El monólogo interior en la escritura

Hay casos en que no es el narrador quien narra, sino el propio personaje, organizándose todo desde los ojos del «Yo». La forma más influyente es el monólogo interior.

El monólogo interior:

  • Presenta el discurso de un solo hablante.
  • Pone en primer plano los hechos interiores.
  • Se altera el tiempo cronológico en beneficio del tiempo psicológico.
  • Se trata de exponer la conciencia del personaje.

El monólogo interior es una modalidad narrativa que consiste en presentar el discurso de un solo hablante. (Puedes ver otra definición en este enlace.) Es un diálogo interiorizado entre un yo locutor y un yo receptor. Si bien el yo locutor es el único que habla, el yo receptor permanece presente. Su presencia es necesaria y suficiente para volver significativa lo que dice el yo locutor.

Los hechos narrados pierden importancia, sobre todo los hechos exteriores. En muchas novelas pasan a primer plano los hechos interiores (emociones, pensamientos, reflexiones, vida interior, etc. de los personajes).

El monólogo interior es un recurso excelente para aplicar en tu novela. Sirve, entre otras cosas, para caracterizar al personaje o para dosificar la información. Por eso en el Curso de Novela lo abordamos de forma extensa, si quieres saber más ¡apúntate hoy! Mientras tanto, aquí tienes algunas claves para aplicarlo en tus textos.

Algunas claves del monólogo interior

En el monólogo interior el autor deja de lado la narración ordenada de los hechos exteriores, esa narración que sigue un orden cronológico, y lo sustituye por un orden que depende de las vivencias de los personajes. Se va a seguir un orden que es el de la vida interior de los personajes, narrando los hechos externos de acuerdo con las vivencias de sus personajes. Por lo tanto, el sentido lógico se pierde para dejar paso al sentido individual.

Se sustituye el tiempo cronológico por el tiempo psicológico, que es el de las percepciones internas, el que transcurre dentro de la conciencia del individuo. La estructura del monólogo interior depende del grado de conciencia del protagonista. Además, el monólogo interior requiere de un lenguaje especial, sin puntuación, con juegos verbales, sintaxis, etc.

Es el lenguaje no oído y no pronunciado por medio del cual un personaje expresa sus pensamientos más íntimos. Consiste en reproducir en primera persona los pensamientos del protagonista tal y como surgen en su conciencia. En esta reproducción se intenta que los pensamientos sufran lo menos posible su pasaje al lenguaje.

El escritor y la conciencia

El escritor se introduce en la conciencia del personaje. La expone al lector a través de la exteriorización de los pensamientos del mismo a medida que estos van llegando a su mente, sin que el escritor los ordene ni explique absolutamente nada.

El escritor penetra en la conciencia del personaje, la expone ante nosotros. Nos crea la sensación de que no existen intermediarios entre nosotros, lectores, y esa conciencia que se desarrolla en su mezcla desordenada y confusa de fantasías, recuerdos, sueños, pensamientos, emociones, juicios que van surgiendo sin que el escritor los ordene, sin que explique nada. De este modo, el narrador se convierte en un investigador que pretende hacer una exploración psicológica del pensamiento humano.

El monólogo interior es una técnica poderosa para explorar el mundo consciente y el subconsciente que te va a permitir caracterizar mejor a tus personajes.

Si quieres conocer más técnicas de escritura que te ayuden a mejorar tus narraciones, únete ahora mismo a nuestra comunidad de escritores. Todas las semanas recibirás nuevos consejos, información sobre convocatorias de nuestros cursos de escritura, ideas y recursos para ayudarte a progresar en tu camino de escritor. Deja abajo tu nombre y tu correo y estarás dentro.


__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
ARTÍCULO ANTERIOR
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
SIGUIENTE ARTÍCULO

Otros artículos:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Pingback: El superhéroe con sobrepeso (Monólogo). « پسران صحرا
{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
 
Gracias por compartir este contenido.
Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:
Comparte esto con quien quieras