Sembrar un árbol, tener un hijo y escribir un libro

Hay un dicho que dice que la vida tiene tres misiones importantes; sembrar un árbol, tener un hijo y escribir un libro.

Sembrar un árbol en esta era de la cultura ecologista, es sumamente fácil, basta ir a cualquier municipio, pedir ser parte de una brigada de reforestación tomar pico y pala y estar dispuesto a pasar una soleada tarde en compañía de hijos o nietos, comenzar a cavar un pequeño hoyo que después de unos minutos pareciera que es toda una fosa por el esfuerzo y la falta de ejercicio, tomarse mas de tres cervezas por aquello de la deshidratación, pelear con el perro que pretende defecar en tu obra, ignorar cuantos consejos preste gente como tú, que se vuelve experta en el arte de la jardinería urbana, tratar de poner lo mas derecho que se pueda es tierno retoño, por aquello de que “árbol que nace torcido jamás endereza” y al final de unas horas tener cubierta tu primera misión.

La segunda misión es un poco más delicada, pero de mucho placer. “Tener un hijo”, pero qué cosa mas fácil en la vida, solo es encontrar una pareja idónea, ponerse de acuerdo y darle gozo al cuerpo.

¿Sencillo, no? Bueno, la manufactura es todo un gusto, pero cuando vemos el resultado de esa misión cumplida, ahí es donde comienza a valorarse nuestra misión, de tal forma que cambia nuestra vida cómoda y divertida por una responsabilidad absoluta, aprendemos a medio dormir, a levantarnos a cualquier hora cuando el pequeño llora, a despegar el chicle de los pantalones cuando lo depositó en tu sillón favorito, a ver caricaturas por las tardes en vez de nuestro amado fútbol, esperar a que se duerma el pequeño para hacer las travesuras que tanto te gustaban y que pasaron a segundo plano, pero lo mas trágico de todo es cuando convives con un adolescente que te ha tomado la medida, es entonces cuando mas aprecias que esa misión es todo un reto.

Pero si esto no fuera suficiente, nos faltaría nuestra tercera misión. “Escribir un libro”, caray, que frase mas poética, glamurosa y profunda para aquellos que nos gustan las letras en sus diversas manifestaciones.

Escribir un libro, es como la prolongación de nuestra vida, es pasar del anonimato a la fama, soñar despierto en nuestros mundos imaginarios, son los cócteles, los viajes a otros países, el conocer gente importante, tener la posibilidad de amasar una fortuna. ¿Pero serán ciertas tales cosas?

No dudo que haya seres superdotados que la primera vez que escriben algo, como un cuento, o una novela, de inmediato les sonría el triunfo. De hecho no conozco en lo personal a ninguno.

El ser escritor requiere de dedicación, de tiempo, disciplina, técnica, pero sobre todo talento. La musa no es esa diosa vestida de velos que llega y sopla a tu espalda.

Es por eso que muchos nos quedamos en esa tercera misión de escribir un libro.

Javier Franzoni – El baúl de los recuerdos

2 COMENTARIOS

CATEGORÍAS: Escritura Creativa

Otros artículos:

Ideas que debes tener en cuenta al escribir diálogos
Diez preguntas que se plantean los escritores
Seis claves para llevar adelante tus propósitos de escritura
  • Maravilloso tener una guía que permita incursionar en el tema de escribir libros, pues existe mucho talento que está listo para iniciar este proceso. felicitaciones por esta idea.

  • Recuerdo que una de mis primeras experiencias con la escritura fue agradable.

    Hace trece años, en Santa Marta (Colombia) hicieron un concurso departamental de cuento y quedé de 4° puesto en el departamento. Es un buen estímulo para que incurse en la literatura.

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
    >