Diez consejos para escribir un microrrelato

Escribir un microrrelato tiene su ciencia.

A pesar de su brevedad, el microrrelato es un género complicado que tiene sus propias reglas.

Aquí tienes diez consejos para escribir un microrrelato que te ayudarán a mejorar tus microtextos.

Consejos para escribir un microrrelato

1. Un microrrelato no es el resumen de un relato largo. No se trata de que resumas, sino de que vayas a lo esencial y lo condenses en unas pocas líneas.

2. Un microrrelato tiene planteamiento, nudo y desenlace. También un conflicto que hace cambiar al protagonista. Es decir, es una historia con todos los requisitos. No puedes platearla de otra forma.

3. En un microrrelato el tiempo que transcurr entre el pincipio de la historia y su final es corto. El espacio de tiempo que abarca el microrrelato es pequeño.

4. Por su brevedad, el número de personajes es escaso. No superpuebles tu historia. Mejor que tenga un único personaje o, a lo sumo, dos.

5. Lo mismo sucede con los escenarios. Basta con uno. Puesto que la brevedad importa, es mejor no desperdiciar palabras describiedo varios escenarios.

6. En general, las descipciones sobran en el microrrelato. Evítalas cuando puedas y, cuando necesites incluirlas, sé breve. Céntrata en los detalles y da con aquel que revela la mayor cantidad posible de significado.

7.  Aprovecha el título. Son unas cuantas palabras que te van a yudar a completar la historia que cuentas a continuación. Elígelas bien.

8. Un buen microrrelato cuenta algo más allá de lo evidente. Haz que tu micorrelato tenga un significado oculto entre líneas, que vaya más allá de lo que en apariencia narra.

9. Deja que sea el lector quien interprete el microrrelato. Tú solo tienes que dar las claves, el resto debe ponerlo el lector.

10. Huye de los tópicos y de las historias que ya han sido contadas mil veces. Sé original.

Únete hoy mismo a nuestra comunidad de escritores. Deja tu correo y recibe cada semana apuntes y recursos cien por cien prácticos para que mejores tu escritura.

0 COMENTARIOS


__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
« ARTÍCULO ANTERIOR
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
SIGUIENTE ARTÍCULO »

Otros artículos:

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>