Cuatro aspectos esenciales cuando escribes ficción

Para escribir ficción es necesario tener claro cuáles son los elementos clave que intervienen en un texto narrativo. Son elementos comunes que puedes encontrar en cualquier relato o novela.

La mejor literatura es aquella que implica al lector en el espectáculo de una voluntad en su esfuerzo hacia la consecución de una meta, haciendo consciente al lector de los medios de que se sirve.

Esta definición puede resultar un tanto pomposa, pero vamos a analizarla punto por punto porque enumera los requisitos a tener en para escribir ficción. Atento.

Implicar al lector

Los textos más expresivos e interesantes son aquellos que logran recrear para el lector (incluso en el lector) las experiencias que los personajes están viviendo en la historia narrada.

Hemos hablado mucho sobre las diferentes maneras de las que te puedes servir para implicar al lector en la historia que narra tu libro, así que hoy no vamos a profundizar nuevamente en ello y te remitimos a esta entrada.

Voluntad

La voluntad es la capacidad humana de desear y tomar decisiones en consecuencia.

Una buena historia siempre gira en torno a la voluntad (o la falta de ella) del protagonista. Contra esa voluntad siempre se opone algo, siendo así como se genera el conflicto. Y esa oposición será el eje de la narración, donde la voluntad del personaje será puesta a prueba una y otra vez.

Alcanzar una meta

El protagonista pone en tensión su voluntad con el objetivo de alcanzar una meta.

Entre el personaje y su meta está el conflicto. La historia debe describir las acciones de los personajes a medida que tratan de lograr sus objetivos. Esos objetivos pueden ser de muy distintas índoles: enamorar a una mujer, vencer un miedo, conquistar un país o superar la muerte de un ser querido.

Pero mucho cuidado: es fundamental que el lector tenga muy claro lo que está en juego, qué es lo que el protagonista pretende alcanzar. De otro modo, no podrá acompañarle en su reto.

Los medios

Tu protagonista tiene un objetivo y pone en juego su voluntad para alcanzarlo, superando por el camino los obstáculos que le plantee el conflicto.

Ahora bien, esa caminar hacia su meta no puede ser fruto del azar o la casualidad. La resolución no puede caer como llovida del cielo. El personaje debe tomar decisiones conscientes, elegir un camino u otro. Sin eso, la historia naufragará de forma lamentable.

Nada peor que sacar de pronto un conejo de la chistera para resolver una trama o un personaje que se deja arrastrar por las circunstancias, como un muñeco sin vida.

Para escribir ficción, trabaja duro

Como ves son cuatro puntos sencillos que debes tratar de mantener en tu cabeza mientras escribes. Pero, a pesar de su sencillez, son vitales. Sin ellos, incluso sin tan solo uno de ellos, tu historia fracasará.

Tienes que ser consciente de que si quieres escribir ficción el trabajo será continuo y exigente. No basta con tener una buena idea, o cierta «magia» al narrar. Debes ser perseverante, aprender las técnicas existentes y trabajar los recursos.

Así que ¿a qué esperas? Ya estás tardando en unirte a nuestra comunidad de escritura creativa. Puedes dejarnos tu correo y serás bienvenido.

0 COMENTARIOS


__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
« ARTÍCULO ANTERIOR
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
SIGUIENTE ARTÍCULO »

Otros artículos:

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>
 
Gracias por compartir este contenido.
Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:
Comparte esto con quien quieras