Cómo aplicar el «feedback» que recibes de tus lectores cero

La aspiración de todo escritor es ser leído. Ese es el motivo por el que escribes, Aunque en un primer momento pueda parecerte que solo escribes para ti, antes o después desearás que tus obras lleguen a un lector.

Después desearás también que ese lector te dé una opinión sincera sobre lo que le ha parecido tu trabajo. Lo desearás y no lo desearás, porque, como es lógico, todos tememos la crítica. Pero lo cierto es que recibir críticas es un proceso saludable que, sobre todo cuando te encuentras en el principio del camino de la escritura, puede ayudarte mucho.

Por eso hoy vamos a hablar de cómo aplicar el feedback que recibes de tus lectores. De cómo separar el grano de la paja y tomar de esa retroalimentación aquello que de verdad puede ayudarte a mejorar. Y de cómo aplicar después esos consejos a tus obras.

Encajar la crítica

Recibir críticas puede ser un asunto espinoso. A nadie le gustan.

Has escrito una obra con tu mejor voluntad e intención. Has puesto en juego todo cuanto eres y todo cuanto sabes. Te has esforzado y has dedicado horas y más horas de trabajo entregado. Y ahora viene alguien y te dice que eso que has hecho (o al menos alguna parte) no está bien.

Es lógico sentirse frustrado, dolido e incluso enfadado.

A pesar de ello, un escritor tiene que aprender a encajar las críticas. Vas a recibirlas a lo largo de toda tu carrera, así que es mejor que te acostumbres a ellas. No te las tomes como algo personal, antes bien aprende a usarlas como una herramienta de mejora y aprendizaje que te ayude a depurar tu estilo y enriquecer tus obras.

Dicho esto, también es importante aprender a distinguir quién es la persona que te hace esa crítica y, según eso, darle su valor. No todos los críticos merecen el mismo crédito.

Seamos sinceros y reconozcamos que hay mucha gente que solo busca zaherir y mortificar con sus comentarios. Esas personas no desean ayudarte a progresar, solo desean humillarte. Son los conocidos vulgarmente como trolls. Sus comentarios nunca aportan nada, suelen usar una ironía mal entendida y muchos argumentos ad hominem.

Como es lógico, puedes obviar sus críticas sin más. No te disgustes, porque eso es lo que buscan. Piensa más bien en las vidas tristes que deben llevar cuando todo su aliciente consiste en ofender a los demás gratuitamente.

Después están las críticas de los lectores. Con la obra ya publicada, muchas de esas críticas no tendrán ya aplicación posible, pero puedes tomar nota de ciertas sugerencias para aplicarlas en futuras novelas o relatos.

Decimos que con la obra publicada las críticas no tienen aplicación posible porque, en principio, una obra publicada es una obra concluida, cerrada, definitiva. Por eso muchos autores buscan el feedback de algunos lectores cuando la obra está todavía en proceso de escritura. A esos lectores primeros, especie de conejillos de Indias voluntarios y siempre bien dispuestos, se les suele conocer como lectores cero o lectores beta.

Los lectores cero te van a dar una opinión sincera y argumentada de tu obra, indicándote aquellas partes que consideran que no están bien. De sus aportaciones puedes sacar muchas ideas, aunque no es obligatorio que las des todas por buenas y corras a aplicarlas a tu obra. Enseguida veremos qué aceptar y qué descartar de las críticas de tus lectores beta.

No obstante, antes queremos hacerte una advertencia sobre este tipo de lectores: no siempre tienen los conocimientos o los recursos para valorar con solvencia una obra.

No cabe la menor duda de que su disposición es la mejor, pero si no son lectores expertos y con criterio su ayuda puede no aportar nada e incluso ser contraproducente. Hace tiempo hablamos sobre estos lectores y enumeramos las que, a nuestro juicio, son las seis características que un buen lector cero debe tener:  

  • Que lea mucho y desde hace mucho.
  • Que tenga sólidos conocimientos de narratología.
  • Que lea de todo.
  • Que conozca el panorama literario actual.
  • Que comprenda la importancia de su labor.
  • Que sea imparcial.

Como ves, no todo el mundo sirve. Tus familiares y tus amigos estarán encantados de leer tu novela, pero puede que sus aportaciones no te sirvan de gran cosa más allá de subirte el ánimo (lo que siempre viene bien, así que no olvides darles las gracias).

Si deseas recibir un feedback útil que te ayude a progresar de verdad en la escritura, de manos de un lector avezado que examinará tus textos con detenimiento y, sobre todo, con conocimiento, no te puedes perder el Curso de Escritura Creativa. En marzo comienza una nueva edición y, debido precisamente a la atención individualizada que recibe cada alumno, las plazas son limitadas.

Únete a la lista de espera —sin compromiso— para recibir notificación preferente en cuanto se abra el plazo de inscripción y asegurarte tu plaza.

Cómo catalogar el feedback que recibes de los lectores

Veamos entonces cómo catalogar el feedback que recibes de tus lectores.

En primer lugar, y como ya hemos visto, lo primero que debes hacer es evaluar qué tipo de lector es el que te aporta su opinión. ¿Es un amigo o un familiar que no suele leer mucho pero que ha querido leer tu nueva novela? ¿Es un lector avezado, devorador incansable de libros? ¿Es un mentor o asesor con fundados conocimientos y experiencia?

En función del tipo de lector del que hayas recibido retroalimentación, así deberás valorar sus aportaciones.

Tras esa primera criba, puedes detenerte a valorar si los consejos de tus lectores pueden ser considerados como esenciales u opcionales.

1. Comentarios esenciales

Los comentarios esenciales son aquellos que atañen a aspectos verdaderamente importantes de la obra. Valoraciones sobre aquellos aspectos sobre los que no hay lugar a dudas y su manejo en la historia no es cuestión de opinión o preferencia personal, sino de si se ha hecho un buen uso o un mal uso.

Podemos dividir esos comentarios esenciales en tres secciones: trama, narrativa y cuestiones de ortografía y gramática.

a) Trama

La trama hace referencia a cómo se engranan los diversos elementos que componen la historia. Los personajes, la cronología, la estructura, las tramas secundarias…

En ese sentido, un lector podría alertarte sobre lagunas argumentales, fallos en el tiempo o en la línea causal, un desarrollo pobre de los personajes o un desenlace que no encaja con el planteamiento y el desarrollo de la historia. Y tú deberías tomar muy en cuenta los errores que te señala para subsanarlos.

b) Narrativa

La narrativa es la capa que los buenos escritores extienden por encima de la trama para darle mayor expresividad y resaltar su significado. Alude al manejo del lenguaje, a la inclusión de descripciones apropiadas y suficientes, al uso de la tensión o a la dosificación de la información.

De nuevo, deberías prestar atención a las sugerencias que te hagan sobre esos aspectos.

c) Cuestiones de ortografía y gramática

Ya sabes a lo que nos referimos: tildes faltantes, errores de puntuación, fallos de concordancia, frases mal construidas… Todos esos errores distraen al lector y hacen que, a poco que sea un lector algo escrupuloso, deje de prestar atención a la historia y su desarrollo para comenzar a corregir in mente.

En principio, deberías dar a tus lectores un texto libre de ese tipo de errores en la mayor medida posible. Pero es muy posible que se te escape alguno, así que la ayuda extra de tus lectores beta será inestimable.

Como queda dicho, las observaciones sobre este tipo de aspectos —trama, narrativa y gramática— son esenciales. Toma buena nota de ellas, comprueba que en efecto la obra falla en los puntos que te señalan y ponte manos a la obra para corregirla.

2. Comentarios opcionales

Ahora bien, también es posible (casi diríamos que seguro) que las aportaciones de tus lectores cero incluyan comentarios opcionales que no tienes por qué tomar en consideración.

Nos referimos a ese tipo de comentarios en los que el lector busca cambiar aspectos relativos a la concepción de la obra. Por ejemplo, no le gusta algún rasgo del protagonista o preferiría que la historia transcurriera de otro modo o tuviera otro final.

Sin embargo, si tú concebiste así al personaje y cada rasgo de su carácter aporta —como debería— al desarrollo de la acción y a la evolución del propio personaje y no es inverosímil ni forzado, estará bien incluso aunque cierto rasgo no cause las simpatías del lector. Si tu final es causal y se desprende de manera lógica de lo que sucede a lo largo de toda la obra, estará bien incluso si el lector hubiera preferido otro.

Este tipo de comentarios y aportaciones pueden ser especialmente comunes si entre tus lectores beta hay escritores. Es lógico, a veces a un autor le puede resultar difícil valorar el trabajo de un compañero de letras sin pensar en lo que él hubieran escrito en su lugar.

A menudo pueden darse también comentarios que se refieren a aspectos morales o de buen gusto. Escenas violentas, el reflejo en el texto de minorías o colectivos, el uso de determinado lenguaje… pueden herir la sensibilidad de algunos lectores. Eso no significa que tú debas modificar tu obra a ese respecto.

Recuerda que cada obra lleva implícito su lector. Con cada decisión que tomas te estás dirigiendo a un tipo de lector y no a otro. Si tu obra es obscena o violenta o políticamente incorrecta porque sentías que así debía ser, está bien. Esa obra se abrirá paso hasta ciertos lectores, mientras otros la darán de lado. Es lógico y no pasa nada.

No ejerzas una especie de censura previa. Piensa que de ser así no se habrían escrito novelas como Lolita o American Psycho.

En resumen, cuando recibas comentarios de tus lectores cero no los descartes todos con un encogimiento de hombros, ni te apresures a ponerlos todos en práctica de inmediato.

Piensa primero quién te da esa recomendación y valora si es un lector fiable, alguien con el suficiente conocimiento y destreza como para que su opinión sea verdaderamente útil.

Después valora si sus sugerencias se engloban dentro de la categoría de esenciales, o bien en la de opcionales. Si son opcionales valora si te parecen acertadas y provechosas o si, por el contrario, no encajan del todo con la idea que has desarrollado y afinado a lo largo de todo el proceso de escritura.

Por último, repasa los comentarios esenciales y verifica que verdaderamente tu obra tiene los errores o las posibilidades de mejora que te apuntan. Si necesitas más información pregúntale a tu lector para que te amplíe sus impresiones sobre algún aspecto en concreto que te preocupe.

Y para finalizar, ponte manos a la obra y cambia en tu novela todo lo que resulte pertinente y vaya a convertirla en una obra mejor.

Ya sabes que si buscas un mentor que ponga a tu disposición todo su conocimiento para orientarte y mejorar tu escritura, puedes unirte a la lista de espera del Curso de Escritura Creativa.

Comparte en los comentarios tu experiencia con el feedback que recibes de los lectores. ¿Has recibido malas críticas? ¿Sueles trabajar con lectores cero?, ¿tomas en consideración todo lo que dicen o eres selectivo?

COMPARTE

8 COMENTARIOS


Otros artículos:

Por qué no necesitas talento para comenzar a escribir
La regla de los veinte segundos para escritores
  • Interesante artículo que hace hincapié en algo más que evidente, en la importancia para todo escritor de encontrar un buen lector que sepa aconsejarte con la lectura de tu obra.

  • Excelente tema feedback de lectores. Mi reconocimiento y felicitación SINJANIA por mantener a tus seguidores informados sobre lo ultimo en temas literarios. En hora buena y que en tu caminar por la vida encuentres rosas, siempre rosas y la sonrisa del Señor.

  • Me gusta mucho vuestro artículo. Ademas de describir al lector cero, enseña a grandes rasgos, cómo comentar un texto.
    Creo que un buen lector cero, junto a una Musa generosa, son un gran tesoro que todo escritor debería tener. Y cierto,tanto uno como otra escasean, no te los encuentras cada día por ahí. Por eso, yo que tengo la suerte de contar con un lector cero y además escritor, me siento muy afortunada. Solo espero que no me abandone nunca.
    Lo de la Musa ya es otro cantar…

  • Si que suelo tener a algunas personas como lectores cero, y como decís son personas que son grandes lectores, de muchos géneros, y también personas cuya profesión me da confianza en aspectos como la gramática y la narrativa, también confío en la opinión de amigos que son escritores. Lo cierto es que en varias ocasiones sus comentarios han sido de gran valor para ver cosas que a mi, como escritora de la obra se me escapan o no veo desde un inicio, y valoro mucho estas opiniones. También es cierto que hasta ahora todas me han transmitido el deseo de ayudarme a que la obra mejore y no como simples criticas. Creo que es fundamental tener alguien que vea tu obra desde fuera para que veas si has reflejado todo lo que tenias en mente o te has quedado corto en algo. Tú no siempre eres objetivo con tu propia criatura.

  • Hola, muy interesante. Gracias por los consejos. Tengo una pregunta: dónde consigo lectores cero? Los lectores que podrán contribuir por su experiencia no desperdician el tiempo con escritores noveles. A mí me encantaría recibir comentarios, pero no sé dónde obtenerlos (al menos que pague a un profesional).
    Gracias por la ayuda.

    • Hola, Sam:

      No hay una cantera de lectores cero, tienes que ir tú creando tu propio grupo con personas que te inspiren confianza, en cuyo criterio puedas confiar. Busca en tu entorno (también online) personas que lean mucho, tal vez tengas también colegas escritores a los que recurrir. Recuerda que, por lo general, favor con favor se paga y lo común es que tú también ejerzas como lector cero para otros, en un mutuo intercambio.

      En Wattpad hay una sección en la que puedes subir tus textos para recibir los comentarios de los lectores. Puedes comenzar por ahí.

      Saludos.

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

    Conviértete en el escritor que anhelas.

    ¿ESTÁS PREPARADO PARA EMPEZAR?

    Mejora tu técnica narrativa, dispara tu productividad, potencia tu escritura creativa y aprende cómo atraer a los lectores que quieres.

    Una vez que acabas tu manuscrito es momento de revisarlo y sacar a relucir todo su potencial, con una mirada externa y profesional.

    Transforma tu manuscrito en una obra impecable, con nuestra revisión ortotipográfica y de estilo que dejará tu original libre de errores y listo para enviar a una editorial o concurso.

    >