Cómo aplicar técnicas cinematográficas para mejorar tu escritura

Vivimos en una sociedad totalmente audiovisual, triunfan las películas, los vídeos y las series de televisión. Por eso no está de más que, como escritor, aprendas algunas técnicas empleadas en cinematografía para mejorar tu escritura y aplicarlas en tus textos.

La experiencia de lectura se ha visto alterada por la manera en que el cine y la televisión nos cuentan historias.

Fundamentalmente se trata de lograr que los lectores logren «ver» lo que las palabras les están contando. Pero, ¿cómo hacerlo?

Mejorar tu escritura con trucos de cine

Antiguamente, el proceso de edición de una película era muy laborioso.  Las diferentes escenas estaban grabadas en una sola toma continua, o bien desde un único ángulo.

Ahora, gracias a la tecnología, los editores de cine pueden cortar y empalmar con facilidad numerosos segmentos de diferentes ángulos de cámara para crear escenas más elaboradas y ricas.

Si trabajas sus textos con una técnica similar, crearán escenas poderosas, vibrantes y muy visuales.

Imagina una escena que solo describa a dos personas sentadas comiendo, como si el narrador las observara en un plano general; podría resultar muy aburrida.

Pero imagina que combinas diferentes planos:

  • un plano detalle del contenido de un plato,
  • un primer plano que se acerque a la cara del personaje y muestra su expresión y su estado de ánimo,
  • un plano general que permita describir la estancia…

La narración ganará en riqueza y dinamismo y los diferentes detalles capturarán la atención del lector. Así lograrás mejorar la escritura.

Los momentos clave

Por otro lado, cada escena debe tener un punto clave: algo debe suceder en ella que haga avanzar la trama. De otro modo, esa escena puede ser suprimida del relato o de la novela.

Pues bien, para mejorar tu escritura tienes que saber resaltar el momento clave de cada escena.

Ese momento no tiene por qué ser un acontecimiento trepidante; por el contrario, los mejores momentos son los muy sutiles. Por ejemplo, cuando el personaje aprende algo o comprende que algo sin importancia para el resto del mundo es vital para sí mismo.

Así, una vez que determines el momento clave de la escena, debes buscar la mejor manera de mostrarlo.

Mostrar momentos

Si se trata de revelar algo pequeño como como unas palabras intercambiadas entre dos personajes, una expresión, una reacción o un detalle físico, conviene «acercar la cámara» con un plano corto.

Pero si se trata de una gran explosión en el centro de la ciudad o el encuentro de dos amantes después de una larga separación lo apropiado es usar un plano largo que enmarque la totalidad de la escena: la columna de fuego o el largo abrazo.

Al igual que un director de cine planea las escenas toma a toma, el escritor puede crear un storyboard para cada escena, haciendo que cada momento conduzca hacia, y relace el, momento clave de la misma.

Puedes mejorar tu escritura si aprendes cómo los grandes directores de cine nos cuentan una historia en la gran pantalla mediante tomas de cámara.

Solo tienes que prestar atención a la forma en que las escenas han sido montadas, a cómo se han realzado sus momentos claves. Aprendiendo esas técnicas lograremos que el lector nos diga «al leer es como si estuviera viendo una película».

¿Quieres aprender más recursos como este? Únete ya a nuestra comunidad de escritura creativa. Recibe todas las semanas ideas interesantes para mejorar tu escritura en tu correo.

2 COMENTARIOS

CATEGORÍAS: Escritura Creativa

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
« ARTÍCULO ANTERIOR
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
SIGUIENTE ARTÍCULO »

Otros artículos:

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
    >
     
    Gracias por compartir este contenido.
    Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:
    Comparte esto con quien quieras