Cómo leer para ser un mejor escritor

Ya hemos hablado de la importancia de leer mucho para escribir mejor. De hecho, la forma más sencilla de ser mejor escritor es muy simple: escribir mucho y leer mucho.

Si echas un vistazo a este blog encontrarás un buen número de consejos para escribir mejor (y todavía puedes profundizar más en alguno de nuestros cursos de escritura). Pero hablemos sobre la segunda parte de la ecuación: leer mucho.

Carlos Fuentes dijo: “Tienes que amar la lectura para poder ser un buen escritor, porque escribir no empieza contigo”. Así pues, ¿cómo utilizar la lectura para mejorar tu escritura? Veamos algunas ideas.

1. Crea el hábito de la lectura

Para ser mejor escritor no basta con leer un libro de vez en cuando, así que, si no lo tienes, debes crear el hábito de la lectura. Fíjate un objetivo: por ejemplo, leer todos los días media hora. O, si eres valiente, un libro a la semana.

A continuación, reserva un momento del día para la lectura y trata de respetarlo. Cuéntale a alguien lo que vas a hacer para que te apoye y otórgate pequeñas recompensas a medida que vayas cumpliendo tus metas. Si logras perseverar durante un mes, habrás creado el hábito.

2. Aprovecha los tiempos muertos

La hora de la comida, en la cama antes de dormir, mientras esperas en la consulta del médico o en el autobús de camino al trabajo. Para ser mejor escritor acostúmbrate a aprovechar esos minutos para leer. Si los sumas todos al final del día, te sorprenderá la cantidad de tiempo que puedes «rescatar» para dedicar a la lectura. Pero ten en cuenta que esos minutos robados no sustituyen a la media hora (o el tiempo que estipules) diaria propuesta para crear el hábito.

3. Lleva un libro contigo

Para poder llevar a cabo el consejo anterior, debes llevar siempre el libro que estés leyendo contigo. Hoy en día, los dispositivos de lectura electrónicos facilitan mucho la tarea. Pero sea electrónico o un libro de papel, acostúmbrate a llevar tu lectura encima. Puede que en ocasiones no tengas ocasiones de abrirlo, pero otras veces te alegrarás de haberlo llevado contigo.

4. Lee a los grandes escritores

Shakespeare, Tolstói, Dostoievski, Cervantes, Joyce… Thoreau recomendaba: «Lee los buenos libros primero; lo más seguro es que no alcances a leerlos todos». Sin duda, los grandes escritores son los que más te pueden enseñar, pero también los que más te harán disfrutar la lectura.

5. Inspírate

Si le dedicas tiempo, descubrirás que la lectura es una inagotable fuente de inspiración. Para ser mejor escritor acostúmbrate a, cuando leas, tener cerca papel y lápiz para apuntar las mil ideas que se te ocurrirán para tus propios textos: un rasgo de un personaje, una atmósfera, una manera de narrar… durante la lectura encontrarás mil detalles inspiradores.

6.  Analiza personajes, tramas, temas…

Disecciona los libros que lees. Reflexiona sobre la manera en que el escritor ha contado su historia, cómo ha transmitido las cualidades de sus personajes, cómo ha desarrollado la trama. Así descubrirás los recursos que emplean otros escritores.

7. Presta atención a lo que hacen con las palabras

Más allá de la estructura de una novela o de la caracterización del protagonista, un buen escritor presta mucha atención a las palabras, a los efectos que crean. Al leer, presta atención a la manera en que el escritor usa el lenguaje, pues es la mejor manera de aprender.

8. Copia

Es evidente que cada escritor debe encontrar su propio estilo. Pero, sobre todo si estás empezando en la escritura, copia. Copia lo que más te guste de tus libros o escritores favoritos. Con el tiempo, esos rasgos «prestados» irán disolviéndose en tu propia voz e incluso acabarás por desechar muchos de ellos. Pero, al principio, imitar a un escritor que te gusta es un incentivo para escribir, una manera de mejorar y una forma de aprender.

9. Experimenta

Es el siguiente paso después de copiar. Ya sabes cómo lo hacen los mejores escritores, incluso les has imitado. A continuación es el momento de experimentar. Haz variaciones sobre sus técnicas y estilos hasta encontrar los tuyos propios.

10. Prueba géneros nuevos

No te encasilles en un determinado género. Lee ciencia ficción, novela negra, literatura de viajes, ensayos, biografías… Amplía tus horizontes y aprenderás cosas nuevas.

11. Disfruta de la lectura

La lectura, por supuesto, es mucho más que aprender, analizar y experimentar. Se trata de disfrutar. Si lees por placer, no serás capaz de dejarlo.

Si quieres ponerle el turbo a tus lecturas, aprender a leer mejor y desarrollar tu instinto crítico, sacando todo el jugo a cada libro y aprendiendo los recursos que podrás aplicar en tus propias obras apúntate ahora a la lista de espera del Curso de Crítica Literaria.

Deja un comentario:

13 comments
Añade un comentario
Gracias por compartir este contenido.
Puedes seguirnos en las redes para estar al tanto con los próximos artículos:

Comparte esto con quien quieras