Consejos para escribir poesía

Si sientes la necesidad de expresarte bajo la forma del verso, será bueno para ti conocer algunos recursos que te ayudarán a potenciar tu escritura. Rima, métrica, encabalgamiento y aliteración, entre otros: para perderle el respeto a la hoja en blanco.

Pasos:

  • Lee poemas para familiarizarte con el género y marca aquello que te gusta o llama la atención de cada uno.
  • En cuanto a la medida de los versos, puedes probar con los patrones fijos o con el verso libre, que tendrá la extensión que tú desees.
  • En castellano, los versos de patrones fijos más frecuentes son: los octosílabos (ocho sílabas), los endecasílabos (de once) y el alejandrino (de catorce).
  • Ten en cuenta que, al contar las sílabas de un verso, las palabras agudas al final de un verso suman una, las esdrújulas restan una y las graves se mantienen igual. Ejemplos:

Nues-tra-ca-sa es-ta-ba-lin-da. Grave: 8 sílabas
Nues-tra-ca-sa es-ta-ba al-sol. Aguda: 7 + 1 sílaba = 8 sílabas
Nues-tra-ca-sa es-ta-ba es-plén-di-da. Esdrújula: 9 – 1 sílaba = 8 sílabas

  • Si quieres escribir versos con rima, puedes optar (o combinar) por la rima asonante o consonante. En la asonante sólo coinciden las vocales (casa – pala / espejo – secreto); en la consonante, vocales y consonantes (amor – clamor / luna – duna).
  • Presta mucha atención a los adjetivos que usas: suelen dar el color y el tono a lo que escribes. Nota la diferencia, por ejemplo, entre decir: «el árbol caído» y «el árbol recostado».
  • Evita los clichés y las frases hechas, a menos que quieras jugar con esos elementos.
  • Considera el uso de un recurso muy sencillo, llamado aliteración, que consiste en la repetición de un sonido o serie de sonidos semejantes. Ejemplo: «Lava la baba, la lava blanca del volcán».
  • Si apelas al oxímoron (o paradoja), podrás marcar la unión en un verso de elementos opuestos. P. e.: «la blanca noche» o «Es hielo abrasador, es fuego helado.» (Quevedo)
  • Aprovecha el encabalgamiento, un recurso que se trata de completar y modificar el sentido de un verso en el siguiente. Ejemplo:

«Ahí están los libros
que tengo que tirar o leer».

  • Expresa tus emociones e impresiones pero evita el sentimentalismo excesivo.
  • Cuando sientas que una palabra no te convence, prueba variantes hasta encontrar una que te resulte apropiada.
  • Haz que tus poemas sean más sugerentes que explicativos: intenta decir mucho con poco.

Importante:

  • Diviértete y experimenta: sólo así podrás dar con una voz propia.
  • Lee en voz alta tus poemas para escuchar cómo suenan y si les sobra o falta algo.

Fuente: Bien simple

2 COMENTARIOS


Otros artículos:

Cómo trabajar el cambio del protagonista
Cuatro formas de mejorar tu estilo de escritura
¿Importa disfrutar al escribir?
  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
    >