Seis rasgos característicos del buen crítico literario

En la anterior entrada dedicada a la crítica literaria confeccionamos un decálogo para construir tu propio estilo al escribir reseñas literarias. Hoy nos parece interesante profundizar en algunas de las ideas que entonces apuntamos. Porque el reseñista, como el escritor, debe trabajar para encontrar su propia voz. Una voz que el lector reconozca y aprecie.

Un buen estilo a la hora de escribir reseñas de obras literarias viene caracterizado por seis rasgos fundamentales. Seis rasgos sin los cuales es difícil construir un estilo propio y reconocible que al tiempo identifique una crítica solvente y audaz. Veamos esos seis rasgos.

1. Seriedad

No hace falta usar un tono dogmático para demostrar seriedad. La seriedad viene de nuestra implicación en nuestra labor de críticos, en la honestidad y rigor con que la ejerzamos. Y, por supuesto, en la contundencia de nuestros argumentos. Estos deben estar bien explicados y deben demostrar, sin pedantería, el dominio del crítico de aquellos conocimientos necesarios para abordar una crítica con solvencia.

2. Respeto

Es imprescindible demostrar respeto por tu lector. También por la obra reseñada y su autor.

3. Instinto

Se desarrolla leyendo y adquiriendo esos conocimientos que antes mencionábamos. Cada crítico tiene su propio instinto, su propia manera de entender la literatura y de abordar la crítica. Desarrolla tu instinto, escúchalo y fíate de él.

4. Pasión

Demuestra entusiasmo y procura que tus reseñas no parezcan siempre iguales. Cada libro nos cuenta una cosa y eso que nos cuenta crea una impresión en nosotros que es lo que debemos dejar aflorar en la reseña. No tengas miedo a mostrarlo.

5. Lenguaje

Una reseña no es un prospecto, así que no uses un lenguaje abstracto ni cuidadosamente aséptico. Pero tampoco uses un lenguaje excesivamente lírico: una reseña no es un poema.

6. Humildad

A pesar de los conocimientos que el crítico debe poseer y saber poner en juego, y a pesar de su trabajo para desarrollar un estilo propio, el reseñista jamás debe llamar la atención sobre sí mismo. El protagonista indiscutible de su reseña debe ser el libro y nunca él mismo.

Si te interesa la crítica literaria (ya sea porque tienes un blog de reseñas, eres colaborador en algún medio o, simplemente, quieres aprender a leer con juicio crítico) echa un vistazo a nuestro Curso de Crítica Literaria, donde puedes aprender los conceptos necesarios para elaborar reseñas desde una perspectiva profesional.

El Curso de Crítica Literaria tiene una única edición al año, pero puedes apuntarte a la lista de espera para recibir notificación preferente en el momento en que se abra el proceso de inscripción.

Tanto si te gusta leer y quieres darle otra perspectiva a tus lecturas, como si mantienes un blog literario o quieres colaborar con tus reseñas en revistas culturales, este es tu curso.

2 COMENTARIOS

CATEGORÍAS: Crítica literaria

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
« ARTÍCULO ANTERIOR
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
SIGUIENTE ARTÍCULO »

Otros artículos:

  • Me dejan tranquila, creo que voy por el buen camino. Cuando leí el punto de «Seriedad» me preocupé ya que me gusta hablar con un tono relajado, pero todo quedó explicado. ¡Gracias!

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
    >
     
    Gracias por compartir este contenido.
    Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:
    Comparte esto con quien quieras