Cómo usar varios narradores

Cómo usar varios narradores

Hemos hablado ya de los diferentes narradores que puedes usar a la hora de escribir, ya sea tu próxima novela o un relato.

Se trata de elegir el narrador que mejor funcione, el que mejor haga el papel de ser la voz que contará tu historia.

No es una decisión baladí, así que durante la fase de trabajo previo invierte el tiempo necesario en explorar las diferentes posibilidades y calcular las ventajas o restricciones que cada tipo de narrador tiene, sopesando cómo afectarán a la narración.

Al hablar de los diferentes narradores, muchos de vosotros nos habéis preguntado si es posible usar más de un narrador. Por ejemplo, ¿se puede usar un narrador en primera y uno en tercera?

Hoy vamos a responder a esta pregunta.

¿Es posible usar más de un narrador?

La respuesta es un categórico sí.

En narrativa no hay nada prohibido. No hay reglas. Y si las hay, pueden ser infringidas.

Un momento, estarás pensando, si no hay reglas, ¿qué son todas las recomendaciones que dais en el blog?

Pues sencillamente eso, recomendaciones. Ideas basadas en el estudio y análisis de lo que otros autores han hecho. Maneras de hacer.

Eso no quiere decir que tengas que seguirlas a rajatabla. Y mucho menos que no puedas moldearlas, retorcerlas, adaptarlas y reinterpretarlas a tu voluntad.

De hecho, deberías hacerlo.

Porque eres escritor y parte de tu trabajo consiste en explorar, en abrir nuevas vías, en probar cosas nuevas. Eso es también creatividad.

Y algunas de las mejores obras de la literatura universal son precisamente experimentos que exploran nuevas formas de narrar. Así que ¡atrévete!

El único requisito es hacerlo bien.

Por supuesto en tu intento de probar cosas nuevas no todo va a salir bien. Y da lo mismo. Ya hemos hablado de que no pasa nada por escribir algo malo.

Si ves que tu experimento literario se te ha ido de las manos o que la historia queda confusa y no eres capaz de reencauzarla, simplemente vuelve a formas más tradicionales. Otra vez saldrá mejor.

Por tanto, sí, puedes usar más de un narrador.

De hecho, no serás el primer escritor en hacerlo.

Usar varios narradores

Queda claro entonces que es perfectamente posible usar varios narradores en tu novela.

De hecho es un recurso muy interesante, porque te permite narrar una misma historia desde múltiples perspectivas, desarrollándola así de manera más completa, pero también más compleja.

También es una excelente manera de retener la atención del lector, a quien estás proponiendo un juego, una visión caleidoscópica del argumento.

Y además es un recurso muy útil para dosificar la información.

Vamos a ver ahora algunas ideas que te ayudarán a usar varios narradores de manera efectiva.

  • Cuándo conviene usar varios narradores

Hay argumentos que se prestan especialmente bien para usar el enfoque narrativo múltiple, que es como se denomina al uso de varios narradores.

Tal es el caso de una novela con varios personajes que compartan una misma trama.

Usa algunos de ellos como narradores, para que cada uno cuente la historia desde su experiencia y su propia idiosincrasia.

Imagina una novela sobre la ruptura de un matrimonio. ¿Cómo contaría un miembro de la pareja la historia del matrimonio y de la ruptura?, ¿cómo lo haría el otro?, ¿cómo lo haría un hijo de la pareja?

Otro tipo de novela que se presta al uso de varios narradores es la novela de misterio o suspense.

En este caso, usar varios narradores te permitirá hacer que cada uno de ellos cuente una parte de la historia, la que conoce, en la que obviamente faltarán detalles que serán los que aporte otro narrador.

Como ves es un excelente recurso para jugar con la dosificación de la información. Por eso lo usó Wilkie Collins en La dama de blanco o Bram Stoker en Drácula.

  • Cómo elegir a los narradores

Ya lo sabes, antes de empezar a escribir, durante la fase de trabajo previo, debes reflexionar sobre la voz (o voces) que narrará tu historia.

Como queda dicho, si tienes una historia con varios personajes, puedes usar algunos de ellos como narradores. Y puedes completar su relato con un narrador en tercera persona omnisciente.

También puedes servirte de un narrador en tercera persona que narre la historia desde la perspectiva de uno de los personajes.

Tienes muchas opciones, se trata de dar con la que mejor se adapte a la historia que quieres contar y sus características.

Si vas a usar algunos de tus personajes como narradores elige preferentemente a los que intervienen directamente en la historia. Pero también puedes usar cómo narrador a un personaje que, no estando implicado directamente en los acontecimientos, ha sido testigo de los mismos.

La buena elección de los diferentes narradores de tu historia se relaciona también con lo que pretendas lograr: que las diferentes narraciones construyan una imagen completa de la historia o, por el contrario, que construyan una imagen contradictoria.

  • Construir una imagen completa

Puedes elegir tus narradores con la intención de que, juntando sus versiones de los hechos, se dibuje una imagen completa de la historia.

Así ocurre en La dama de blanco, donde los relatos de nueve personajes diferentes reconstruyen los extraños sucesos en los que se ve involucrado Walter Hartright. Cada parte de la historia está contada por el personaje que puede relatarla de primera mano. De ese modo, las distintas historias se unen como las piezas de un puzle para formar un todo congruente.

  • Construir una imagen contradictoria

Sin embargo, puede que lo que desees al usar varios narradores sea, por el contrario, crear una imagen contradictoria o bien una imagen facetada. Es decir, presentar las diferentes perspectivas desde las que puede ser considerada una misma cuestión o un mismo acontecimiento.

En ese caso puede que, además de usar como narradores a algunos de los personajes que intervienen en la acción, te interese tener también la perspectiva de un narrador equidistante que muestre la historia con objetividad.

Lo ideal en este caso sería un narrador en tercera persona; pero también podrías usar uno en primera, siempre que no haya estado involucrado en los hechos narrados y que actúe como narrador testigo.

  • Cada narrador debe tener su propia voz

Es evidente que si decides usar varios narradores estos narradores tienen que diferenciarse entre sí.

Y no meramente por la persona que usen al narrar. Es decir, no basta con que uno narre en primera persona y otro en tercera.

Si usas como narradores a varios de tus personajes, cada uno de ellos deberá tener su propia voz. Y esta voz debe estar basada en el carácter y psicología de ese personaje, tanto como en su educación, medio de vida y costumbres.

De ahí la importancia de conocer bien a tus personajes.

  • Cómo pasar de uno a otro narrador

Este es un aspecto importante al usar varios narradores. ¿Cómo distinguir cuando interviene cada uno de ellos?

Pues una vez más, no hay normas. Y puedes hacerlo de muy diferentes maneras.

Veamos algunos ejemplos.

  • El cuarteto de Alejandría es una tetralogía de Lawrence Durrell donde cada uno de los cuatro libros está narrado por un narrador diferente.
  • El ruido y la furia, de William Faulkner está divida en cuatro partes, cada una de ellas contada por un narrador y encabezada por una fecha.
  • La ya mencionada novela de Wilkie Collins, La dama de blanco, está dividida en tres partes. Cada una de estas partes, menos la segunda, presenta varias subdivisiones, a modo de capítulos, y cada una de ellas recoge el relato de un personaje distinto. Cada uno de estos capítulos tiene un título que indica quién es el narrador: así, «Relato de Walter Hartright, de Clement’s Inn, Londres» o «Relato de Marian Halcombe, extraído de su diario».
  • En Drácula, Bram Stoker también opta por dividir la novela en capítulos. Y a su vez divide cada uno de estos capítulos en fragmentos, usando epígrafes para indicar quién es el narrador de cada fragmento. Así «Diario de Jonathan Harker», «Carta de Lucy Westenra a Mina Murray» o «Telegrama de Seward (Londres) a Van Helsing (Ámsterdam).
  • De nuevo William Faulkner, esta vez en Mientras agonizo, usa varios narradores y compone un texto que no se divide en partes o capítulos, pero sí en fragmentos, cada uno de ellos encabezado con el nombre del narrador. Así «Cora», «Vardaman», «Tull»…
  • Mientras que Saul Bellow, en Herzog, alterna sin solución de continuidad un narrador en primera, uno en segunda y uno en tercera. Aquí no hay marcas gráficas de ningún tipo, excepto la cursiva que marca el narrador en segunda, ya que se trata de las cartas que el protagonista escribe. El narrador cambia de un párrafo al siguiente y en ocasiones dentro del mismo párrafo.

Como ves no hay una única manera de hacerlo a la hora de usar varios narradores.

Atrévete a experimentar y busca soluciones óptimas a la par que literarias para tu novela.

Pero admite una recomendación. Si no tienes un excelente dominio de la gramática y de la sintaxis no optes por soluciones atrevidas como la de Saul Bellow. Lo más seguro es que no salga bien.

Si tus frases resultan caóticas y mal estructuradas, jugar además con cambios de narrador solo complicará las cosas y oscurecerá el texto. El trabajo de revisión y corrección será durísimo. Incluso aunque lo haga un profesional.

En cualquier caso, la forma de disponer el texto para pasar de un narrador a otro debe ir tanto en consonancia con las características de la propia obra en sí como de tus ganas de probar diferentes alternativas. Puedes ensayar varias y elegir la que te parezca más eficaz.

Y siempre, siempre, confía en la capacidad del lector para descodificar el texto, comprender en todo momento quién es el narrador y seguirte en los juegos que le propongas.

¿Te atreves a usar varios narradores en tu próxima novela?

Si tienes ganas de experimentar y aprender técnicas nuevas, tu lugar está en nuestra comunidad de escritores. Deja abajo tu correo y todos los martes te mandaremos útiles ideas para seguir mejorando tu escritura.

  • Alejandra dice:

    ¡Hola! 🙂 Primero los quiero felicitar y les quiero agradecer porque en mis investigaciones previas, mi documentación y nuevos hábitos antes de empezar a reescribir por quinta vez mi novela, me han brindado tranquilidad y datos que eran ajenos a lo que yo solía tener de conocimiento, así que por eso gracias. Esta es mi primera vez comentando y es algo súper urgente.

    En mi novela (romántica, por cierto) hay perspectiva múltiple pero no es como si un capítulo se narrara de nuevo por los otros narradores, sino que uno empieza donde el otro termina y así. En total tengo tres narradores (en primera persona, por si al caso), quiero saber qué tan “bueno” o eficiente es esto. ¿Atraería a los lecotres o llamaría la atención? Me gustaría consejos sobre ello antes de empezar en forma desde cero. Agradezco que se tomen el tiempo en leer y responder, y en subir sus artículos de gran ayuda.

    • sinjania dice:

      Hola, Alejandra:

      Muchas gracias por leernos. Nos alegra que te hayas decidido a comentar.

      Seguro que ya sabes lo que siempre decimos: no hay nada prohibido, se trata solo de hacer las cosas bien.

      Tu uso de tres narradores, cada uno de los cuales cuenta una parte de la historia, es perfectamente válido. Eso sí, cuídate de que resulte comprensible, de que no sea confuso.

      Nuestro consejo es que no te obseiones con lo que puede atraer a los lectores: obsesionate con escribir la mejor historia. Eso, luego, es lo que hará que los lectores la amen.

      Si necesitas ayuda con tu novela, en el Curso de Novela tienes una profesora para resolver todas tus dudas de forma privada y personal.

      Saludos.

  • Margarita Prawl dice:

    Muchas, muchas gracias!!!! Realmente estoy aprendiendo mucho gracias a esta oportunidad y me voy atreviendo. Qué pena que los descubrí tan tarde!! Pero bueno, me voy lanzando ya!

  • Dicen que el mundo es de los que se atreven. Ser revolucionario en cualquier campo es un requisito de los triunfadores. Por supuesto para serlo en literatura es necesario tener experiencia y bastos conocimientos del lenguaje. Ganas de evolucionar y evitar el anquilosamiento. Es vital la seguridad de que podemos. Me gustaría usar diferentes tipos de narradores en una novela pero me falta experiencia. Quizá por intuición, si el argumento lo exige, comience a usarlos.

    Buen tema. Gracias por compartirlo.

    • sinjania dice:

      Así es, José:

      Toca aprender y experimentar. Pero también darse permiso para hacerlo mal, sabiendo que esto es un proceso y que, la próxima vez, vamos a hacerlo mejor.

      Saludos.

  • […] Pero bueno… hoy hemos tenido el post de Sinjania sobre Cómo usar varios narradores en tu novela. […]

  • Abby dice:

    Muchas gracias por el artículo. Como siempre, un desarrollo excelente del tema. Justo estoy dándole los últimos retoques a mi segunda novela y tenía esta cuestión en mente desde hace unos días para otra que comencé tiempo atrás. Considero que, aun siendo una técnica un tanto arriesgada, bien trabajada puede enriquecer mucho ciertas historias.

  • Ma Engracia Vallejo dice:

    Agradezco mucho sus artículos.

    He leído muchos de ellos, incluso hice el curso de creatividad en la escritura con .ustedes. Sin embargo me siguen siendo muy útiles, este por supuesto me recuerda que no he planteado mis narradores, tan solo he permitido que afloren y es momento de hacerlo. Así que muchas gracias

  • Jorge dice:

    Me ha parecido un articulo muy útil e instructivo, y me gustaría que profundizaseis aun más en este tema. Muchas gracias

  • V.C. Aguirre dice:

    Muchas gracias por el artículo.
    Estoy trabajando en mi novela que ya está terminada, pero necesita afinar. Y esta información es justo lo que necesitaba. Muchas gracias.

  • >