Cómo, cuándo y por qué escribir tramas secundarias

Cómo, cuándo y por qué escribir tramas secundarias

¿Te has planteado escribir tramas secundarias para amplificar el sentido de tu novela?

Las tramas secundarias son aquellas tramas menores que suceden simultáneamente a la trama principal.

Incluir tramas secundarias puede ser un excelente recurso para añadir profundidad y complejidad a una novela.

Pero para hacerlo bien hay ciertas cosas que debes tener en cuenta.

  • No puedes usarlas como un apósito para sumar páginas, ni pretender salvar con ellas un argumento poco interesante o una trama mal planteada.
  • Deberías concebirlas como una parte más de la novela, como un elemento que contribuye al todo. Lo que significa que deberías decidir si usarlas o no en el momento mismo en que empiezas a planificar tu novela.
  • También deberías saber que no es obligatorio añadirlas. Puedes escribir una novela sin tramas secundarias, con tan solo una trama principal.

Trama principal y tramas secundarias

Empecemos por saber qué es la trama principal.

La trama principal es la historia principal de tu novela.

Se corresponde con el argumento. Puedes identificarla fácilmente porque es lo que le responderías a un amigo que te preguntara de qué va el libro que estás escribiendo.

Por ejemplo, de unos padres de acogida que se enfrentan al reto de acoger a su primer niño.

La trama principal sigue los pasos del protagonista y en ella se desarrolla el conflicto.

Por su parte, una trama secundaria desarrolla un argumento complementario.

Son historias adicionales que sirven para darle un mayor desarrollo a los personajes, al tema y/o al contexto de la novela.

Por lo general el desarrollo de las tramas paralelas es menor y, en consecuencia, ocupan menos espacio que la principal, con la que se suelen entremezclar.

En el ejemplo de los padres de acogida, las tramas secundarias podrían tener que ver con los padres biológicos del niño, que pierden su custodia temporalmente. O con la asistente social y su labor diaria velando por el bienestar de los niños, de los padres biológicos y de los padres de acogida.

Por qué usar tramas secundarias

Las tramas secundarias sirven para diversos propósitos que, por lo general, están orientados a reforzar de alguna manera la trama principal.

Las tramas secundarias exploran aspectos alternativos, y a menudo opuestos, del tema central para dar a la historia principal más complejidad. En nuestra historia de los padres de acogida no tenemos solo su visión de la historia, sino también la de los padres biológicos y la de la asistencia social, lo que da una visión mucho más amplia del tema.

Además, las tramas secundarias interactúan con la trama principal, introduciendo complicaciones que afectan a la dirección de la trama principal.

De hecho, también sirven para dosificar la información y jugar con la tensión. Hay datos que puedes proporcionar mediante una trama secundaria. O bien pueden interrumpir la narración de la trama principal en un punto de alta carga dramática para introducir una escena de la trama secundaria, haciendo que el lector se pregunte cómo terminara la escena interrumpida (así funcionan los cliffhangers).

Las tramas secundarias también pueden profundizar en la caracterización de los personajes, al explorar sus defectos, virtudes, deseos, vulnerabilidades y temores.

De igual manera pueden ayudar a reforzar el contexto de la historia, para hacerla más comprensible.

Cómo identificar las tramas secundarias

Vaya por delante que una novela debería concebirse como un todo. Es decir, que las tramas secundarias no se añaden a posteriori, sino que forman parte de la novela desde su misma concepción.

Cuando empiezas a darle vueltas a la idea que tienes para tu novela, a sus personajes y las diferentes facetas que presenta el conflicto, ese es el momento de valorar si conviene o no añadir tramas secundarias.

Es durante la tan necesaria fase del trabajo previo de planificación de la novela cuando tus ideas para posibles tramas secundarias deben sopesarse y tomar forma.

¿Pueden añadirse las tramas secundarias después, una vez ya tienes la trama principal escrita? Por supuesto, pero entonces el trabajo para unir las partes y que no se noten las costuras es mayor y requiere una buena dosis de pericia.

Pero es durante el trabajo preliminar de planificación cuando deberías plantearte si esa historia que quieres contar no ganaría complejidad y hondura añadiéndole tramas secundarias.

Dedica unos minutos a pensar:

  • Los objetivos secundarios de tu protagonista

Tu protagonista tiene un objetivo principal, que está relacionado con la superación del conflicto.

Pero también puede tener objetivos secundarios que alcanzar.

Puede querer superar una enfermedad, pero puede además desear visitar Japón.

Como ves, ambos objetivos se retroalimentan: el protagonista lucha por vencer la enfermedad, pero además un motivo para curarse es poder cumplir su sueño de visitar Japón.

  • Los objetivos principales de tus personajes secundarios

Si en tu novela hay personajes secundarios, estos pueden tener sus propios objetivos que cumplir o conflictos que superar.

El compañero de oficina de tu protagonista no está ahí solo para que este le cuente sus problemas, también puede tener un arco argumental propio. ¿Cómo afronta la rebeldía juvenil de su hijo, que le está llevando a tomar decisiones equivocadas que pueden echar a perder su vida?

  • Cómo se relacionan las tramas secundarias con el clímax

Se te ocurren algunas ideas para incluir tramas secundarias, pero no sabes si realmente van a funcionar.

Una manera de decidir si esas tramas deben o no estar en tu novela, es pensar en cómo afectan o ser ven afectadas por el clímax de la trama principal.

¿Son las tramas secundarias necesarias para ayudar a crear el clímax? Entonces sin duda deben estar en la novela.

¿Afecta de alguna manera el clímax de la trama principal a las tramas secundarias? Eso es signo de que has elegido tramas secundarias que se relacionan de verdad con el argumento principal (y por tanto con la tesis de tu novela).

Cómo trabajar las tramas secundarias

Una vez has identificado las tramas secundarias que podrían acompañar a tu trama principal, es hora de trabajar en ellas.

Para hacerlo hay varias cosas que no debes perder de vista.

Las tramas secundarias deben tener un desarrollo completo que abarque planteamiento, desarrollo y desenlace. Por tanto, debes trabajar en ellas de la misma manera en que lo harás con la trama principal.

Sin embargo, las tramas secundarias ocupan una menor extensión que la trama principal, por lo que debes tratar de ir al grano, de resumir, sin que por ello pierdan su esencia ni su interés. Sí, nadie dijo que incluir tramas secundarias fuera sencillo.

Además, lo ideal es que se relacionen con la trama principal a nivel dramático, de idea. Así reforzarás el sentido de la tesis de la novela.

Por último, deben relacionarse a nivel de estructura con la trama principal. Es decir, debes pensar el orden y la manera en que imbricarás tus tramas secundarias en la principal para que las transiciones entre unas y otras aporten al todo. Ya sabes, jugando con la tensión, matizando la acción, proporcionando nueva información, etc. Por eso es tan importante que las tramas secundarias no se añadan a posteriori, sino que formen parte desde el principio de la estructura de la obra.

Errores al escribir tramas secundarias

Ahora que ya sabes cómo identificar y trabajar las tramas secundarias, vamos a repasar algunos errores en los que puedes caer si te planteas incluirlas en tu novela.

El primero y principal error radica en querer incluir tramas secundarias porque sí. Como hemos visto, las tramas secundarias deberían aportar al conjunto de la novela y relacionarse de alguna manera con su tesis principal.

Si tu argumento no exige tramas que lo complementen o amplíen, no te empecines. Hay muchas excelentes novelas que desarrollan una única trama y eso no las hace peores.

El segundo error consiste en añadir tramas secundarias como relleno, para alargar la historia.

Piensas que tu novela es muy corta (cuidada con esto: no hay un estándar para las novelas, las hay de ciento cincuenta páginas y las hay de más de mil), así que crees que añadir un par de tramas secundarias puede servirte para sumar páginas.

Lo que se relaciona con el tercer error: no concebir las tramas secundarias como un todo junto a la trama principal.

Lo apropiado es que las tramas secundarias broten por sí mismas del argumento principal en el momento en que empiezas a hacerte las preguntas que todo escritor debería plantearse antes de escribir una novela.

Mientras das vueltas al conflicto, al personaje principal y a los secundarios, al contexto… ahí es donde surge la necesidad de incorporar tramas secundarias que refuercen o amplíen determinadas ideas, el arco de un personaje, la historia de un lugar.

Eso te permitirá desarrollarlas paralelamente a la historia principal y unirlas con esta de manera eficaz y literaria.

En resumen:

  • Las tramas secundarias no son relleno ni deberían añadirse a posteriori.
  • Deben relacionarse con el tema principal de la novela, ayudando a desarrollarlo.
  • Tienen que tener su propio planteamiento, desarrollo y desenalce.
  • Deberían ser concebidas junto con la trama principal e incluidas desde un primer momento en la estructura general para que formen un todo coherente a nivel estructural.

Esos cuatro puntos son los principales a la hora de crear buenas tramas secundarias. Aplícalos cuando quieras escribir las tuyas.

Y si quieres seguir aprendiendo más cosas sobre el manejo de los diferentes recursos que van a fortalecer tu novela, únete ya a nuestra comunidad de escritores. Solo tienes que dejar abajo tu correo y estarás dentro.

  • Wow¡¡¡ INFINITAS GRACIAS POR EL POST DE , COMO, CUANDO Y POR QUE ESCRIBIR TRAMAS SECUNDARIAS.

    INFINITAS GRASIAS.

  • Juanjo dice:

    Sabios consejos sobre las tramas secundarias, esenciales en una buena novela!!!
    Muchas gracias!!!

  • Alfonso Sanchez dice:

    Esta dedicación a las tramas secundarias me ha parecido muy acertada.
    Hay un punto que me parece fundamental: las tramas secundarias no son historias aparte de la trama principal. Deben estar relacionadas y aportar conflictos, desarrollarlos y solucionarlos, pero siempre relacionados muy estrechamente con la trama principal. Me atrevería a afirmar que son indispensables para el desarrollo de Lab trama principal, porque de niños ser así, se notará que son algo accesorio.
    Escribí una primera novela. Un tiempo después caí en que había una parte de la historia que no aparecía en la trama escrita. Que era indispensable para comprender bien la historia ya escrita. Y me decidí a incluir esa segunda trama, que se iba desarrollando a la misma vez en el tiempo que la historia primcipal ya escrita. Me di cuenta de que en realidad esa segunda trama era indispensable desarrollarla, al comprobar que no se trataba de añadir páginas, sino que al ir incluyéndola estaba tan enredada con la trama principal, que me obligó a reescribir muchas zonas de lo ya escrito.
    Creo que conseguí aumentar mucho el interés por toda la historia. En alguna forma, la trama secundaria afectaba tanto a la principal, que la historia global creció abundantemente en interés.
    Gracias Sinjania por hacerme recordar lo mal que lo pasé por tener que reescribir la historia ya escrita.

  • Estimado Equipo de Sinjania:
    Me gustó muchísimo el artículo sobre las subtramas. Una amiga me lo envió justo cuando iba a comenzar a escribir una subtrama. Ya había buscado en Internet para informarme acerca de ellas, pues estoy escribiendo una novela. Me encantaría que, por favor, me enviaran la “Guía para escribir una novela”, si es una publicación gratuita, o me informen su valor si no lo es.
    Mil gracias por compartir artículos tan interesantes.

    Myriam Paúl Galindo
    Caracas, Venezuela.

  • MANUEL DE LA ROSA SAUCES dice:

    Agradecido por las indicaciones sobre las tramas secundarias, me vienen bien.
    Un cordial saludo.

  • Gardin Büer dice:

    Interesante consejo. Se me ocurre pensar que una trama secundaria siempre sera buena, si tiene el mismo caché que la trama principal.

  • Arnoldo De la Hoz dice:

    Muchas gracias, Sinjania. Muy interesante tu publicación.

  • Víctor López Rache dice:

    MIL GRACIAS.

    MUY CLARO Y BENIFICIOSO.

  • Ma Engracia Vallejo dice:

    Este blog sobre las tramas secundarias me aclaro muchas dudas sobre mi novela, que aún puedo corregir.
    Agradezco la claridad en los temas y la oportunidad de crecimiento en lo que escribo .
    Muchas gracias

  • >