Escribir mejor: reducir palabras, aumentar significado

Al escribir, el número de palabras importa.

Cuando escribes una novela te fijas un mínimo de palabras que debes alcanzar. A veces tienes que quitar palabras para poder presentar un texto a un concurso o para que te lo publiquen en una web. Lo cierto es que los escritores siempre se preocupan, y mucho, por contar palabras.

Al final, esa preocupación por el número de palabras se vuelve casi una obsesión. Sobre todo porque muchas veces temes que al quitar palabras, acabe por disminuir el significado.

Por el contrario, los buenos escritores logran aumentar el significado eliminando palabras. ¿Cómo lo logran?

No es fácil, pero vamos a darte algunas ideas al respecto.

Céntrate en lo importante

Cuando empiezas a escribir una historia sufres una especie de incontinencia verbal. Las palabras se acumulan, crecen sin parar en una marejada imparable.

Pero en el momento de la reescritura, cuando toca eliminar texto, no sabes muy bien qué sobra y qué debe permanecer.

Lo que debes hacer es centrarte en lo importante.

Al escribir debes tener en cuenta que cualquier historia, al margen de su extensión, se compone de varios momentos relevantes. Esos son los momentos que permanecen resonando en el recuerdo del lector. Por eso, cuando le preguntan de qué va una novela no cuenta toda la historia, sino que se limita a decir: una mujer mata a su amiga porque descubre que esta es el anticristo.

Ahí es donde tienes que poner el foco.

Esos momentos clave son los que merecen un especial desarrollo, mientras que escenas de contexto o transición pueden reducirse.

Así que si te centras en narrar los momentos claves de la historia, ahorrarás un gran número de palabras pero el significado permanecerá incólume.

Sin lugar a dudas uno de esos momentos será aquel en que hace irrupción el elemento desencadenante, también el clímax y por supuesto el final. Además de cualquiera de esos otros momentos relevantes de una narración, aquellos que actúan como puntos de giro a partir de los cuales el devenir de la acción cambia.

Una técnica para lograr reducir palabras

El consejo que se suele dar a quien quiere escribir es que escriba su historia sin preocuparse demasiado por la extensión. Una vez que la tenga lista, debe «podarla». Es decir, eliminar todo aquello que resulte superfluo o que alargue la historia innecesariamente.

El problema es que en muchas ocasiones el escritor no sabe qué eliminar. Todo lo que ha puesto sobre el papel importa, por eso lo ha puesto. Si lo elimina, siente que la historia flojea y que se pierde parte de su significado.

En muchas ocasiones esto es consecuencia de una falta de confianza en el lector. Tal vez tú también crees que se lo debes dar todo bien explicado, bien mascado, so pena de que no logre entender lo que has querido contar. Tranquilo, el lector es mucho más listo de lo que crees.

Pero volviendo al tema que nos ocupaba, ¿cómo conseguir recortar tu historia sin que pierda significado?, ¿cómo decidir qué permanece y qué será eliminado?

Muy sencillo, deja que sea tu cerebro quien lo decida.

Deja pasar unos días y reescribe de memoria la historia en la que estás trabajando. No la releas antes, simplemente escribe lo que recuerdas.

Esta técnica está basada en un consejo que Ezra Pound le dio en el año 1922 a Ernest Hemingway y que este desarrolló y afinó hasta convertirlo en la técnica que bautizó como la Teoría del Iceberg.

Sabes lo bastante de escritura para que tu cerebro, al tratar de recordar tu historia, identifique lo esencial, las partes importantes, y se centre en ellas. Los detalles superfluos, aquellos de los que la historia puede prescindir sin que se altere su significado, habrán quedado en un segundo plano en tu memoria. Así que habrás hecho una criba sin ningún esfuerzo consciente. Tu cerebro te habrá guiado sin que tú tengas que dedicar horas a decidir qué se queda y qué se va.

Un último consejo

Muchas veces, al escribir, olvidamos que el significado no es algo que afecta solo al conjunto de la historia. Por el contrario, el primer nivel donde encontramos significado es en la oración. Pero con frecuencia no se le presta la atención que merece a lo que, en realidad, son los ladrillos de toda historia.

Cuando hayas podado tu historia siguiendo la técnica que arriba te explicamos, todavía puedes mejorarla si prestas un poco de atención al significado de cada una de sus frases.

¿Dicen lo que quieres que digan? ¿Insinúan algo que refuerce el sentido del argumento? ¿Si cambias una palabra por otra sinónima, consigues que el significado sea más completo? ¿Puede simplificarse una frase sin que pierda sentido?

Pon tu narración bajo el microscopio y analiza cada una de sus frases, una por una. Hazlo con cuidado y atención.

En este caso no se trata tanto de reducir y acortar como de reforzar sentidos y subrayar el significado de la historia. En cuanto practiques un poco, verás que usar este par de técnicas te ayuda a mejorar tus relatos.

Si lo que quieres es seguir mejorando tu escritura, deja abajo tu correo para unirte a nuestra comunidad de escritores. Todas las semanas recibirás contenidos cien por cien aplicables en tu bandeja de entrada.

9 COMENTARIOS

CATEGORÍAS: Escritura Creativa

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
« ARTÍCULO ANTERIOR
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
SIGUIENTE ARTÍCULO »

Otros artículos:

  • Hola.
    No hay mejor ejercicio para condensar una historia que hacerla microrelato. En lo particular me sigue pareciendo increíble como se puede englobar todo un relato en tan pocas palabras. Pero bueno, allí está el oficio.
    Excelente artículo,
    Saludos

    • Así es, Memo: hace falta mucho oficio para escribir buenos microrrelatos. Solo la práctica te enseña a discernir qué quitar, qué dejar, qué cuenta y qué obstruye…

      Saludos.

  • Muy útiles los consejos . A mí particularmente lo que más me cuesta es cortar, reducir y todo lo que signifique sintetizar. Me lío enormemente adornando las frases y haciéndolas complejas. Por no decir poner un título, me cuesta horrores
    ¿ Nos podéis recomendar los mejores cuentos o relatos cortos para leer ?
    Gracias !

  • Respetuosamente: «Pero volviendo al tema que nos ocultaba…» Considero que no es en pasado que se trata el tema en cuestión, ni mucho menos que se pretenda ocultarlo sino que es el asunto de que trata; por manera que -en mi humilde apreciación- en lugar del verbo «ocultar» debe emplearse «ocupar», que es el correcto, y en presente. Saludos.

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
    >
     
    Gracias por compartir este contenido.
    Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:
    Comparte esto con quien quieras