Cómo evitar las lagunas argumentales

Es importante que antes de empezar a escribir un relato o novela tengamos clara la estructura del argumento para evitar inconsistencias o errores que puedan obligarnos más tarde a rehacer toda la narración. Son las nefastas lagunas argumentales.

El argumento de una novela es una secuencia de acontecimientos, de manera que lo que ocurre al final es el resultado de los incidentes que se han ido sucediendo a lo largo del relato. En consecuencia, debemos tener muy claro el planteamiento del argumento antes de sentarnos a escribir.

Para ello debemos plantear una línea argumental que tenga en cuenta los siguientes aspectos:

  • Equilibrio entre planteamiento, nudo y desenlace

Planteamiento, nudo y desenlace son las tres partes típicas en que se divide la trama de una novela.

Para evitar crear un planteamiento demasiado largo o un final abrupto lo mejor es que el inicio y el final contengan un 25% de la longitud de la novela cada uno, mientras que el desarrollo ocupará el otro 50%.

  • Fluidez de las transiciones

Tiene que ver con la ficción larga donde existan una historia principal y varios subargumentos, múltiples personajes o varios puntos de vista. La transición de unos a otros debe plantearse de forma fluida, que no corte la narración ni el hilo argumental.

  • Ritmo coherente

Se logra construyendo la tensión desde el momento inicial hasta el clímax y evitando los tiempos muertos. Teniendo un esquema previo del desarrollo de la historia resulta más sencillo mantener el ritmo.

  • Cuidar la credibilidad

Aunque estemos escribiendo una historia fantástica debemos cuidar la coherencia ofreciendo desarrollos plausibles dentro de la ficción.

  • Coherencia entre acción y personajes

Debemos tener claro cuál es la motivación de los personajes principales y cómo actuarían en consecuencia (para ello nada mejor que ayudarse con fichas de personajes). Al mismo tiempo, debemos decidir a qué obstáculos se enfrentarán nuestros personajes para la consecución de sus objetivos.

  • Final coherente

El escritor debe proporcionar información suficiente a lo largo de la narración como para que, al llegar al final, éste sea lógico y congruente y no decepcione al lector. Aquí te contamos algunas cosas que no debes hacer cuando escribas un final.

Si quieres evitar las lagunas argumentales y apreder a crear tramas robustas, empieza hoy mismo el Curso de Novela. Aprende todo lo que necesitas saber para escribir la mejor novela de principio a fin.

También puedes unirte a nuestra comunidad de escritores. Solo tienes que dejar abajo tu correo y estarás dentro.

0 COMENTARIOS


__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
« ARTÍCULO ANTERIOR
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
SIGUIENTE ARTÍCULO »

Otros artículos:

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>
 
Gracias por compartir este contenido.
Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:
Comparte esto con quien quieras