Cómo escribir un libro sin vender tu alma

El mundo de la escritura parece dividirse entre dos tipos de escritores: los improvisadores —los que dejan que la inspiración fluya y dejan que la trama avance sin un plan previo—, y los planificadores —a quienes  les gusta tener todos los detalles sobre cómo escribir un libro, los giros de la trama, el conflicto y su solución antes de comenzar a trabajar en su manuscrito.

Los improvisadores habitualmente son considerados ultracreativos, propensos a trabajar usando la parte izquierda de su cerebro, personas que se esfuerzan por alcanzar la genialidad en el espacio creativo embistiendo contra un territorio desconocido. Por su parte, los planificadores tienden al análisis y a cuidar los detalles, a plantear tramas sin defectos y desarrollar los recursos literarios, además de recopilar miles de notas con información útil.

Pero la realidad es que la mayoría de los escritores se encuentran a medio camino entre ambos estilos. Seguramente tú mismo escribes de una manera creativa, después de haber planeado lo que vas a escribir. No te ciñes totalmente al plan de escritura para el día, pero tampoco lo dejas todo a la improvisación. Y sin duda esa es la mejor manera de hacerlo.

Cómo escribir un libro sin planearlo todo

Si te obligas a seguir a rajatabla un plan preconcebido que marque el ritmo, la estructura y el orden de cada parte de la trama estarás ahogando tu creatividad. Pero prueba simplemente a preparar algunos esbozos que te sirvan de guía. Sin duda verás que, despreocupado respecto a la línea que debes seguir (puesto que ya la tienes en mente), puedes crear más libremente.

Así pues, si planeas una estructura general para las secciones principales de la obra y creaa algunos bocetos sencillos de los personajes, la creatividad comenzará a fluir de forma fácil porque solo tendrás que centrarte en el proceso de escritura.

No tendrás que preocuparte por el objetivo final, puesto que ya lo habrás planeado. Ahora bien, cómo llegar a él con cada frase y párrafo dependerá de tu trabajo.

He aquí cómo escribir un libro planteando unos objetivos:

  • El tema o idea general.
  • Los personajes principales (protagonista y antagonista), así como aquellos secundarios de importancia.
  • Resumen de la trama: una estructura general que te sirva de orientación en las cuestiones principales de la historia.
  • Las escenas principales y sus consecuencias.
  • Notas generales sobre la orientación de la novela

El método que hemos mencionado aquí no va resolver todos los problemas. Seguramente no pueda impedir que en algún momento te quedes bloqueados. Pero sí ayuda a trabajar con lucidez cuando te enfrentes a la difícil tarea de escribir.

Y si te interesa dar un paso adelante en la escritura de tu libro, puedes echar un vistazo a nuestro curso de novela: un curso 100% práctico que te ayudará a darle los últimos toques a tu obra para que puedas hacerla llegar a tus lectores.

0 COMENTARIOS


__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
« ARTÍCULO ANTERIOR
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
SIGUIENTE ARTÍCULO »

Otros artículos:

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>
 
Gracias por compartir este contenido.
Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:
Comparte esto con quien quieras