scott Fitzgerald: 47.094 palabras.
  • La insoportable levedad del ser, de Milan Kundera: 85.199 palabras.
  • El pobre Goriot, de Honoré de Balzac: 87.846 palabras.
  • Cumbres borrascosas, de Emily Brontë: 107.945 palabras.
  • Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez: 144.523 palabras.
  • Emma, de Jane Austen: 155,887 palabras.
  • Jane Eyre, de Charlotte Brontë: 183.858 palabras.
  • Moby Dick, de Herman Melville: 206.052 palabras.
  • Los hermanos Karamazov, de Fiodor M. Dostoievski: 364.153 palabras.
  • Guerra y paz, de Lev N. Tolstói: 587.287 palabras.

Incluso en los libros de una misma serie el número de palabras varía de un volumen a otro. Fíjate en los libros protagonizados por Harry Potter, de la escritora J.K. Rowling:

  • Harry Potter y la piedra filosofal: 77.325 palabras.
  • Harry Potter y la cámara secreta: 84.799 palabras.
  • Harry Potter y el prisionero de Azkaban: 106.821 palabras.
  • Harry Potter y el cáliz de fuego: 190.858 palabras.
  • Harry Potter y la Orden del Fénix: 257.154 palabras.
  • Harry Potter y el misterio del príncipe: 169.441 palabras.
  • Harry Potter y las reliquias de la muerte: 198.227 palabras.

Hemos tomado esta información de este artículo (en inglés) en el que encontrarás la extensión en número de palabras de más de un centenar de novelas.

¿Te has preguntado alguna vez cuántas palabras debe tener una novela? ¿Habías reparado en las muy diferentes extensiones que tienen las obras de esos autores que todos disfrutamos?

Como ves, no hay una única respuesta válida para la pregunta cuántas palabras debe tener una novela; y sí hay, sin embargo, varias otras preguntas más interesantes que debes plantearte si quieres escribir una obra coherente y perdurable.

Te invitamos a descubrir esas preguntas (y sus respuestas) uniéndote a nuestra comunidad de escritores, pues de eso versan los artículos que publicamos y que te enviaremos a tu correo. Solo tienes que dejar aquí debajo tu nombre y tu dirección.

6 comentARIOs


Artículos relacionados:

Cuarenta y dos lecturas recomendadas

Seis excusas para no hacer marketing para tus libros

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Gracias . Muchas felicidades por mantener esta cálida enseñanza.
    Creo tener un potencial como futura escritora y me están ayudando sus excelentes consejos.
    Tengo más de cinco novelas no terminadas. Voy de tiempo en tiempo las vuelvo a leer y le aplico lo que aprendo en su web.
    Gracias Sinjania.

  2. Nunca me había planteado esa pregunta….pero definitivamente es un artículo que te deja pensando mucho y supongo que de alguna forma te despeja la mente y te quita un peso de encima. Gracias Sinjania!

  3. Buen articulo. La verdad es que todos al comienzo buscamos un estandar para nuestras historias, pero la verdad es que no todos siguen una rutina narrativa. Alguna van a mas, otros a menos. Creo que tienen razon y lo importante es centrarse en la historia. Al momento de tener toda la informacion a la mano, puedes concentrarte despues en lo que venga sin dejar de lado la calidad. Admito no conocer mucho sobre el genero de la novela (me considero cuentista) pero he leido varias obras y puedo asegurar sin ninguna duda que no todas las obras siguen un patron en cuanto a palabras; solo relajate y escribe, seria mi consejo a los que inician. Saludos.

  4. Muy interesante el saber que no es la cantidad de palabras lo que hace una novela, sino en realidad es una buena trama. Me gustó mucho esta enseñanza recibida. En alguna ocasión intenté participar en un concurso literario y ahí te exigían una X cantidad de caracteres y palabras y no entendí como hacerlo bien porque según me informé, pero no sé si sea buena la información, los caracteres son los espacios, las comas, las comillas etc. incluyendo las palabras. La verdad fue confuso para mí y además en ese entonces no tenía idea de cómo y planificando la novela y pues me ponía a escribir y ya, pero me pasó lo que decías el final fue precipitado. Gracias por esta enseñanza. Sigo al pendiente.

  5. Hola.
    Resulta interesante, en primer lugar, saber que no soy el único que se ha planteado este tipo de cuestiones aunque, en mi caso, lo que me preocupaba no era el numero de palabras si no por la cantidad de páginas (Durante toda la lectura fui reemplazando la palabra «palabras» por «paginas»). Afortunadamente di con este post, que mas que una directriz debidamente documentada, es un tirón de orejas que nos da la oportunidad de hacer una pausa, respirar y enfrentar nuestras obras desde un punto de vista mas objetivo y profesional.
    Muchísimas Gracias.

  6. MUCHAS GRACIAS POR TODA LA INFORMACIÓN QUE DAIS CADA SEMANA. OS SIGO CON INTERÉS. DE MOMENTO NO TENGO INTENCIÓN DE ESCRIBIR UNA NOVELA SOLO RELATOS, HACE POCO TIEMPO QUE ESCRIBO.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
 
Gracias por compartir este contenido.
Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:
Comparte esto con quien quieras