La novela no responde, pregunta

Una historia es una tensión, y por ello, se parece al deseo mismo de escribirla. Al comienzo hay sólo una llamada de atención, un rastro, algo que ha dejado en el aire una pregunta:

¿Y ahora qué?

Pero la larga respuesta que constituye la novela es una respuesta sólo a medias. ¿Qué se pregunta Cervantes al comienzo del Quijote? ¿Cuándo, en qué momento preciso del texto le da respuesta? Y sobre todo: ¿se la da?

Se podría decir que la novela es una forma de respuesta a la pregunta que avanza a base de nuevas preguntas. Hay, en cada paso que avanza, una marca implícita, un interrogante que conduce a una promesa, a una intención. A cada nueva pregunta de la novela, la novela responde sólo a medias, con algo que a la vez encamina, arroja luz, pero que es el mismo tiempo un enigma que requiere una nueva investigación. Investigación en pos de la que, inevitablemente, habrá que ir.

Este es el germen. La respuesta pos-puesta. La perpetua insatisfacción. ¿No es esto una suerte de dialéctica cotidiana, de la vida de cada día?

La novela no es en absoluto un sistema de respuestas, sino de preguntas.

Veámoslo.

¿Qué es el argumento? El argumento es el sistema de preguntas más completo de la novela. Es la peripecia en la que se ve envuelto el personaje. Pero, lejos de ser algo de lo que se informa al comienzo, de una sola vez, es, por el contrario, un hilo del que habrá que ir tirando, precisamente, como consecuencia de esa capacidad que tiene de no-responder del todo. De responder y a continuación, preguntar. Podría decirse que, con respecto al argumento, el ideal es huir de aquellos resultados que explican y allanan, sin prometer. Que se despliegan sin oscuridades, sin complicaciones, que constatan, que enuncian, sin el concurso de lo misterioso, de lo incompleto, de lo inconcluso. Un argumento requiere que se avancen dos pasos y se retroceda uno. Requiere que se sepa, a cada paso, que aún hay algo más por saber.

Escritura creativa. Cuaderno de ideas

1 COMENTARIOS


Otros artículos:

Dos cuestiones para identificar al protagonista de tu historia
Tres preguntas para convertir una idea en una trama sólida
¿Es posible tener visibilidad sin estridencias?
  • Como siempre que leo los artículos del blog saco partido. Enhorabuena, el sitio web se ha convertido para mí en una referencia. Podré estar o no de acuerdo con algunos planteamientos pero siempre es enriquecedor leer los artículos colgados. Felicidades nuevamente, seguid así y animo a la gente a que participe con sus comentarios en este tipo de sitios educativos porque la verdad es que son de un valor enorme en esta época de internet.
    Ánimo y suerte con las publicaciones, os seguiré

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
    >