Cómo usar los paisajes en la escritura

La vista de un trigal soplado por el viento nos crea unas expectativas muy diferentes de las que nos crea la vista de un callejón tenebroso en un suburbio. Por asociar cosas con emociones, ese trigal, ese callejón, nos afectan como símbolos. Nos sugieren acciones posibles, nos preparan para oír cuentos alegres o lúgubres. Bien, la función más efectiva del marco espacio-temporal es la de convencernos de que su acción es probable. Un personaje que anda por sitios determinados y reacciona ante conflictos característicos de un periodo histórico es inmediatamente reconocible. Lo paradójico es que si el sitio y el periodo, por auténticos que sean, están en el cuento como mero fondo, pueden trastocarse por otros sitios y periodos sin que disminuya la acción vital del personaje o la singularidad de una aventura. El espacio es o puede ser algo más que el lugar donde ocurren los acontecimientos que vamos a narrar, ya que cada uno de los espacios posibles lleva consigo una carga simbólica que podemos utilizar para reforzar un tema, una idea o simplemente para remarcar un estado de ánimo de nuestro personaje. Es fácil imaginar, por ejemplo, que los lugares de tránsito puedan ser metáforas de la vida. También sabemos que no produce el mismo efecto un campo de alfalfa florida que se mueve al ritmo de la brisa que el camarote de un barco zarandeado por una tormenta. Es por este motivo por lo que no debemos dejar al azar la elección del lugar donde nuestros personajes viven sus aventuras.

Escribir y reescribir – Gloria Fernández Rozas

COMPARTE

0 COMENTARIOS


Otros artículos:

Por qué no necesitas talento para comenzar a escribir
La regla de los veinte segundos para escritores
{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Conviértete en el escritor que anhelas.

¿ESTÁS PREPARADO PARA EMPEZAR?

Mejora tu técnica narrativa, dispara tu productividad, potencia tu escritura creativa y aprende cómo atraer a los lectores que quieres.

Una vez que acabas tu manuscrito es momento de revisarlo y sacar a relucir todo su potencial, con una mirada externa y profesional.

Transforma tu manuscrito en una obra impecable, con nuestra revisión ortotipográfica y de estilo que dejará tu original libre de errores y listo para enviar a una editorial o concurso.

>