Flaubert y la narrativa moderna

Los novelistas deberían dar gracias a Flaubert del mismo modo que los poetas dan gracias a la primavera: todo renace con él. Realmente hay un antes y un después de Flaubert; él estableció de forma decisiva lo que la mayoría de los lectores y escritores piensan que es la narración realista moderna, y su influencia es casi demasiado familiar para resultar visible. Apenas nos damos cuenta de que la buena prosa favorece los detalles expresivos y brillantes; de que privilegia un alto grado de observación visual; de que mantiene una compostura poco sentimental y sabe retirarse, como un buen ayuda de cámara, y evitar los comentarios superfluos; de que juzga el bien y el mal con neutralidad; de que busca la verdad, aún a costa de repelernos; y de que las huellas del autor en toda ella paradójicamente son rastreables, pero no visibles. Se puede observar algo de todo esto en Defoe, o en Austen, o en Balzac, pero no todo hasta Flaubert.

Los mecanismos de la ficción – James Wood

0 COMENTARIOS

CATEGORÍAS: Escritura Creativa

Otros artículos:

Dos cuestiones para identificar al protagonista de tu historia
Tres preguntas para convertir una idea en una trama sólida
¿Es posible tener visibilidad sin estridencias?
{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>