4 preguntas para verificar el desarrollo de un personaje

¿Cómo comprobar que el desarrollo de un personaje se ha llevado a cabo con eficacia y claridad?

Al empezar a escribir tienes una historia y tienes un personaje. Pero a lo largo de la trama la historia, lo que sucede, afecta a tu personaje y este cambia.

Ese cambio tiene que ser visible, apreciable para el lector.

Sin embargo, es un error bastante común no trabajar bien el desarrollo del personaje y eso hace que la novela pierda profundidad y el personaje interés.

Así que, antes de dar por buena tu novela, debes asegurarte de que has plasmado la evolución de tu personaje y de que esta es coherente tanto con su personalidad como con los acontecimientos por los que ha pasado.

Para que lo tengas fácil, te dejamos algunas preguntas que puedes plantearte mientras escribes o a la hora de revisar tu novela para comprobar que el desarrollo de tu personaje es perfecto.

Respóndelas y tendrás una idea clara de qué cosas debes mejorar en cuanto a tu personaje.

1. ¿Qué es lo que tu personaje tiene que superar?

Tu protagonista tiene que superar algo. Esa barrera que se alza ante él y a la que debe hacer frente es el conflicto.

Recuerda, si no hay conflicto, no tienes historia que contar.

Muchas veces eso que tu personaje tiene que superar proviene de su pasado. Otras veces es una circunstancia inesperada que surge en el presente. También puede ser algo que se encuentre en su propio interior, como un miedo o una frustración.

Comprueba que tu personaje tiene algo a lo que enfrentarse.

2. ¿Qué puede hacer el personaje al final de la novela que no podía hacer al principio?

Debes concebir la historia de tu novela como un viaje espiritual para tu personaje.

Los diversos avatares a los que le has hecho enfrentarse, su esfuerzo por superar el conflicto (incluso aunque no lo logre) le han hecho crecer, aprender cosas, cambiar.

Puede que al final de la novela tenga una habilidad que antes no tenía, como por ejemplo bailar.

O puede que se trate de una cualidad, por ejemplo, haber aprendido a perdonar.

Por supuesto, también puede tratarse de algo negativo, como ser capaz de matar sin titubear.

3. ¿Se ha liberado tu personaje de una creencia?

Al empezar la narración tu personaje estaba convencido de algo, pero para cuando acabe esa creencia tiene que haber pasado a la historia.

Por seguir con los ejemplos del apartado anterior puede que tu personaje estuviera convencido de que jamás podría mover los pies al ritmo de la música. O que estuviera seguro de que jamás perdonaría a su mejor amigo por empezar a salir con la mujer que él amaba. Y, por supuesto, puede que tu personaje creyera que jamás podría matar a sangre fría.

Pero ten cuidado.

Con frecuencia imaginamos el momento en el que el personaje supera su creencia como una epifanía y corremos a plasmarlo en una emocionante escena.

Sin embargo, los cambios en la vida rara vez se producen de una forma drástica. Así que, antes de mostrar esa epifanía, debes mostrar cómo la creencia de tu personaje se erosiona poco a poco. Solo así tendrá sentido.

4. ¿El objetivo de tu personaje es puesto a prueba?

Un buen personaje tiene un objetivo, algo que lograr.

Pues bien, cualquiera que sea el objetivo de tu personaje, asegúrate de que ha sido puesto a prueba varias veces a lo largo de la historia.

Se trata de que las circunstancias pongan a prueba la determinación de tu protagonista para alcanzar aquello que desea.

Esas pruebas son las que hacen que el personaje cambie y aprenda nuevas cosas sobre sí mismo y sobre el mundo que le rodea.

Estas simples preguntas te van a ayudar a determinar si has trabajado bien el desarrollo de un personaje a lo largo de tu historia.

Si te preguntas de qué recursos te puedes servir para plasmar el desarrollo de tu personaje a lo largo de la novela, te explicamos los principales de ellos en este artículo.

Y si quieres aprender más recursos que te ayudarán a escribir mejor, deja abajo tu correo y únete ahora mismo a nuestra comunidad de escritores.

Deja un comentario:

10 comments
Añade un comentario
Gracias por compartir este contenido.
Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:

Comparte esto con quien quieras