La pirámide de la escritura

Lo que los editores y agentes te dirán es que buscan una «voz original y fresca» dentro del universo de lo que ha funcionado antes. En otras palabras, quieren dos cosas: que seas original, pero no tan original que la gente del departamento de marketing no sepa qué hacer contigo.

Así que dales las dos cosas. Avanza un paso definitivo en tus mejores ideas siguiendo la Pirámide de Bell. (Lo siento, pero nunca he tenido una pirámide que lleve mi nombre).

Pasión

La base de la pirámide de la escritura es la pasión por el argumento. Dedicarás mucho tiempo a las tramas que elijas. Una novela puede llevar meses, a veces años. Así es que lo mejor es que tengas un apasionado deseo de arriesgarte a continuar desarrollándola durante mucho tiempo.

¿Por qué se rechazan tantas novelas? Una razón es que éstas parezcan hechas «con molde». Que se dejen llevar por lo corriente, porque a menudo el escritor piensa, «Vaya, si escribo algo parecido a eso que ha tenido éxito, ¡seré publicado!»

Ese es el mayor error. Sin un compromiso apasionado hacia el argumento de esa historia que estás deseando contar, tu voz no será original ni irresistible. Al contrario, acabarás por sonar como el ruido desesperado de los demás aspirantes que golpean las puertas de la oportunidad.

De todos los estratos de la pirámide, la pasión es el más importante para tu estilo como escritor y, casi siempre, para tu éxito final. Aunque no está mal hacer trabajo de oficial para ganar dinero (si estás aprendiendo el oficio), creo que los escritores debemos nutrir y cuidar nuestra individualidad. Solo entonces nos elevaremos por encima de lo banal.

Como dice Brenda Ueland:

Escribe con toda tu inteligencia y cariño. Escribe libre y jovialmente como si hablaras con un amigo que te aprecia. Mentalmente (al menos tres o cuatro veces al día) no hagas caso de sabelotodo, críticos y escépticos.

También puedes, si lo prefieres, no hacerme caso a mí. Pero asegúrate de que lo haces apasionadamente.

Potencial

En el siguiente nivel, se tiene en cuenta el posible alcance de nuestra idea en la audiencia. Por un momento, debes quitarte el «sombrero de artista» y asumir el papel de un potencial inversor. Si fueras a poner dinero para publicar este libro, ¿podrías recuperar la inversión y obtener un pequeño beneficio?

Sé implacable en tu evaluación. ¿Tiene una versión novelada de ochocientas páginas sobre algunos años de tu vida algún interés para un círculo más amplio que el de tu familia inmediata? Tal vez sí, pero debes explicar por qué a ese inversor ficticio. ¿Estás fascinado por el romanticismo de la evisceración de pescado? Explícaselo a ese inversor.

Y haz un poco de investigación de mercado. Debes suscribirte al Publishers Weekly y mantenerte al día del negocio. ¿Qué se está publicando? Cada número de Publishers Weekly incluye un espacio denominado “Avances”: breves reseñas de las próximas novedades. Pregúntate lo que el editor ve en esas reseñas.

Pero no copies. Se consciente de que el punto más importante de un libro es la originalidad de la voz del autor.

Ten en cuenta, también, que no hace falta que evalúes el potencial de tu obra con la mayor audiencia posible en mente. Los escritores de género saben que se están limitando a un grupo específico de lectores potenciales. Incluso dentro de los géneros, hay subgrupos. Muchos escritores de ciencia ficción, por ejemplo, no escriben ciencia ficción “pura”, sino libros de profundas ideas filosóficas. Saben que esas novelas de sci-fi apelan a ciertos lectores, pero no a otros. Y eso es bueno. Están motivados por la pasión, de la que ya hemos hablado.

En cuanto al potencial, entonces, es sólo una herramienta para ayudarte a tomar una decisión. No es una regla. Y como con cualquier herramienta, utilízala con prudencia.

Precisión

Finalmente, sé preciso en cuanto a los objetivos de tu trama. Si te apasiona tu idea y tienes una certeza razonable sobre su potencial para llegar a los lectores, desecha todo aquello que no esté de acuerdo con ese potencial. Si la trama se va a dirigir hacia el público de suspense, céntrate en eso. No te pierdas haciendo aquello que pueda distraerte de tus objetivos.

Traducido de Plot and Structure. James S. Bell


__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
« ARTÍCULO ANTERIOR
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
SIGUIENTE ARTÍCULO »

Otros artículos:

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>
 
Gracias por compartir este contenido.
Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:
Comparte esto con quien quieras