Gestionar la presencia del escritor en Internet o el imposible don de la ubicuidad

Ya te hemos hablado de la necesidad de que el escritor, especialmente el autopublicado, gestione de manera eficaz su marca personal y su presencia en internet.

Como escritor debes ser la única fuente de información sobre ti mismo. Debes cuidar de que lo que de ti aparece en la Red es aquello por lo que quieres que el mundo te conozca.

Para ello debes trabajar tu reputación online, tratar de aparecer en la primera página de resultados de los buscadores y dinamizar tus perfiles en las distintas redes sociales.

«Pero entonces no me quedará tiempo para el verdadero trabajo del escritor: escribir» es lo que ahora mismo te estás diciendo.

¿Escribir o estar en las redes?

Y en parte tienes razón. Porque mantener actualizado un blog y varios perfiles en las redes sociales, preparar o buscar contenidos de calidad, participar en grupos… son tareas que consumen una importante cantidad de tiempo si quieres hacerlo bien.

Tranquilo, porque afortunadamente cuentas con diversas herramientas que te ayudarán a automatizar y a afrontar estas acciones de manera más ágil y eficiente. En ese sentido, organizarse es de vital importancia.

Pero también es cierto que a veces es mejor asumir que no puedes ser omnipresente.

Un blog que no se actualiza en meses o perfiles sociales abiertos y abandonados son más perjudiciales que útiles.

Así que, ¿cuál es la opción para los que no tienen tiempo o demasiadas ganas de emplearse a fondo en la web social?

Sencillamente, elegir.

La solución

Para evitar la dispersión, lo mejor es que te centres en pocas cosas pero bien hechas.

Entre nuestros alumnos del curso Marketing Online Para Escritores vemos con frecuencia un mismo escritor que mantiene varias páginas web: en una publica sus textos literarios, en otra promociona un libro recién publicado, en una tercera hace crítica literaria.

Pero mantener tres blogs consume mucho tiempo, así que al final todos se actualizan con poca frecuencia o están o a medio hacer.

Nuestro consejo es siempre que para que su esfuerzo de mejores frutos, deben emplearlo en mantener un único blog bien estructurado, donde tengan cabida sus distintas inquietudes y que de esa manera pueda actualizarse con mayor frecuencia.

Así pues, tienes que decidir dónde quieres estar y centrarte en ello.

¿Cómo hacerlo?

Para elegir, lo mejor es conocer un poco los distintos canales a tu alcance.

Por ejemplo, averiguar un poco sobre el funcionamiento, ventajas e inconvenientes de las distintas redes sociales. Y decidir en cuál puedes moverte mejor dadas tus habilidades y conocimientos.

Sólo si te sientes cómodo, si sabes manejar una herramienta, hay posibilidades de que la quieras utilizar con frecuencia.

También tienes que tener en cuenta dónde se encuentra tu público.

Si eres escritor de novela histórica tendrás que buscar los canales donde los lectores de ese género se congregan. El objetivo es contribuir a la conversación digital en el ámbito que te interesa, pues ese es el único modo de mejorar tu reputación online.

La importancia de transmitir correctamente a los demás quién eres es más que evidente. Y hoy en día  lectores, editores, periodistas… todos te buscarán en Internet.

Por eso es importante dedicar esfuerzo a hacer que la información que se encuentre sobre ti sea la que quieres mostrar.

¿Te resulta difícil gestionar correctamente tu presencia online o lo tienes todo controlado? Cuéntanos tus experiencias o tus dudas en los comentarios. Queremos ayudarte.

0 COMENTARIOS


__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
« ARTÍCULO ANTERIOR
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
SIGUIENTE ARTÍCULO »

Otros artículos:

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>
 
Gracias por compartir este contenido.
Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:
Comparte esto con quien quieras