octubre 25

Epub: muerte anunciada de un formato

Autopublicación

3  comments

Hay un debate que se viene librando al otro lado del Atlántico y que empieza ahora a producirse también aquí. Nos referimos a la sostenibilidad del formato epub frente a otros competidores potenciales, con el HTML a la cabeza como sustituto más eficiente.

Un pequeño (pero necesario) apunte técnico

Seamos claros: entre epub y HTML no hay ninguna diferencia fundamental. El formato epub es una especie de fichero de archivos que encapsula ficheros HTML, XML y CSS. El epub, por lo tanto, ya está en código HTML. La única «diferencia» entre los dos, si se puede considerar que esto supone una diferencia, es que el epub se puede consultar offline. Proporciona acceso a contenido HTML mediante la descarga de un archivo comprimido; básicamente, se trata de salvar la totalidad de un sitio web para que pueda ser visto sin necesidad de conectarse a internet. Así que el HTML no es algo opuesto al epub: es lo mismo. Solamente el método de consulta (con conexión/sin conexión) es diferente.

La verdadera diferencia: sistemas de lectura más o menos eficientes

El HTML no es mejor que el epub: no son más que aplicaciones de lectura que explotan más o menos bien el mismo formato. Por ejemplo, se puede hacer mucho más en términos de interactividad y multimedia con iBooks que con el sistema Kindle, el mobi. El problema no viene de que sea un archivo epub o HTML, se trata simplemente de que las aplicaciones de lectura no gestionan el código de la misma manera. Es un poco como la vieja batalla «Internet Explorer contra el mundo» en el campo del diseño web: el problema es que la falta de compatibilidad y rendimiento afecta a la producción.

La difícil elección de los editores

Si el epub (y en particular el epub3) es la norma hoy en día, es porque la industria del libro se encuentra en una fase de transición.

Hoy en día, vendemos contenido como si fuera continente; es decir, reproducimos la compra de un libro «físico» mediante la descarga de un epub. La desmaterialización total —que no implicará una descarga, sino el mero uso en línea— es un límite psicológico que no todo el mundo está dispuesto a superar. Además, todavía no existe un sistema adecuado para proteger el contenido HTML. En la actualidad hay sólo dos alternativas: o depositar el contenido en línea y ofrecerlo a todos los interesados​​; o bloquear el acceso al contenido a través de la creación de una cuenta con contraseña y el correspondiente pago o suscripción.

El epub es todavía una manera clara para los consumidores de saber lo que están comprando: por la entrega de una suma de dinero determinada al autor o al editor, reciben un determinado contenido. Pero la música ha dado el paso con el streaming, como es el caso de Spotify. No hay razón por la que no pueda suceder lo mismo con el libro. Los modelos económicos se irán probando poco a poco e irán complementando los modos de venta que conocemos hoy en día. Los primeros pasos ya se dan con plataformas como Scribd, Nubico o 24Symbols.

Hacia el HTML: una transición inevitable

Los problemas provocados por el rendimiento de las aplicaciones de lectura serían cosa del pasado. Leyendo los libros directamente online, se acabarían los problemas de compatibilidad.

En resumen, el trabajo del diseñador de libros electrónicos se acerca cada día un poco más al de diseñador web. Y no debería haber diferencias de tarifas entre ambos, ya que el trabajo es el mismo. Esto puede ayudar a restaurar cierto equilibrio: hoy en día, producir un epub supone un coste insignificante dada la multitud de conversores automáticos que existen. Sin embargo, cuando se quiere hacer una página web, pocos se fían de un sistema de generación de sitios web automático. ¿Por qué? Porque el resultado no es bueno.

Pero en medio de esta batalla hay una muy buena noticia para los editores: eligiendo el epub, estarán inviertiendo en HTML, y estarán listos para el momento en que los sistemas de lectura online hagan su aparición. De hecho, sólo tienen que «descomprimir» el epub para obtener el código fuente HTML sin ningún proceso complementario. El paso al HTML no supone una ruptura total, como el DVD y el Blu-Ray, sino una continuidad que se realizará con total fluidez.

Una revolución en curso… de la que no tenemos las riendas

Sin embargo, no serán los editores quienes decidan esta transición, sino los operadores de telefonía móvil.

En efecto, el día en que nuestro teléfono móvil o tablet se venda con una conexión ilimitada y permanente, entonces tendrá sentido que volvamos nuestra biblioteca completamente online. Y ese momento llegará, porque cada vez se fomenta más el que el usuario esté siempre conectado: por trabajo o por ocio necesitamos estar online.

En esas circunstancias, la disponibilidad offline del epub será opcional, ya que podremos estar siempre conectados (en el avión, en el metro, en el campo). Aunque, probablemente, el sistema se basará en un modelo diseñado para no dejar ninguna alternativa a la conexión, de modo que todos leeremos online y no supondrá ningún problema.


Tags

curso de libro electrónico, ebook, epub


You may also like

Cómo escribir escenas interesantes

Cuatro claves para no abandonar NaNoWriMo

  • Magnífico artículo, aunque desde el momento en que haya una cuenta «premium» que se descargue los libros a un disco duro habrá «pirateo» vía «p2p», ¿no es así? ¿Y qué opinan los editores de esto…? Gracias.

  • Muy interesante artículo. Lo que no veo claro es cómo obtiene beneficios por su creación el autor del libro o como se pase a llamar el contenido que se lea. Se está evolucionando rápidamente en cómo ofrecer dicho contenido y todos ganan con los cambios menos el escritor, a quién cada vez es más fácil piratear.
    Gracias por compartir tus ideas. Un saludo

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

    Use this Bottom Section to Promote Your Offer

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim 

    >
     
    Gracias por compartir este contenido.
    Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:
    Comparte esto con quien quieras